Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 4 de junio de 2018

5 Seconds of Summer: El futuro del rock

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional.

5SOS3 Tour
/ 4 de junio, 2018 / Función única /
1:08 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V
.

David Cortés
En la primera mitad de la década de los setenta, el periodista Dave Marsh, luego de asistir a un concierto, acuñó la frase: “He visto el futuro del rock y se llama Bruce Springsteen”. Desde entonces, la sentencia se ha utilizado hasta la saciedad y ha perdido significado probablemente porque quienes la emplean son críticos que buscan trascender más que los sujetos de sus descripciones.


Hoy, el Lunario recibe a los australianos de 5 Seconds of Summer (5SOS) y seguramente hay mil almas que, justo ahora —y hay que apostar de nuevo por la frase ya hecha— presencian el futuro del rock. Todos los ingredientes están allí, listos para entrar en cocción y hacer de la presentación de Youngblood, tercera y más reciente producción de la banda, una noche importante para sus fans.

La música ambiental suena a tope, es un desfile de clásicos que pavimenta la festividad, pero la expectación es palpable, es una corriente eléctrica invisible que imanta el lugar en cuanto Luke Hemmings (voz y guitarra), Calum Hood (bajo y voz), Ashton Irwin (batería y voz) y Michael Clifford (guitarra y voz). suben al escenario. La histeria se desata en cada inicio de canción y éstas son coreadas en detalle; la cuarteta no escatima energía, entregan cada tema sin lucimientos excesivos.

La boy band hace un rock pop muy limpio, con mucho ritmo y en donde ocasionalmente se cuela algo de reggae, rap y a veces hasta un solo de guitarra con algo cercano al hard rock, pero el nexo comunicativo entre ellos y sus seguidores es único porque la temática de las letras propicia identificación (“porque he estado platicando con mis amigos / que la forma en que me quitas la respiración / es algo más grande que yo mismo” (“Girls talk boys”); “quisiera despertar con amnesia / y olvidar esas estúpidas cosas pequeñas / como lo que sentía al quedarme dormido junto a ti / y los recuerdos de los que no puedo escapar / porque no estoy bien del todo” (“Amnesia”).

La historia de la música pop cuenta con demostraciones de histeria semejantes en las primeras presentaciones de Rolling Stones o The Beatles, creyéndose que hoy, entre las cascadas mediáticas, algo así ya no puede suceder; sin embargo, muchos de los aquí reunidos viven un concierto por primera vez en su vida y para ellos las leyendas de la antigüedad no portan mensajes importantes. En cambio, el “más grande acto de rock en el mundo” según la edición estadounidense de la revista Rolling Stone (octubre, 2015) es algo palpable, visible a pocos metros.

Son mil las personas tocadas de forma especial, única; los cuatro australianos lo saben y aunque se turnan para hablar, prefieren desplegar sus canciones. Y el todo es espectacular. Para alguien llegado de otro planeta, esto resultaría incomprensible, pero aquellos que han atravesado por epifanías similares a ésta saben que nada aquí es exagerado; al contrario, es una experiencia marcada por la frescura y la espontaneidad, una vivencia encapsulada en sesenta y ocho minutos de tiempo, pero cuyo eco, para algunos, durará una vida completa. ♪

Programa
She looks so perfect / Girls talk boys / Disconnected / Moving along / She’s kinda hot / Valentine / Amnesia / Lie to me / Waste the night / Talk fast / Youngblood / Jet black heart / Want you back.

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: