Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 15 de febrero de 2018

Alejandro Fernández: Pop bravío para ellas

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional.

Rompiendo fronteras tour / 15 y 16 de febrero, 2018 / Dos funciones /
2:25 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

David Cortés
¿De qué trata un concierto de Alejandro Fernández? La pregunta sería ingenua si el cantante oriundo de Guadalajara y heredero de una tradición vernácula sólo replicara la trayectoria instaurada por su padre. Sin embargo, la realidad presenta matices porque el intérprete de quien ahora nos ocupamos ha mutado con el tiempo y, como bien señala el título de su más reciente producción, se ha dedicado a romper fronteras entre los géneros.


Una visita del cantante al Auditorio Nacional también se convierte en una noche de gala marcada por un desfile de modas. Si bien no existe una rivalidad entre las seguidoras del cantante, casi todas recuren a sus mejores galas y tornan el vestíbulo en un muestrario de hermosas vestimentas, lujosos accesorios y una grata irradiación de perfumes. Cierto, también hay presencia masculina, pero ésta es totalmente opacada por ellas.

Finalmente, cuando el lugar se ve inundado por las sombras, la bienvenida la ofrece una banda de nueve integrantes que de inmediato da muestras de solvencia instrumental. Es el soporte necesario para quien tiene necesidad de transitar por diferentes veredas musicales, y podrá hacerlo sin temor alguno gracias a esa red de protección. La magia, la verdadera ilusión, comienza cuando suena la voz del líder y se vuelve más espectacular cuando se deja ver sobre el escenario.

El tapatío divide la noche en dos partes. La primera está dedicada a la balada romántica, a los boleros, a canciones lentas en donde habla un corazón poliédrico, ya sea feliz, ansioso o lastimado; pero también hay espacio para las composiciones más rápidas que sin llegar al vértigo sí imprimen mayor vitalidad al set. Aquí es donde aparecen los condimentos del pop, los coqueteos con los ritmos latinos y el flamenco. Los metales toman un rol protagónico, la guitarra es más discreta, pero en ocasiones, las menos, se desboca.

Cuando la intensidad está en su punto más alto, llega el momento para el espacio de intimidad y los instrumentos acústicos se apoderan del lugar. Durante unos veinte minutos todo es placidez, embeleso, el momento romántico predomina y preludia el arribo de la transición.

Entonces aparece el mariachi, pero el grupo no se va; los instrumentos eléctricos se empalman con trompetas y guitarrón y hacen más sedoso el cambio, porque además de un nuevo vestuario, Alejandro Fernández gira musicalmente a las raíces, recupera el sentir del charro cantor y lo despliega en un nuevo set que aparentemente está lejos del primero, pero en realidad habla de cómo este cantante ha sido capaz de unir algo que en una primera mirada se antojaba irreconciliable: los mundos de la canción vernácula, viril, bravía, con el universo del pop en donde si bien la fuerza existe, más bien se ve contenida por la sofisticación.

Aquí el cantante hace gala de su voz, la exprime, la propulsa a otro nivel; sin desgañitarse, sin llegar al grito desaforado, le imprime emotividad a temas ya clásicos como “Contigo aprendí”, “La gloria eres tú” o “Tantita pena” y remata con uno de su más grandes éxitos, “Como quien pierde una estrella”, en una interpretación más sentida porque el coro le es arrebatado por el público para interpretarlo y hacerlo sonar cual si fuera una aria operística.

Luego de una intentona por despedirse que termina en fracaso, regresa para rendir un homenaje a Juan Gabriel y decir adiós con otra de esas composiciones que han arraigado en la expresión de la mexicanidad de esta nación. No hay más, sólo los ecos de su voz que retumban en el lugar, en la mente de los fans y también en sus corazones. ♪

La costumbre de romper fronteras
Fue en la música ranchera donde Alejandro Fernández dio sus primeros pasos. Sin embargo, su carrera dio un giro polémico en 1997 cuando lanzó al mercado Me estoy enamorando, álbum producido por Emilio Estefan Jr. La relación entre el productor y el cantante nació un año antes cuando El Potrillo grabó “Puedes llegar” con Gloria Estefan, Jon Secada y Ricky Martin, y que fue tema de los Juegos Olímpicos de Atlanta.
Me estoy enamorando fue un álbum de ruptura porque allí el intérprete se decantó por el bolero, la balada romántica, los arreglos orquestales y algunos toques de mariachi. El sencillo “Si tú supieras” sirvió de tema de la telenovela María Isabel. Esta producción también lo ubicó como el primer cantante de origen latino en colocar tres sencillos en las listas de popularidad: “Si tú supieras”, “En el jardín” (con Gloria Estefan) y “No sé olvidar”. El impulso que le imprimió a su trayectoria este trabajo fue tal que luego grabó al lado de Plácido Domingo y Patricia Kass Christmas in Vienna, disco muy bien recibido por la crítica.
Su material más reciente es Rompiendo fronteras (2017), compuesto por once temas que fusionan varios géneros enmarcados por el pop, y en el que se incluye un dueto con la banda colombiana Morat: “Sé que te duele”. (D.C.).

Programa

Obertura - En lo correcto / Nada de ti / Unas nalgadas / Pude / Estuve / Se me va la voz / Qué voy a hacer con mi amor - Qué lástima / Tienes que entender / Canta corazón / Quiero que vuelvas / No lo beses / Eres / Te voy a perder / Me hace tanto bien / Como yo te amé / Vamos a darnos tiempo / Me dediqué a perderte / Sé que te duele / Guadalajara / Ay Jalisco no te rajes / Mátalas / La gloria eres tú / La mitad que me faltaba / Agridulce / Cascos ligeros / Contigo aprendí / Es la mujer / Nube viajera / Que digan misa / Tantita pena / Como quien pierde una estrella / Popurrí de Juan Gabriel / México lindo y querido.


Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: