Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 2 de febrero de 2018

Fabiola Finkmann: Apasionada versatilidad

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Aquí y ahora / 2 de febrero, 2018 / Función única /
1:30 hrs. de duración / Promotor: Kasst Agency S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Fabiola Finkmann se asume como una mujer pasional. Relata que procura mantener sus emociones al límite, que se dedica a vivir sus días sin temores, “a cada minuto”, afirma. Y tras esto solicita a los presentes que hagan un esfuerzo con tal de no llorar frente al cúmulo de composiciones que se avecina. Porque, sí, con ella vienen hartos boleros con toda la carga emotiva que los caracteriza, aunque electrificados. Es decir, distantes de las maracas y las guitarras acústicas. Construidos con cajas de ritmo y sintetizadores así como con guitarras distorsionadas. Todo esto, gracias al talento de Armando Manzanero.


Y es que el de Yucatán le ha regalado a la cantante, como ella misma explica, temas donde su romántico sello como compositor resulta evidente, aunque también otros en los que experimenta con cadencias inusuales para él, como pasa con ese funk grasiento llamado “Nicolasa”. En buena medida es por esa cualidad que la pelirroja llama maestro al autor de “Adoro”, pero también por haberla apadrinado discográficamente con Punto de partida (2016), el plato que precede al álbum que hoy se presenta: Aquí y ahora. “Déjenme les explico”, solicita la artífice del álbum sin esconder su orgullo: “quiero que sepan que en este disco hay seis canciones escritas por el maestro, pero también cinco mías y un cover”.

“Bueno. Ya basta. Pasemos del drama a disfrutar de la vida”. El mandato de la intérprete anticipa el segundo acto del espectáculo, cuyo perfil jacarandoso obedece a la temporada que la del vestido de terciopelo vivió en Miami. “Contágiense, olvidemos juntos todo lo malo”, avisa la nacida en la Ciudad de México para que los alientos antes fúnebres se vuelvan soplos tropicales y las tristes percusiones se transformen en jubiloso pulso playero. Es de este modo que el señalamiento mortífero hacia el infiel contenido en “Cómo le haces”, muta en la campechana aceptación del embrollo en “Mis dos amores”. Se pasa del flagelo al alborozo y el público celebra el plan al tiempo que la orquestadora del cambio se alza ligeramente el vestido para, bailando jocunda, enseñar los inquietos tobillos que sus tacones sostienen. 

Con chachachá, cumbia y vallenato sonando, la voz del entramado tropical solicita que no se le juzgue apresuradamente: “Sé que algunos de ustedes pensarán, ¿qué pasa, la Finkmann se volvió loca, por qué canta todo eso?” A cambio pide que se acepte su condición, esa versatilidad interpretativa que tan bien le sienta y que la ha llevado a compartir escenario con Napoleón, Alejandra Guzmán y Ricardo Montaner, entre otros. “Canten, beban y bailen, que ésta es una fiesta”, declara mientras alista el adiós, entonando otra vez las travesuras de “Nicolasa”; aquellas hazañas que, la del micrófono cuenta sin parar de bailar, alguna vez le sacaron canas verdes a Manzanero. ♪

Programa

Me quema / Mi / Corre que corre / Cómo le haces / Punto de partida / Amor secreto / Qué bella / Mis dos amores / La niña popof / Nicolasa / Tendrías que estar en mí / Hagamos el amor a la distancia / Como yo te amé / Voy a apagar la luz / No / Besos usados / La campana / Você / La culebra / Nicolasa (bis).

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: