Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 14 de abril de 2018

Luisa Miller: Vigencia y esplendor de Plácido Domingo

Foto: Metropolitan Opera de Nueva York.


Transmisión de ópera en vivo desde el Met de Nueva York.
Temporada 2017-2018 / 14 de abril, 2018 / Función única / 3:50 hrs. de duración /
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional S.N.C.

Fernando Figueroa
Minutos antes de que inicie la transmisión desde el Met de Nueva York, aparece en la pantalla una ficha biográfica de Plácido Domingo en la que se menciona que el cantante se ha presentado ahí 700 veces durante cinco décadas. Todo lo que implican esas dos cifras, más una actuación poderosa como padre de la protagonista de la ópera Luisa Miller, de Giuseppe Verdi, provocan que el público le brinde las ovaciones más largas y estruendosas de la Temporada 2017-2018 HD Live.


Miller es el papel número 149 de una carrera que se acerca a las 4 mil funciones como intérprete en casi todo el mundo, más medio millar como director de orquesta. En 2008, una encuesta de BBC Music Magazine entre críticos musicales determinó que Domingo es el tenor más importante de la historia, seguido de Enrico Caruso y Luciano Pavarotti.

Actualmente, el madrileño sólo acepta roles para barítono y con Verdi se siente cómodo en esa tesitura, además de mostrarse muy convincente como actor. Sabe transmitir el drama de un militar de bajo rango en retiro que defiende a su hija Luisa (Sonia Yoncheva, soprano) de las intrigas del conde Walter (Alexander Vinogradov, bajo), quien gobierna un pueblo tirolés del siglo XVII.

El conde no acepta que su hijo Rodolfo (Piotr Beczala, tenor) esté enamorado de Luisa, y por eso alienta a su empleado Wurm (Dmitry Belosselskiy, bajo) para que conquiste a esa misma joven sin importar el método. Con tal de salvar a su padre de la cárcel, ella se ve obligada a escribir una carta en la que le declara amor a Wurm y dice que su relación con Rodolfo sólo era por interés (aunque en realidad no sabía nada de él).

Tal misiva llega a manos de Rodolfo, quien, despechado, se casa con la condesa Federica (Olesya Petrova, mezzosoprano), acto que satisface plenamente a Walter. Sin embargo, Rodolfo decide buscar a su verdadera amada y le ofrece una bebida con veneno que ambos toman. Antes de morir, Rodolfo apuñala a Wurm.

La producción de Elijah Moshinsky es la misma que se presentó en el Met hace doce años, con escenografía y vestuario naturalistas de Santo Loquasto; dirección de escena de Kristine McIntyre y una muy lograda iluminación en claroscuros de Duane Schuler. Impecable la dirección musical del francés Bertrand de Billy, y una destacada actuación del coro que, en esta ocasión, hace las veces del pueblo que adora a Luisa y le canta una especie de “Mañanitas” en el día de su cumpleaños.

El elenco que acompaña al legendario cantante formado en México se muestra a la misma altura que él. En la actual temporada Sonia Yoncheva ya había impactado con su voz a la casa de ópera neoyorquina en Tosca y La bohème; ahora se percibe con más confianza en su amplio registro vocal y capacidad histriónica, mostrándose serena ante el trágico destino. Cuando la entrevistan en el intermedio dice que las óperas de Verdi la parecen más teatrales que las de Puccini, a quien considera “un hombre de cine”.

Piotr Beczala no es muy carismático, pero la potencia de su voz y calidad interpretativa zanjan cualquier carencia actoral. Alexander Vinogradov tiene un debut de ensueño en el Met, cuya acústica lo deja maravillado, tal como se lo hace saber a Anthony Roth Costanzo, el anfitrión de la tarde. Dmitry Belosselskiy, quien ya había estado antes en el Lincoln Center, se define como “un feliz bajo verdiano”.

La charla entre Roth Costanzo —contratenor que ganó Operalia 2012— y Plácido Domingo inicia con elogios mutuos. El cantante habla de la importancia de Luisa Miller en la obra de Verdi, ya que es el antecedente directo de la trilogía Rigoletto, Il trovatore y La traviata. En la disertación previa, en el Lunario, el maestro Sergio Vela llamó a la ópera de hoy como “la bisagra” entre la primera y segunda épocas creativas del compositor.

Domingo, quien ve en Luisa Miller una gran influencia de Donizetti, afirma que hace 47 años, cuando interpretó a Rodolfo, jamás pensó que al paso de los años se pondría en los zapatos del angustiado padre de la protagonista. Añade que la muerte de los hijos y la esposa de Verdi en un corto tiempo se ven reflejados en esta ópera.

Roth Costanzo afirma que el ritmo de Luisa Miller es agotador y le pregunta al barítono cómo logra salir avante. El ibérico responde: “Los que nos dedicamos a esto somos muy afortunados, la pasión por esta actividad es lo que me mantiene en pie. Yo quiero seguir expresándome a través de la música, ya sea cantando, dirigiendo o de cualquier otro modo”. ♪

De Schiller a Cammarano
• El libreto en italiano de Luisa Miller fue escrito por Salvatore Cammarano, a partir de la obra Kabale und liebe (Intriga y amor), de Friedrich von Schiller. Se estrenó en el Teatro San Carlo de Nápoles, el 8 de diciembre de 1849. Está dividida en tres actos: Amor, Intriga y Veneno. La historia de Schiller se desarrolla en la corte alemana del siglo XVIII, y la de Cammarano en el Tirol austriaco del XVII.
• Según Sergio Vela, Verdi no fue un compositor revolucionario pero sí en constante evolución, con una gran capacidad melódica y notable concisión dramatúrgica.
• Al ser entrevistada, Sonia Yoncheva envió saludos a sus paisanos de Bulgaria y “amigos de México”. Piotr Beczala nació en Polonia y Alexander Vinogradov en Ucrania; Olesya Petrova y Dmitry Belosselskiy en Rusia.
• Beczala comentó que, durante los ensayos, intercambió ideas con Plácido Domingo acerca de Rodolfo y de otros personajes para tenores. Descartó que en el futuro pueda convertirse en barítono, y cuando le preguntaron qué le había parecido la ovación que le dieron luego del aria “Quando le sere al placido”, respondió con una sola palabra: “¡Salvaje!”.
 • La palabra Wurm, tal como se llama el empleado del conde Walter, significa en alemán “gusano”. (F.F.)


Foto: Metropolitan Opera de Nueva York.

Foto: Metropolitan Opera de Nueva York.

Foto: Metropolitan Opera de Nueva York.

Foto: Metropolitan Opera de Nueva York.

No hay comentarios: