Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 19 de mayo de 2018

La Rondalla de Saltillo: Juvenil, gallarda y enamorada


Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.


Festejando el día de las madres / 19 de mayo, 2018 /
 Función única / 1:30 hrs. de duración / Promotor: Ernesto Vargas Mancilla.

Alejandro González Castillo
“Pues vamos a hacer una rondalla, con puras guitarras y un tololoche”. Ahí la idea que surgió en el otoño de 1966, cuando un puñado de estudiantes de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro se juntó por primera vez con el afán de formar una estudiantina. Y es que al ensayo inicial sólo guitarristas llegaron; nadie acudió con acordeón, mandolina ni pandereta, por eso hubo que hacer un cambio de planes, con tal de que los muchachos pronto debutaran dando una serenata en la tierra natal de la agrupación, Saltillo. Ninguno de ellos imaginaba que dos años después saltarían a la fama gracias a su primer éxito radial, “Te deseo amor”.


A más de cinco décadas de su nacimiento, La Rondalla de Saltillo de la UAAAN continúa haciendo lo suyo: cantarle al amor que provoca zozobra, al sentimiento que taquicardia conlleva y tormentos arrastra. Esta noche su objetivo es esparcir “un mensaje de amor para las madres” y así motivar a los asistentes para que a sus progenitoras “no sólo un día se les celebre, se les cante y se les ame”, tal como detalla Mauricio Galicia, orador del conjunto.

Lista para convencer, la rondalla se asume “siempre juvenil, siempre gallarda y siempre enamorada”, y el rasgueo de las dieciocho guitarras que la conforman, además del contrabajo que en medio de éstas resuena, operan como respaldo para las voces que reviven una era distante del WhatsApp, cuando la única opción era “echarse al pie de un árbol para bendecir mil veces un nombre”.

Ciertamente los ejecutantes encontraron en la mencionada Universidad norteña a su alma mater; sin embargo, éstos provienen lo mismo de Chiapas que de Guanajuato, Veracruz, Morelos y otros estados. Y todos aceptan con orgullo que la clase de vida que llevan entre aulas podría denominarse cuasi militarizada, pues es justamente esa característica la que los ha orillado a cantarle a la ensoñación que los álamos y las alboradas incitan; pero también a arrebatarse —y esto lo confiesan sin pena— cuando les da por incendiar peluches y cartas que brindan memorias amargas. “¡Paloma querida!”, grita alguien en la audiencia, agarrando valor ante tanta honestidad. “Enamorado por siempre, ¿verdad?”, responden de inmediato los de las guitarras, dirigiéndose a un público de pecho tan grande como un palomar.

Al unísono, los futuros agrónomos cantan éxitos igualmente popularizados por Enrique Guzmán y Sandro que por Javier Solís y Víctor Yturbe. En medio de rasgueos, revelan dos verdades de carácter universal: nadie quiere lo suficiente y morir de amor es posible. Después de hablar de una dulce ansiedad que se presenta a diario en forma de matutina obsesión, entonan “Las mañanitas”, como para no olvidar el motivo del encuentro de hoy. Apelan entonces a la entrega total que sólo las madres conocen: “¿Cuántos de ustedes han dado un beso en la mano, ofrecido un amor puro?”, cuestiona ceremonioso Galicia antes de tomar por última vez el micrófono y, con denuedo, aconsejarle al público ofrecer abrazos sin medida en ese mismo instante, “a la mamá, a la esposa, a los hijos; porque la cruel muerte tarde o temprano llega”. ♪

Programa
En esta noche clara / Canción del corazón / Yo quisiera / Como el álamo al camino / Cancionero / Yo te amo / Obsesión / Secretamente / Confidencias de amor / Ansiedad / Paloma querida / Mi dulce amor / Te deseo amor / Cómo imaginar / El día de tu boda / Hasta dónde te quiero / Si nos quedara poco tiempo / Historia de un amor / Morir de amor / Hoy que soy mayor / Las mañanitas / Wendoline / Corazón de roca.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: