Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 7 de diciembre de 2017

Albert Hammond Jr.: El placer del vuelo corto y firme


Foto: Sergio Bautista / Colección: Auditorio Nacional.


En concierto / 7 de diciembre, 2017 / Función única /
2:00 hrs. de duración / Promotor: Business Development Argo

Jesús Quintero
Heredero de una vasta tradición sonora que parte de The New York Dolls, Jonathan Richman & The Modern Lovers y otros diluvianos pre-punks, Albert Hammond Jr. llega al Lunario con el aplomo de quien sabe que tiene a la audiencia ganada de antemano por ser uno de los héroes que contribuyó al regreso de las guitarras a comienzos de este siglo, cuando The Strokes y The White Stripes, entre otros, secuestraron la atención de millones de adolescentes y los llevaron a adoptar instrumentos de seis cuerdas del más diverso linaje, o por lo menos las primeras versiones de Guitar Hero.


Sólo que esta vez, con cuatro álbumes firmados por él y con The Strokes en estado de hibernación desde hace unos años, Hammond acomete un plan desafiante y que en manos poco diestras parecería suicida: centrarse en su propio repertorio y rehusarse a tocar hits como "Hard to explain" y "Last nite" hasta que se reúna de nuevo con Julian Casablancas y demás secuaces.

Por supuesto, la decisión anterior se sabrá al cabo de ochenta minutos de frenesí eléctrico pero lo cierto es que los cientos de fans reunidos esta noche se entregan con una actitud cool que desde temprano se impone al frío y al tráfico en Reforma, y arropa con calidez hasta al abridor, el veterano grupo español Lori Meyers, que con influencias de The Psychedelic Furs y The Icicle Works, ofrece un set que destraba cinturas y descongela oídos, en particular por la sagaz guitarra de Alejandro Méndez.

Sobre el escenario, el intento de Hammond por hablar en español y su desparpajo como cantante y guitarrista se alían con pegajosos riffs y con la rotunda efectividad de los cuatro que le acompañan. El resultado está lejos de provocar una revolución en la historia de la música, pero ratifica el carácter desinhibido y de revival que desde 2001 le dio acta de nacimiento a The Strokes. A ratos, el autor de “Rude customer” parece convocar involuntariamente a los fantasmas de The Velvet Underground, Television e Iggy Pop, pero el vigor y dinamismo en su entrega disipa a esos espíritus chocarreros, venerados sólo por cincuentones fetichistas que, desde luego, no andan acá.

Quizá porque una guitarra eléctrica es pesada y ejerce presión sobre la caja torácica, Hammond Jr. se quita y se pone alternadamente su Fender Stratocaster 1985 Re-Issue cuando la toca o canta. Mantiene una más ligera, acústica, sobre sí cuando interpreta “Side boob” y reconoce, entre risas, que ha olvidado la letra. Esta vez el autor de “Postal blowfish” no porta traje de tres piezas y trae en cambio una camiseta de The Bad Brains, grupo adalid de hardcore punk. La imagen que proyecta es limpia. Atrás quedaron los excesos y el extravío lírico. Lo que emana de su quehacer es la plenitud de quien disfruta del vuelo como solista, ya sea abriendo conciertos a Tom Petty, Franz Ferdinand o divirtiéndose con sus escuchas en una fría noche de otoño. ♪

Programa
Lori Meyers:  Planilandia / Luces de neón / Siempre brilla el sol / Emborracharme / Aha han vuelto / Mi realidad / Alta fidelidad.
Albert Hammond Jr.: Rude customer / Drunched in crumbs / DvsL / Egas / Caught by my shadow / Harder, harder, harder / Cooker ship / 101 / Born slippy / GfC / Carnal cruise / Set to attack / Postal blowfish / Muted beatings / Holiday / St. Justice / In transit / Side boob / Blue skies.

Foto: Sergio Bautista / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Sergio Bautista / Colección: Auditorio Nacional.



No hay comentarios: