Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Melendi: La noche más importante


Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional

Tour Quítate las gafas / 3 de noviembre, 2017 / Función única /
1:55 hrs. de duración / Promotor: Westwood Entertainment S.A. de C.V.

David Cortés
Hay ascensos vertiginosos, tan rápidos que su disfrute es pasajero. Otros toman tiempo y requieren paciencia, constancia. No existen los atajos, sólo un camino cuesta arriba aparentemente imposible de superar. El asturiano Melendi dice que lleva más de diez años haciendo conciertos “y éste es el más importante”.


Detrás del cantautor hay una gran tradición de bardos y juglares españoles (Pedro Guerra, Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute, entre otros) que no pasa desapercibida. Si bien le cuesta trabajo ocultar lo emocionado que se encuentra, en sus ojos se posa un brillo peculiar que no lo abandonará durante toda la sesión; dedica los primeros minutos a recordar “Canción de amor propio”, un tema de Ismael Serrano que lo llevó a decidirse por el canto: “Cuando lo escuché, dije: ‘claro que se puede’”.

Él no halló la receta ni mucho menos el Santo Grial, pero sí una forma de expresión que le era desconocida y luego puso en marcha con Sin noticias de Holanda, su debut discográfico. Hoy, luego de once discos —se incluyen reediciones y directos— Ramón Melendi Espina ha hecho de la composición un oficio y lo cultiva con ardor, mismo que ponen sus fanáticos al momento de hacer coros.

Un condimento que vuelve esta noche especial, además de ser uno de los primeros masivos de envergadura en nuestro país para el nacido en Oviedo, es que él quiere entregarse por entero. En ningún momento escatimará energía, sonrisas y anécdotas o verbo. Es mediante el último que refuerza lo que sus composiciones han hecho ya por él, y hoy es abundante en detalles de cómo surgieron sus temas, pero al mismo tiempo se contiene para no extraviarse en un regodeo con las palabras y hace gala de un timing perfecto.

Acompañado por una banda diestra en el manejo del pop rock y todas las hibridaciones posibles, Melendi enmarca sus historias con rumba, ritmos latinos, rock, algo de jazz y la fogosidad del funk. A sus melodías no les falta dinamismo, cambios de tiempo; sus acompañantes, sin atosigar con solos excesivos, le ofrecen un respaldo que en instantes alcanza el virtuosismo.

Luego de desparramar al inicio algunos de sus éxitos, el cantautor divide la tanda en décadas. Comienza con los noventa, hasta llegar a los dos mil y cada bloque lo precede un video en el cual aparecen los sucesos más destacados del decenio, así como algunos de sus protagonistas y los fallecimientos más significativos.

Sin embargo, lo mejor de la noche se da en esa comunión que, tempranamente, establece con sus seguidores. Sólo fue necesario escuchar las primeras notas para que éstas actuaran como pedernal y provocaran el fuego; luego, Melendi se encarga de avivarlo y lo hace con esa experiencia de quienes se han forjado en pequeños escenarios y aprendieron a lidiar con todo tipo de público, desde el más complaciente hasta uno reacio.

Cuando lo cree necesario, ejecuta algunos pasos de baile o da espacio a sus músicos para el lucimiento. Busca contacto continuo con sus fans y pregunta por la escalera que le permita bajar hacia ellos; señala que “no sólo Maluma tiene derecho a cantarle a una dama”. Cuando descubre los peldaños, la gente se arremolina y su intención se trunca; a cambio, le canta a un grupo de féminas.

Así, paso a paso, la noche se robustece. Las emociones brotan sin contención, la alquimia entre seguidores y músicos es absoluta y no hay canción en la cual el público no haga coros; pero él no baja la guardia, sigue en los suyo, canta cada vez con mayor intensidad y la emoción es mayor. Su voz vibra de otra forma, con más nervio, si las lágrimas no afloran es porque se trata de un tipo templado.

Al final, luego del encore, Melendi y compañía se toman una foto con el público detrás, misma que minutos más tarde subirá a su página de Facebook. El texto que acompaña la imagen es indicativo de lo importante de la ocasión en la vida del ibérico: “Sin palabras… ¡Gracias!”.

Discografía
2003. Aparece Sin noticias de Holanda, su primer álbum. Al año siguiente, “Con la luna llena” es elegida tema de la Vuelta Ciclista de España.
2005. Su siguiente producción es Que el cielo espere sentao.
2006. Se lanza Mientras no cueste trabajo; doce meses después se reedita con cuatro cortes extras y el título Mientras no cueste más trabajo.
2008. La cuarta placa del cantante es Curiosa la cara de tu padre. Con el nombre de Aún más curiosa la cara de tu padre se lanza una edición a la que añade un CD.
2010. Volvamos a empezar es la quinta producción en su discografía.
2012. Lágrimas desordenadas es su siguiente obra; ese mismo año se convierte en coach del programa de la televisión española La voz.
2014. En noviembre aparece en las tiendas Un alumno más, que él considera su mejor álbum hasta el momento.
2016. Quítate las gafas se edita en forma física y plataformas digitales. Su éxito instantáneo en redes sociales lo vuelve trending topic. (D.C.)

Programa

Hijos del mal / Existen los ángeles / De pequeño fue el coco / Un violinista en el tejado / Autofotos / Como una vela / Flores de agua y plomo / Con la luna llena / Caminando por la vida / Calle Pantomima / Destino o casualidad / Desde que estamos juntos / Marea (intro) - Con sólo una sonrisa / Un amor tan grande / Cenizas en la eternidad / Cheque al portamor / Lágrimas desordenadas / La casa no es igual / Tocado y hundido / La promesa / El amor es un arte / Tu jardín con enanitos / Yo me veo contigo.

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional.

No hay comentarios: