Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 8 de junio de 2018

Zoé: La fundación del imperio

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.


Tour 2018 / Del 8 al 10 de junio, 2018 / Tres funciones /
2:10 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.


Alejandro González Castillo
Los deseos de que el rock adquiriera nacionalidad mexicana surgieron en 1960, cuando Los Locos del Ritmo lanzaron su versión de “La cucaracha”. Desde entonces los esfuerzos no han cesado gracias a grupos como Náhuatl, Botellita de Jerez, Caifanes y, a últimas fechas, Centavrvs, Porter y San Pascualito Rey, que añadieron nopales a la ensalada sonora que Elvis le dio a probar al mundo por vez primera. Zoé, por supuesto, también ha hecho su parte, a pesar de que sus integrantes jamás se han puesto sombrero de charro ni colgado una jarana jarocha.


Hay que aclarar que, a nivel sonoro, León Larregui y los suyos se llevan mejor con The Cure y Primal Scream que con José Alfredo y Chavela Vargas; es en su discurso y propuesta visual que la banda ha escarbado hondo para encontrarse con sus raíces. Hoy el grupo presenta Aztlán, su más reciente álbum, cuya portada muestra a un puñado de exploradores con penachos. ¿Viajeros precolombinos perdidos en el tiempo y buscando la tierra prometida? Tal vez. Porque también la ciencia ficción forma parte de la lírica del quinteto, algo que puede notarse afuera del foro, donde el disco de marras se vende entre camisetas, gorras y tazas decoradas con relámpagos montados por astronautas trovadores.

Esta noche los músicos marcan raya respecto a su pasado más remoto. De su debut discográfico de 2001 apenas recurren a un tema: “Miel”; el único punto donde el tecladista Jesús Báez no echa mano de su armamento de sintetizadores con tal de pulsar un piano Rhodes. En el resto del repertorio las labores de Báez se acrecientan al grado de recurrir a la ayuda de Andrés Sánchez para, juntos, crear un tejido de texturas y colores tan intrincado como el del jorongo que el cantante porta. “Nada” podría ejemplificar bien dicha colaboración, aunque esto no significa que la guitarra de Sergio Acosta se mantenga quieta. De hecho, su sonido resulta fundamental en “No me destruyas” y “Vía Láctea”, composiciones poseedoras de filudos punteos que con la adición de Demián Gálvez (Centavrvs) en “Renacer” alcanzan los más altos decibeles de la cita.

Por su parte, Ángel Mosqueda y Rodrigo Guardiola, bajista y baterista respectivamente, se mantienen adustos en el escenario. El primero, colgándose ocasionalmente la guitarra, sin ignorar el sello harto melódico que forjó en las cuatro cuerdas, cual buen heredero del legado de Peter Hook. Guardiola empata sus baquetas con cajas de ritmo y secuencias. Se habla de mesura en el obrar de la pareja si se le compara con el desempeño del cantante, quien baila de esquina a esquina y ocasionalmente baja del escenario para ser recibido por centenares de manos que atiende sin soltar el micrófono. Su responsabilidad es ser guía del viaje, ya sea por las dunas del folk selenita (“Poli”), los cuadrantes del pop sombrío (“Azul”) o los bosques de la psicodelia futurista (“Temor y temblor”).

Resguardados por una inmensa pirámide invertida que proyecta galaxias y paisajes desérticos, respaldados por seguidores que atienden su discografía —seis álbumes a la fecha— con vehemencia, los de “Love” protagonizan hoy el nacimiento de una tierra protegida por ese profeta cósmico llamado “Reptilectric”, una suerte de Quetzalcóatl enredado en luces neón y en cuyos templos se sacrifica a la autocomplacencia y la mediocridad. Es León quien declara la fundación del imperio y lo hace orondo; tres fechas con localidades agotadas en el recinto de Reforma no son poca cosa.

Ahí está el hombre, dirigiendo la mira al techo del recinto y ajustándose las gafas. Al lado de sus colegas encarna el presente de esa hebra de sonidos con alrededor de sesenta años de historia llamada rock mexicano. Y tras ejecutar “Soñé”, los cinco escuchan y observan atentos a los miles que los ovacionan para, sin nacionalimos lacrimosos ni artificios folclóricos de por medio, serenos y solícitos, recalcar el punto geográfico que todos pisan y poner a la luz el sentimiento que los rebasa: “Estamos en nuestra ciudad, en casa. A través del infinito los queremos”. ♪

De Rockotitlán al Auditorio Nacional
Siempre ha existido polémica respecto a quién es el grupo que mejor representa al rock mexicano actual, por no hablar de cuál banda podría erigirse como la más grande de todos los tiempos en la escena nacional. Por supuesto que Zoé competiría en ambas categorías; sin embargo, Sergio Acosta, guitarrista de la agrupación, se muestra mesurado sobre el tema: “Para mí es muy difícil hablar de eso porque significaría comparar bandas. Yo creo que cada una tiene su momento y, además, hay diferencias históricas entre un grupo y otro. Para comparar con justicia a todos, deberíamos haber arrancado nuestras carreras al mismo tiempo; entonces sí podríamos hablar de quién es mejor o quién es más importante y describir con exactitud por qué. Pero así, como es la realidad, resulta imposible. Porque las bandas de antes tocaban en foros bastante limitados a nivel técnico, y eso que se trataba de grupos buenísimos; sin embargo, nosotros tenemos la oportunidad de presentarnos en lugares muy bien equipados y hacer giras por todo el continente. Antes era tocar en Rockotitlán y Rockstock y se acabó; hacer un Auditorio Nacional era impensable. Tomando en cuenta estos parámetros, ¿quién es más grande que quién? No lo sabemos”. (A.G.C.)

Programa
Venus / Azul / No hay mal que dure / 10 AM / Últimos días / Nada / Poli / Al final / Paula / Arrullo de estrellas / Andrómeda / Fin de semana / Oropel / Renacer / Vía láctea / Miel / Labios rotos / Brillo / Reptilectric / Luna / No me destruyas / Temor y temblor / Soñé / Love.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.


No hay comentarios: