Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 18 de febrero de 2018

Coro de México: Música de la sala oscura


Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Lunario presenta: 24 voces por segundo / 18 de febrero, 2018 / Función única /
1:48 horas de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Jesús Quintero
Al modo en que se exhibían las películas hace muchas décadas, cuando “ir al cine” significaba la inmersión en una sala oscura para ver filmes de aventuras en programas triples, el concierto multimedia 24 voces por segundo que brinda el Coro de México, dirigido por el maestro Gerardo Rábago, ofrece por un boleto obras de 12 compositores que han acentuado e iluminado escenas de famosos largometrajes.


“La música en vivo te lleva a otra dimensión y lo que ofreceremos en 24 voces por segundo serán atmósferas y lenguajes visuales muy variados, fusionados por el sonido de un coro”, dijo Rábago días antes de esta presentación que difiere de la primera, ofrecida en junio de 2017, en que contiene un programa de duración similar a la de una película —casi dos horas— y en que los fragmentos de filmes que se proyectan corren con mayor fluidez.

La selección musical y fílmica deja en claro que el titular del coro ha decidido estremecer al público más con epopeyas que con historias amorosas, de allí que las reyertas con espadas y balas, lanzadas en nombre de la patria, la corona, la iglesia y la familia ocupen una parte considerable del programa.

El Coro de México, actor principal de la jornada y con un formato de 16 cantantes más un pianista, destaca por la fluidez y amplitud de matices que irradia: maneja con destreza lo mismo los timbres frágiles de tan delicados como las atmósferas sombrías. Con veintisiete años de experiencia hace suyas composiciones de muy distintas épocas y aborda con atención y pasión obras de Mozart —“el único ser humano que todo lo hizo perfecto”, a decir de Rábago—, Pietro Mascagni y Sergei Prokofiev, hasta autores contemporáneos como Patrick Doyle, John Williams, Vangelis y, desde luego, Ennio Morricone, que en su gira por escenarios mexicanos durante 2008 fue acompañado por este mismo coro.

Sin ceñirse a la sincronización entre música e imágenes, 24 voces por segundo refrenda el poder del sonido. Las particelle, traducidas a vibraciones, subrayan los colores y personalidades de reyes y gángsters, de Dorothy y Toto, del anticristo y de las absurdas misiones bélicas. Un solo reparo: en no pocas ocasiones el pietaje es más breve que las interpretaciones corales y en lugar de llevar a negro la proyección se echa sobre las pantallas el luminoso cartel promocional del concierto, produciendo en los espectadores la sensación de ser abruptamente arrancados del sueño concebido por directores y actores.

Pero el arte vocal se impone y en los más de 400 asistentes queda al final la certeza de que si el leit motiv del cine es la búsqueda de algo —el amor, la fortuna o el Mago de Oz—, la música lo halló antes. ♪

Programa

Amadeus (Milos Forman, 1984): “Lacrimosa”, “Confutatis” y “Requiem K. 626 de Wolfgang Amadeus Mozart / 1492: Conquest of Paradise (Ridley Scott, 1992): “Conquest of Paradise” de Vangelis / La misión (Roland Joffé, 1986): “On Earth as it is in Heaven”, “Ave Maria Guarani”, “Vita Nostra” de Ennio Morricone / Henry V (Kenneth Branagh, 1989): “Non nobis Domine” de Patrick Doyle / Gallipoli (Peter Weir, 1981): “Adagio en sol menor de Tomaso Albinoni / El Padrino III (Francis Ford Coppola, 1990): “Regina Coeli”, de Pietro Mascagni / Los coristas (Christophe Barratier, 2004): “Vois sur ton chemin”, “Caresse sur l’océan”, “In memoriam” de Bruno Coulais / La profecía (Richard Donner, 1976): “Ave Satani” de Jerry Goldsmith / El Mago de Oz (Victor Fleming, King Vidor, 1939): “Over the Rainbow” de Harold Arlen / Star Wars: Episode IV - A New Hope (George Lucas, 1977): “Duel of the Fates” de John Williams / La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971): “Music for the Funeral of Queen Mary, de Henry Purcell / Alexander Nevsky (Sergei Eisenstein, 1938): “Entrada de Alexander en Pskov de Sergei Prokofiev.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: