Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Aída Cuevas: Día del amor, el Grammy y la amistad

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Cabaret Lunario presenta / 14 de febrero, 2018 / Función única /
1:50 hrs. de duración / Promotor: Sergio Gabriel Producciones S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Hace un par de semanas Aída Cuevas ganó un Grammy en la categoría de Mejor Álbum de Música Regional Mexicana y aún siente que anda en las nubes. En la pantalla se muestra un video del momento en que se anuncia su triunfo en Nueva York, y momentos después canta en el Lunario “Arrieros somos”, tema que da nombre a ese material.


La sesión de esta noche sirve para celebrar tanto el galardón como el Día del amor y la amistad. “Aunque yo ni novio tengo”, afirma la intérprete con 42 años de carrera artística y 39 discos grabados.

Cuevas agradece que el recinto esté lleno “a pesar de que hoy es el ombligo de la semana”. Se refiere al miércoles, que también es de ceniza, tal como puede verse en la frente de un hombre de la tercera edad que antes fue a un templo para que le pusieran una cruz, y luego vino a ovacionar y chulear a la amiga y comadre de Juan Gabriel.

El Divo de Juárez se hace presente en gran parte del espectáculo; de él son varias de las canciones del programa y además aparece en videos a solas o haciendo duetos con Aída, a quien le escribió varias de esas composiciones. En la hora de las confidencias ella confiesa que Juan Gabriel fue su gran amor platónico. Del mismo autor hay un segmento que remite a éxitos de Lucha Villa.

A Cuevas la acompaña el Mariachi Juvenil de Tecalitlán, más un requinto eléctrico que suena a trío cuando llegan los boleros, percusiones y teclado. Con sus hijos canta “Piel canela” y “Cómo han pasado los años”, que sirve para que el público vea un nutrido álbum de fotos de la familia.

Desde hace ocho años Rodrigo es el productor de cabecera de su mamá. En 2011 ganaron un Grammy Latino por el álbum De corazón a corazón. Mariachi tango, y ahora andan felices por el Grammy anglo recién obtenido. La mano del joven también se percibe en el intenso manejo de las redes sociales, así que a nadie le extraña que en la pantalla se promuevan los hashtags #AidaEsMi14 y #AidaEsAmor.

Aída Cuevas se ha dejado llevar de la mano de su hijo sin que la esencia de la música ranchera se distorsione. En su voz, los temas de José Alfredo Jiménez o los éxitos de Vicente Fernández suenan renovados pero al mismo tiempo puros, ajenos a la tendencia de añadir chispazos pop a lo vernáculo.

Además de ser una gran cantante, la nacida en la Ciudad de México también sabe entretener con anécdotas y bromas. A su público le pregunta si viene con la pareja oficial o con alguien más (“el que no aplauda es infiel”). Dice que no es lo mismo estar soltero que solo y con “agüita” brinda por el amor con todos los presentes, muchos de los cuales no son abstemios y gustan de hacer coros cuando una letra les cala hondo.

Se despide con “México en la piel”, en apariencia el mejor cierre que pueda tener un show de Aída Cuevas. Sin embargo, la gente se empeña en prolongar la estancia y entonces “Así fue” nos recuerda que Juan Gabriel sabía que el 14 de febrero hay mujeres capaces de dar cortones que dolerán durante años: “Perdona si te hago llorar, / perdona si te hago sufrir, / pero es que no está en mis manos…”. ♪

Programa
Buscando el séptimo amor / Si nos dejan / Yo te propongo / Háblame de amor / Si quieres / Quizás mañana / Qué buena suerte / Gracias por todo / La barca / Contigo / Piel canela – Cómo han pasado los años (con Rodrigo y Diego) / Te sigo amando / Arrieros somos / Pa’ todo el año / Desdén / Siete versos / Tú a mí no me hundes / Ya no me interesas / Acá entre nos / Hermoso cariño / Las llaves de mi alma / Por tu maldito amor / De qué manera te olvido / Yo creo que es tiempo / México en la piel / Así fue.


Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: