Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 7 de octubre de 2017

Paco de María: Altruismo con orquesta y mariachi


Foto Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional


Paco de María y su big band / 7 de octubre, 2017 / Dos funciones / 2:00 hrs. de duración / Promotor: Francisco Javier Barrón M.
Alejandro González Castillo


Paco de María celebra nueve años de carrera musical y debido a eso alza su copa, ansioso por brindar con el público. A la cita de esta noche ha llegado impecablemente ataviado, portando mancuernillas, faja y pajarita, para así acentuar la pose de galán que las chicas tanto agradecen. Sin embargo, el cantante recalca que no hay que extraviarse, que pasarla bien hoy resulta tan primordial como tener presente el objetivo del espectáculo, dividido en dos funciones: “Vamos a ponernos de muy buen humor, pero sin olvidar el motivo de este show, donde lo recaudado en taquilla será donado a los afectados por el sismo. Todos estamos aportando un granito de arena”.

Con las reglas claras, el intérprete se planta frente a la big band que comanda y con una de sus manos forma un revólver cuyo cañón se integra por los dedos índice y medio, mientras el gatillo es accionado por anular y meñique. Apuntando a los metales, cuyos ejecutantes sincronizan disparos con partituras, el sonorense se anuncia agradecido —y muy, muy enamorado— cuando, tras invitar a expandir alas gracias a “Come fly with me”, toma asiento al lado del piano para confesar que su gusto musical lo adquirió siendo muy pequeño, por culpa de su padre, quien solía escuchar a Tony Bennett y Glenn Miller; aunque sería a Frank Sinatra quien el vástago preferiría imitar. “Traigo sus canciones en la sangre”, manifiesta al respecto quien debutó discográficamente en 2007 para tomar aire y ofrecer “My way”, “porque la verdad es que he llevado las cosas a mi manera”.

Simulando ondear por el aire un capote de torero, el norteño se envalentona con los olés que la audiencia le lanza mientras una trompeta invita a los animosos a imaginarse en el tendido de alguna plaza de toros de Andalucía. Pero la estancia en la “Granada” que Agustín Lara imaginó dura apenas unos minutos, pues quien en el escenario se encontraba de pronto aparece acodado en una de las barras del Lunario para, con la ayuda coreográfica de los meseros que preparan tragos, ponerse rencoroso al son de “Ingrato amor”.

A paso lento, deteniéndose en las mesas para tomarse fotos y regalar abrazos, la vuelta al lugar de origen es sonorizada por “Just a gigoló” al tiempo que se revela de quién está enamorado el viajero, pues en uno de sus múltiples altos se da tiempo para regalar un beso apasionado a una mujer que los reflectores mantienen anónima.

Con elogios al talento creativo de Cole Porter, y luego de aseverar que la diversidad es sinónimo de salud, el del micrófono sostiene que preparó un tema dedicado a los compositores “que están dándose a conocer a nivel internacional”. Sorpresivamente, la canción de marras resulta ser “Despacito” (de Luis Fonsi y Erika Ender), y vaya que con una estrofa basta para que el baile se imponga. “No se hagan, son fans de clóset”, argumenta el reggaetonero fugaz para regresar al cauce con una composición que tiempo atrás Nina Simone llevó a niveles celestiales: “Feeling good”. Luego, ya que el buen ánimo impera, el Mariachi Camperos de México invade la escena mientras el de Ciudad Obregón corre a los camerinos para enfundarse el sombrero de charro.

“Me pone un poquito de malas saber que la música que actualmente nos representa en el mundo es la banda sinaloense. La música mexicana está aquí, parada en el escenario”. Las palabras del crooner llegan con más detalles sobre sus raíces sonoras y, también, con la solicitud de que le sirvan tequila: “es que también crecí oyendo a Pedro Infante, Javier Solís y Jorge Negrete”.

Con las rancheras atravesadas en el pecho, De María comunica que ésta, la primera función que protagoniza, está cerca de terminar; “pero tenemos una más, ahorita. Esto todavía aguanta bastante”, señala. Y la promesa es cumplida tras un breve descanso, receso que se extiende apenas lo justo para que el público desaloje la sala y una nueva tanda de espectadores —aunque algunos deciden repetir— ocupe su lugar. Para la segunda vuelta, habrá ligeras modificaciones al listado de canciones, pero la preocupación por definir la causa que reúne a los amantes del sonido de las big bands persistirá: “no lo olvidemos, estamos aquí por un motivo muy especial: México”.

Programa

Primera función

Come by me / Quién será / Come fly with me / Perfidia / Todo mi corazón / Enamórate / My way / Granada / Un poco más / Nada se compara contigo / Ingrato amor / Just a gigoló / Desahogo / Feeling good / Popurrí José José / New York, New York / El son de La Negra / La malagueña / Cielito lindo / No / Amor eterno / Popurrí Juan Gabriel / Mi ciudad.

Segunda función

Quién será / Just a gigoló / Enamórate / Desahogo / Can’t take my eyes off you / Una buena señal / New York, New York / Granada / Un poco más / Nada se compara contigo / Ingrato amor / Frenesí / My way / Feeling good / Come by me / Popurrí Juan Gabriel / El son de La Negra / La malagueña / Cielito lindo / No / Amor eterno / Popurrí José José / Mi ciudad.



 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.