Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 5 de abril de 2018

Reflexiones de un libro en soledad: El hijo de Gabo

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Monólogo con Rodrigo Murray / 5 de abril, 2018 / Función única /
1:15 horas de duración / Promotor: Conexión Best S.C.

Fernando Figueroa
En una de las mesas del Lunario el actor Guillermo Murray recuerda la tarde remota cuando conoció a una guapa muchacha en una playa de Argentina. Luego de seis décadas de matrimonio, ella aún vive. Se llama Lidia Prisant y está sentada junto al histrión. Ambos son los progenitores de Rodrigo, quien en el escenario afirma con insistencia que su papá es Gabriel García Márquez.


Sucede que Rodrigo Murray presenta Reflexiones de un libro en soledad, espectáculo de Fernando Javier León Rodríguez y Nicolás Melini, estrenado en 2017 para conmemorar medio siglo de la aparición de la novela Cien años de soledad. En el monólogo, Murray es el volumen mismo y habla en primera persona acerca de su gestación, nacimiento y desarrollo.

El libro dice que es un poco distraído porque tiene muchas cosas en la cabeza: un montón de historias de un pueblo llamado Macondo. Comenta que fue escrito en San Ángel Inn entre 1965 y 1966, y que fue enviado por correo a Buenos Aires para que allá lo publicara Editorial Sudamericana, primero con una portada improvisada y luego con las famosas viñetas en azul, rojo y negro, con fondo blanco, de Vicente Rojo.

Vestido con una guayabera de color claro, el libro no se atreve a leer fragmentos de su contenido por temor a que le cobren copyright. Lo que sí hace es recordar que en 1967, año de su nacimiento, The Beatles lanzó Sgt. Peppers’ Lonely Hearts Club Band y empezó a circular por el mundo la píldora anticonceptiva, para beneplácito de una generación.

Rápidamente el volumen aprendió idiomas —hasta sumar treinta y cinco—, y entonces se hizo llamar Hundert jahre einsamkeit (alemán), Cent ans de solitude (francés), One hundred years of solitude (inglés), Cent’anni di solitudine (italiano), Sto lat samotności (polaco) y hasta Cent jaroj da soleco (esperanto).

Ante un público que ríe, Cien años de soledad confiesa que, a veces, tiene problemas de identidad. Le gustaría no ser tan famoso o haber tenido un temperamento distinto, tal vez ser más parco, como… Pedro Páramo.

Con fondo musical grabado por Luis Ernesto Martínez (de La Gusana Ciega) y Santiago Ojeda (ex Botellita de Jerez), el libro se ufana de que, al cumplir quince años, a su papá le dieron el premio Nobel de Literatura. supuestamente por el conjunto de su obra, “pero todos sabemos que fue por mí”. Acepta que, a pesar de haber sido reproducido legalmente unas cincuenta millones de veces y de recibir muchas críticas halagadoras, hay gente que piensa que está sobrevalorado.

Cuando llegó a los cuarenta y cinco años, le informaron que podría vivir sin hojas de papel; es decir, de forma electrónica. Eso le parece poco poético, pero a fin de cuentas piensa que lo importante es que cada lector ingreses a ese mundo imaginario en el formato que más le guste.

Al término de la función se proyectó un video en el que personalidades como Xavier Velasco, Juan Villoro, Nicolás Alvarado, Bruno Bichir, Lino Nava y Mónica Huarte, entre otros, elogian al libro como un objeto que está en espera de que alguien lo active para contar sus historias.

En el escenario, el músico y escritor José María Arreola, creador del concepto de literatura extendida Libros Vivos, agradeció en público a Rodrigo Murray por tener el valor de convertirse en Cien años de soledad.

Nelly Rosales, directora de la empresa Conexión, felicitó al actor por haber mostrado el ADN de un libro tan importante en la historia de la literatura. En 2017 esa compañía organizó en la Ciudad de México el ciclo de actividades 50 de Cien, que incluía la representación de Reflexiones de un libro en soledad, más una muestra gastronómica con sabores y olores inspirados en el mítico texto, y una mesa redonda en torno a la vida y obra del autor nacido en Colombia, mexicano por adopción y universal por méritos propios. ♪


Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

No hay comentarios: