Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 1 de junio de 2018

Paty Cantú asciende al trono

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.


#333 Tour / 1 de junio, 2018 / Función única /
2:05 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
El trono no es una casualidad. Es el lugar que Paty Cantú ha logrado construir desde hace seis años y en el cual se siente a gusto mientras se dirige a una comunidad que repite sus versos a gritos: “Si no eres capaz de dejarme, deja te digo / que esta vez decido / que rompo yo contigo”. Porque la gigantesca silla (que se enciende a veces azul y verde en otros momentos) no es un mero adorno sino el símbolo de un poder compartido: todos aquí están dispuestos a mandar al diablo a ese amante que, y aquí otra vez suben el volumen, “no contesta cuando escucha mi voz”.


Paty Cantú no estrenaba disco desde 2012, cuando publicó Corazón bipolar. Tardó un sexenio en escribir las canciones de #333, el álbum que ahora estrena. En ese tiempo descubrió que no es lo mismo grande que grandioso: “No puedo creer que todos ustedes vengan a este Auditorio tan enorme a verme a mí, que apenas mido 1.59 tirando al 1.60”. La referencia a su estatura sucede, por cierto, cuando ya bajó del trono y mira hacia arriba para abarcar a su clan, el cual le responde, como es natural, coreando su nombre.

Karol G, su primera invitada, tampoco es una casualidad, es un ejemplo. “Todos aquí podemos aprender muchas cosas de la manera en que esta mujer ha llevado su vida”, dice Paty al presentarla. Con una capa en rojo y amarillo (sólo falta el azul para completar la bandera de su natal Colombia), Carolina Giraldo se sonroja pero sabe que es cierto porque ante el ofrecimiento del éxito fácil, prefirió el largo camino de la honestidad. “Al comienzo de mi carrera me di cuenta de que a las mujeres nos toman como moneda de cambio, nos ofrecen apoyo para obtener ciertos favores. La única manera de combatir esa realidad es rechazar esas propuestas y salir a hacer canciones con otras mujeres para consolidar lo bueno que pasa con nosotras”.

Ese dueto consuma una proeza: transformar el pop romántico en un reguetón conmovedor. “No fue suficiente” tiene una primera versión de 2008 en el debut solista de Cantú y desde entonces se le tomó como himno de empoderamiento femenino. Mexicana y colombiana se juntan y la renuevan para hacerla al mismo tiempo inspiradora y bailable.

El reguetón es otro ingrediente bien meditado en esta nueva etapa de la jalisciense. Por eso se pone un overol rojo, que deja a medio cerrar a la altura del ombligo, para recibir primero al guatemalteco Jesse Baez, a quien descubrió y contactó por internet, y luego a Juhn, quien le enseñó el sandungueo puertorriqueño. “¡No más etiquetas! Tiremos a la basura los prejuicios para mezclar ideas desafiantes, géneros, nacionalidades y estilos”, grita mientras menea la cadera.

Su incursión al género urbano, término inventado para no errar al momento de hablar de trap, hip hop o reguetón, fue con una condición: evitar los clichés sexuales. Es una característica notable en las colaboraciones con Jesse y Juhn. La comunidad Cantú demuestra, además, que son excelentes para perrear siempre y cuando también haya oportunidad de dejar claro quién es la que manda en cuestiones del amor: “A mi manera yo te haré entender / lo que es tener al lado a una mujer que te domina”, dice el dueto con Juhn.

Con mezclas tan diferentes, Cantú siente la necesidad de dar una explicación. “El chiste de todo esto es conocernos mejor. Lo que importa es ser bandera de la gente que se siente diferente… así como yo me siento diferente”. Lo dice de bulto porque en “Valiente” hace un trío con Nath Campos y Saak, jóvenes cantantes mexicanos que viven a gusto con el reconocimiento que tienen en YouTube, sin necesidad de acudir al mundo de las disqueras, y juntos ondean banderas de varios países de Latinoamérica.

Finalmente, tampoco es una casualidad que la parte central del concierto sea el espacio para los amorosos. Con la poesía desenvainada, Leonel García se pone de espaldas a la anfitriona y recita: “La ceguera selectiva es un obstáculo en la búsqueda de la felicidad. Si no existe a dónde ir, no tiene caso seguir”. Amigos y colaboradores desde hace un lustro, su complicidad es evidente al recorrer el escenario como si el otro no estuviera hasta que, en el último verso (“si tú no lo dices / esto nunca existió”), se encuentran para mirarse a los ojos.

Jesús Navarro, vocalista de Reik, no trae versos pero sí besos para las fans que hacen de “Déjame ir” un griterío colectivo. Reserva para el final un abrazo a Paty, a quien, por si alguien dudaba que el trono no es una casualidad, la proclama soberana de la tribu reunida aquí: “Eres una reina y lo sabes”, le dice.

La verdadera Paty
De pronto sintió que el pop se le había acabado. Después de Corazón bipolar, Paty Cantú pensó que era momento de reinventarse.
Se dirigió entonces hacia el sur en un viaje en el que comenzó buscando ritmos nuevos para su música y terminó encontrándose a sí misma. En   Colombia descubrió la cumbia y en Puerto Rico el reguetón. “En lugar de encerrarme en los hoteles, salía a los bares y plazas para descubrir el folclor de esos países”.
Cuenta que tardó hasta un año en componer las canciones de #333 y que, cada uno de los artistas con los que hace dueto, primero fue su amigo. “Nada aquí es artificial”, asegura.
Lo difícil fue ponerle un título a esa fusión de géneros y artistas. Se le ocurrió entonces ponerle no un nombre sino un número que hace referencia, dice, al significado místico y ecléctico del número 3. Porque afirma que encontró la razón para seguir haciendo música: “Me di cuenta de quién soy, este disco es todo lo que soy”. (J.A.Q.)

Programa
Cuervo / Rompo contigo / No fue suficiente (con Karol G) / Amor, amor, amor / Goma de mascar / Vete / Afortunadamente no eres tú (con Sofía Reyes) / Si tú no lo dices (con Leonel García) / Vuelve a respirar / Suerte / Clavo que saca a otro clavo / Se desintegra el amor / ¿A dónde vamos a parar? / Piénsalo bien / Por besarte / Déjame ir (con Jesús Navarro) / A medio paso / Corazón bipolar / Miento (con Jesse Baez) / Mariposas / Valiente (con Nath Campos y Saak) / Natural (con Juhn).

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.


No hay comentarios: