Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 11 de febrero de 2018

Angélica María, Enrique Guzmán, César Costa y Alberto Vázquez regresan por más suspiros

Foto: José Jorge Carreón / Archivo Auditorio Nacional.

Juntos por última vez / 11 de febrero, 12 de abril, 11 de agosto,
 30 de septiembre de 2018; 24 de enero, 
15 de febrero, 2019 / 6 funciones / 3:55 horas / 
Promotor: Eventos Teatrales y Conciertos SG, S.A. de C.V.

Jesús Quintero
A la manera de la Caravana Corona, que en los años 50 y 60 ofrecía un itinerante y heterogéneo cartel de talentos que incluía cantantes juveniles, vernáculos, comediantes, tríos románticos, vedettes y un ilusionista, pero jamás uno irrumpía en el acto de otro, en esta reunión las estrellas refrendan que la palabra “juntos” no se refiere a que compartan escenario y mucho menos repertorio. Aquí, cada uno con su siembra y cosecha.

Si bien el más estricto antólogo de obras musicales es el tiempo, los fans que llenan todas las butacas traen sus canciones favoritas en el pecho y aprovecharán la ocasión para solicitarlas a gritos a las leyendas que afirman reunirse por “última vez”, aunque es fácil prever que la despedida será larga y comprenderá otros escenarios en el país.

Han sido las películas, sus melodías, las fotografías en blanco y negro, y el deseo de ensoñación los que le han otorgado a cada una de las estrellas de esta noche una personalidad bien definida, ajena al paso del tiempo y a sus consecuencias; es decir, la galanura prevalece y reina por encima de cualquier achaque. Así, Alberto Vázquez es el conquistador sereno que guarda un secreto, César Costa representa la ternura y el calor de hogar, Angélica María es la sempiterna soñadora que se sabe inocente y coqueta, y Enrique Guzmán es el dicharachero que devuelve con sal y pimienta todos los balones. Los espectadores conocen de antemano el libreto y celebran con gusto el contactar otra vez con esas canciones que iluminaron instantes pretéritos.

Puntual, Alberto Vázquez es el primero y aunque se sienta en un banquillo y ha suplido el cigarro por un tanque portátil de oxígeno que le da aliento, su donosura sigue provocando suspiros. Apoyado por un conjunto de instrumentistas que tendrá cambios mínimos en las horas siguientes, el navido en Guaymas, Sonora, posee una paleta amplia de éxitos. Desde “La felicidad llegó” (1963) hasta “Maracas” (1991) cuenta con varias decenas de temas propios y covers que adiciona con funk, rhythm and blues y balada, tomándose incluso la licencia de hacer suyos éxitos ajenos, como “Fue en un café”, que en español hicieron famosa Los Apson. Una admiradora desde la zona de luneta le dice: “¡Que Dios me lo llene de bendición y salud!” y él se vale de pocas y precisas palabras para externar su emoción ante la casa llena: “Es una cosa hermosa estar aquí. Ustedes nos hacen grandes”. 

Dueño de muchas tablas por su versátil presencia en televisión —en programas matutinos como Un nuevo día, y de comedia como Papá soltero—, César Costa luce entero y es quien mejor articula sus recuerdos: se mofa de sí mismo con un suéter minúsculo que es “el que se sabe las canciones”, habla de las caravanas en los años 60 y elogia el carácter de hermandad que surgía lo mismo entre profesionales y noveles, que entre charros y rocanroleros. Rememora a Toño de la Villa (cantante de Los Locos del Ritmo fallecido en 1962) para interpretar “Tus ojos”, a Johnny Laboriel con “La hiedra venenosa” y a Manolo Muñoz con “Speedy González”. Su repertorio sigue siendo fiel al de Paul Anka y, como sus colegas, se permite hacer suyas obras ajenas —“Rock around the clock” de Bill Halley y “Crazy thing called love” de Queen— para demostrar respeto y actualidad.

Angélica María es la incuestionable reina del rocanrol en México, pero su trayectoria comprende otros territorios: en los 70 con el cancionero de Juan Gabriel enriqueció la balada ranchera, cantó los temas de telenovelas que también estelarizó, incursionó en el teatro musical y sumó una amplia filmografía. Con semejante palmarés es imposible que no conecte con quienes la admiran desde hace décadas. Si a ello se añaden la candidez y bonhomía que despliega en el escenario, el total es un don de encanto al que nadie puede sustraerse. Señores de toda edad se desgañitan en piropos y ella, elegante y con un intenso fulgor en la mirada, sentencia cariñosamente: “Me hacen feliz. Gracias a ustedes tengo ganas de seguir aquí”. La ovación que le brinda de pie el público es prueba de que son miles los que desearían quedarse también con ella.

Enrique Guzmán cierra la sesión en acato a su remota fama de noctámbulo y porque se siente cómodo si después de él nadie más pisa el escenario. Ocurrente, exultante y agradecido, repasa éxitos remotos como “La plaga”, que han sido heredados a su progenie y también a muchos que deciden levantarse y ejecutar algunos pasos de baile. De buen talante, elogia a los compañeros que le han antecedido. Para no pocos del público, el que se hayan terminado las rencillas entre Guzmán y Vázquez se trata de un alivio similar al que da saber que los hermanos ya no cargan rencillas, tal es el aprecio y la apropiación de esas voces que han acompañado momentos de alegría, pesar e introspección. El set-list de Guzmán es una calle de un solo sentido: únicamente da espacio a las canciones que le brindaron prestigio como rocanrolero y aunque viste traje y corbata, su entrega lo transforma y vuelve a ser el rebelde con chamarra de motociclista. ♪

Programa
Alberto Vázquez: Desencadena / 16 toneladas / El velador / Cosas / Fue en un café / Blueberry Hill / Olvídalo / Para decir adiós / Bote de bananas / La felicidad llegó / Tú significas todo para mí / Maracas / Al modo mío / Pecador.
César Costa: Diana / Historia de Tommy / Historia de mi amor / Besos por teléfono / Popurrí: Tus ojos - Agujetas de color de rosa - Hiedra venenosa - Las cerezas - Speedy González / Mi pueblo / El tigre / Chica mala / Tierno / No existe el amor / Corazón loco / El rey / Amorcito loco / My way / Al compás del reloj.
Angélica María: Con un beso pequeñísimo / Paso a pasito / Dile adiós / El día / No volverás a verme / Imaginación / Adiós cariño / Ana del aire / Una copa de champagne / Eddie Eddie / Tú sigues siendo el mismo / La basurita / El hombre de mi vida / Yo que no vivo sin ti / A dónde va nuestro amor.
Enrique Guzmán: Mi corazón canta / Te seguiré / Más / Cariño y desprecio / Tu cabeza en mi hombro / Gotas de lluvia / Pensaba en ti / Popotitos / La plaga / Por los recuerdos / Lo sé / Acompáñame / Uno de tantos / Payasito / Dame felicidad.

 
Foto: José Jorge Carreón / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: José Jorge Carreón / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: José Jorge Carreón / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: José Jorge Carreón / Archivo Auditorio Nacional.


No hay comentarios: