Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 23 de marzo de 2018

Diana Navarro: El dramatismo de la copla

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional.


Gira Resiliencia / 23 de marzo, 2018 / Función única /
1:50 hrs. de duración / Promotor: Get In México.

David Cortés
Diana Navarro proviene de Málaga y en 2005 tuvo un gran éxito con el tema “Sola”. Ese año vino por primera vez a México, pero por diferentes circunstancias no había podido regresar y en 2017, cuando tenía todo preparado, el sismo de septiembre impidió su presentación. Sin embargo, esta vez la española no esperó demasiado y hoy ve su anhelo cumplido.


La cantante sabe lo especial de la ocasión y lo expresa en la primera oportunidad: “Muy buenas noches, México. Es uno de los sueños más deseados por cualquier artista cantar aquí. No saben cuánto deseaba poder hacerlo y hoy me voy a dejar entera, gracias de corazón”.

Con siete producciones a cuestas, una de ellas recopilación, Navarro ha forjado una carrera en donde entrelaza la tradición del flamenco con la canción popular. Hoy arriba con un acompañamiento mínimo David Pérez al piano—, pero que explota perfectamente y hace que su voz alcance mayor dramatismo con impresionantes falsetes.

Su lenguaje corporal es intenso, por momentos chasquea los dedos, los convierte en un par de castañuelas, sus manos trazan figuras en el aire mientras recorre pausadamente el escenario. A veces se recarga en su pianista y despide sensualidad; cuenta historias entre las canciones (“ésta la hice a una mujer que me ayudaba en el servicio, pero en realidad está dedicada a todas aquellas personas que tienen que salir de su país a buscar el futuro” e interpreta “Olivia Ovidia”); en otros instantes su porte y gestos remiten al dramatismo del cante jondo.

Aunque hace una selección de las composiciones más conocidas de su discografía, la mayor parte de su repertorio lo toma de Resiliencia (2016), su álbum más reciente, pero hay tiempo para las complacencias y cuando el público clama por algunas de sus favoritas accede y las canta a capella, lo cual permite disfrutar aún más de la potencia de su voz.

Cerca del cierre, la Casa de Andalucía le entrega la Castañuela de plata en reconocimiento a su trayectoria y “señorío”; ella, a manera de agradecimiento, le canta al “Cautivo”, un Cristo venerado por los malagueños, y “como no la puedo cantar en su hospital como otros años, lo hago aquí”. Si hay un clímax, éste se da con esa sentida interpretación y la voz de Navarro se cuela por todos los intersticios, rompe cualquier posible resistencia y hace que los presentes sientan el dolor de “nuestro Señor” cual si fuera propio.

Al final, un reprise de “Mare mía” remata una noche en donde ha imperado el incandescente dramatismo de la copla.

Programa
Yo me voy a querer / Ni siquiera nos quedó París / Olivia Ovidia / Los niños, no / Desnuda vengo aquí / No te olvides de mí / Sola / Mira lo que te has perdío / Campanera / Eres tú / Deja de volverme loca / Mujer contra mujer / El perdón / Mare mía / Volver, volver / Cautivo / Mare mía (bis).

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional.

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional.

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional.


No hay comentarios: