Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

martes, 28 de noviembre de 2017

ZhaoJun, La Princesa: Poesía para la historia


Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

  
China Arts and Entertainment Group y China National Opera & Danza Drama Theater /
 Clausura del Año de la Cultura China en México 2017 / 28 de noviembre, 2017 /
Función única / 1:50 hrs. de duración / Promotor: FR Producciones.

Gustavo Emilio Rosales
Pasa por evidente afirmar que en una obra de arte escénico hay seres humanos que interpretan papeles diversos sobre el foro: personas haciendo personajes. Sin embargo, durante la escenificación del montaje llamado ZhaoJun, La Princesa, esa aseveración se encuentra sometida, desde la perplejidad, a examen.


¿En verdad se trata de gente? Ante tales prodigios, la duda deja escapar su fragancia persistente; quizá por ventura estemos ante seres extraordinarios, que se hacen pasar por individuos (a la manera de ciertos extraterrestres de los filmes que salpimentaron nuestra infancia) para sorprendernos súbitamente con el despliegue de capacidades que se antojan sobrehumanas.

Ve volar. Observa la obsesión tejida en cuerpos que deciden transformarse. Percibe la grandeza del detalle minúsculo, cuando este ha conseguido lo que los antiguos maestros orientales denominaban Li: conciencia de ubicación cósmica. Admira. El espectáculo elegido para dar cierre simbólico al Año de la Cultura China en México no da tregua a la capacidad de asombro del espectador, que es constantemente estimulada mediante actuaciones deslumbrantes, fastuosos decorados, atmósferas de acción y suspenso logradas por un diseño impecable de iluminación e indumentarias teatrales que impactan por su diversidad cromática y la sobresaliente calidad de telas y accesorios.

Pocas veces el adjetivo “sensacional” puede ser usado con tanta propiedad como cuando se aplica para resumir el arte chino sintetizado en ZhaoJun, La Princesa, una puesta en escena que a lo largo de cuatro actos narra la capacidad de sacrificio de la protagonista que le da nombre: una doncella de sangre noble que acepta cumplir, en territorio extranjero y bajo las duras condiciones de un tiempo de entreguerras, una alianza matrimonial que a la postre habría de consolidar climas de paz y trazar un sentido de unidad entre las comunidades enfrentadas.

El espectáculo no fluye por las directrices de un libreto de palabras. El guion correspondiente es corporal. Una dramaturgia de calidades energéticas que, por su precisión y elocuencia, alcanza el refinamiento artístico. Los intérpretes son el eje principal de esta hermosa creación: hombres y mujeres que demuestran una preparación técnica excepcional. Incluso en los detalles de su desempeño se proyectan las virtudes del milenario acervo escénico que China ha cultivado, a escalas institucional y tradicional, con esmero.

La denominada danza dramática, en la que está enmarcada ZhaoJun, es un género ancestral en el que se encuentran cifrados los valores principales del mencionado conjunto de bienes simbólicos: la construcción refinada del organismo del ejecutante como una biología poética, el diálogo en creación de varias disciplinas, el conducir al cuerpo hacia sus máximos alcances de expresión, sin rozar siquiera tonos poco afortunados, como el engolamiento o la cursilería.

En una escena que representa un terrible sueño, la Princesa ZhaoJun es testigo del rapto de su Dama de Compañía, Xian Xi. Su lamento es una tormenta de dolor encarnada en súbitos movimientos de una columna vertebral que realiza con rapidez y furia evoluciones contrastantes, hasta dar la impresión de haberse convertido en un dragón que despierta de indebido letargo, para descubrir que le ha sido robada la perla mágica que debía resguardar. De este talante creativo son escenas de festejo y pugna entre guerreros; de amor e intrigas y reconciliaciones amorosas; de estrategia política. ¿Cómo representar, en ausencia de diálogos verbales, una serie de negociaciones de poder que son dignas de una obra de Shakespeare? La tradición china, muchos siglos antes de que Wagner dijera que la ópera es el arte total, inventó usos escénicos del cuerpo capaces de proyectar con intensidad y claramente la gama de pasiones encontradas que nos define como especie.

Hay algo profundamente conmovedor en un acto creativo de tan alta calidad. Su logro no sólo refiere la solidez de la cultura que lo hace posible; también declara, más allá de su tema y sus procedimientos de simbolización, que el arte es un medio incomparable para tasar la grandeza de lo humano. ♪

Unidad, paz y prosperidad
• En un acto protocolario, momentos antes de la función, autoridades de la República Popular China y de México se dieron a la tarea de trazar la estrecha relación entre ambos países mediante discursos que dieron énfasis a la buena salud de este vínculo, que se muestra especialmente fuerte en las áreas del comercio e intercambio cultural.
• El Año de la Cultura China en México 2017 tuvo un cierre feliz gracias a la enorme calidad artística de los ensambles que articularon la creación de la danza dramática ZhaoJun, La Princesa: China Arts and Entertainment Group y China National Opera & Danza Drama Theater, de acuerdo con sus nombres de gira internacional. Se trata de núcleos de investigación y realización artística consagrados a cuidar la valiosa tradición que esta potencia mundial posee en el terreno de las artes del movimiento.
• El espectáculo de clausura aborda de forma poética la figura histórica de la princesa Wang Qiang, una de las legendarias “Cuatro bellezas” (mujeres nobles, de épocas diversas, que trascendieron porque su beldad estuvo ligada a algún atributo ético o político) de la China antigua. Su participación voluntaria en una alianza matrimonial decisiva para sanar lazos heridos entre comunidades en pugna, la convirtió en símbolo de unidad, paz y prosperidad. (G.E.R.)

Créditos

ZhaoJun, La Princesa. Danza dramática en cuatro actos y un prólogo. Presentado por la Embajada de la República Popular China en México, el Centro Cultural de China en México, China Arts and Entertainment Group, China National Opera & Danza Drama Theater, Ministerio de Cultura de la República Popular China, FR Producciones. Dirección general y dirección coreográfica: Kong Dexin. Dramaturgia: Yu Ping. Supervisión general de música y compositor: Zhang Qu. Supervisión escenográfica: Wang Xingang. Diseño de escenografía e iluminación: Ren Dongsheng. Diseño de vestuario: Yang Donglin. Reparto (alternan funciones en gira): Tang Shiyi y Yuan Zhu, Princesa ZhaoJun; Zhu Yin y Liu Bin, Monarca Huhaanyeke; Guo Haifeng y Li Yang, Monarca Fuzhulei; Yang Siyu y Li Zhaolun; General Wei Jiang; Yu Yu y Tang Han, Dama de Compañía Xiang Xi.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Edgar Rubio / Colección: Auditorio Nacional.

No hay comentarios: