miércoles, 13 de septiembre de 2017

Timbiriche: Experiencia de vida

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Juntos / Del 13 al 17 y del 21 al 24 de septiembre; del 8 al 11 de noviembre de 2017 /
 Trece funciones / 2:20 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

David Cortés
¿Cuántas veces ha girado sobre el tornamesa un vinilo de Timbiriche?, ¿cuántas vueltas ha dado un cassette, cuántos los giros vertiginosos de un CD? ¿Cuántas veces ha sonado esa música totalmente ochentera en las plataformas digitales? Esos círculos cubrirían varias jornadas alrededor del planeta, pero más allá de la trivia, sirva el ejemplo de cómo una agrupación infantil-juvenil-adulta ha sobrevivido sin mella alguna a los cambios tecnológicos y de la sociedad.


Esta noche la conflagración es inmediata cuando Alix Bauer, Mariana Garza, Sasha Sokol, Benny Ibarra, Diego Schoening y Erick Rubín aparecen sobre el escenario —luego de un video en donde sendos clones manipulan unas computadoras y dan los créditos a todo el equipo humano involucrado—. Las remembranzas y vivencias individuales y colectivas reviven en cada rincón de la sala. Schoening lo resume en una frase: “Gracias por rocanrolear treinta y cinco años con nosotros y dejarnos ser el soundtrack de sus vidas”.

Se puede pensar en el sexteto de muchas formas, incluida la mercadotecnia, pero un acercamiento a esto que ha dejado de ser un suceso musical para convertirse en una experiencia de vida se puede entender mejor si adelantamos que, efectivamente, Timbiriche es una agrupación que para varias generaciones ha fungido de todo por lo menos durante una década: amigo, hermano, consejero, cómplice, acompañante.
Hoy, ese decenio se desplaza vertiginosamente porque el repertorio es inmenso y por eso el concierto se divide en bloques y en cada uno se interpreta lo más significativo de cada etapa. El primero cierra con diversos fragmentos de videos en donde se advierte la impronta del grupo en la cultura popular de este país y se les ve acompañados por personajes como René Casados, Erika Buenfil, Paco Stanley, Verónica Castro, Raúl Velasco y su padrino Miguel Bosé.
Cuando inicia el segundo segmento, la música es impecable, permite apreciar los diversos cambios registrados no sólo en la vida del grupo sino en la sociedad toda: desde las canciones infantiles aún con influencia ligera de Cri-Cri, el paso por el rocanrol de comedias musicales como Vaselina —misma que les hizo ganar más adeptos—, las versiones a temas exitosos (“Micky”, “Acelerar”, “Mi globo azul”), hasta llegar a una vena cercana al techno pop y que señala un crecimiento sonoro paulatino.
Este arranque maratónico de trece presentaciones participa de ciertos yerros que no causan reproche entre el público y sí, en cambio, simpatía porque acercan a los cantantes con sus fans: las coreografías, luego de años archivadas en el baúl, se hacen con más entusiasmo que soltura; los solos de guitarra se dramatizan en exceso… pero para los asistentes un concierto de Timbiriche, de “La Banda Timbiriche”, como reza la canción, es ante todo la oportunidad de regresar a un ayer inmaculado, exento de complejidad.
Un Benny muy pequeño pregunta en el video: “¿Se imaginan qué estaremos haciendo en veinte años?”. El cuestionamiento en su momento movió a risas y seguramente muchos de los que hoy los vitorean nunca se preguntaron eso; sin embargo, todos comparten tiempo y espacio y encuentran un refugio ante el mundo crudo, rudo, en donde los esperan cuentas por pagar y problemas de inseguridad. Juntos, como se intitula este reencuentro, grupo y músicos crean un remanso donde campea el hedonismo y lo disfrutan con creces.
Emotivo es el momento en donde Benny aparece a mitad del Auditorio e interpreta “Mamá” con su guitarra acústica y da pie a una interpretación solista de cada integrante. Mientras éstos se prodigan, una cauda de historias se desmadeja en cada espectador: amores no correspondidos, enamoramientos y matrimonios, primeros besos. Las letras son muy claras, no dan pie a equívocos, pero cada quien las asocia a una memoria, a una marca, buena o mala. Por eso la atemporalidad de Timbiriche para los suyos, por ello su perpetuidad, una permanencia que incluso llega a rebasar las expectativas de los integrantes.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Como la vida, el concierto podría seguir; no obstante, luego del predecible falso final, el último tema es el que sus gargantas hicieron clásico y se ajusta perfectamente a las celebraciones septembrinas: “México”, coreada con el mismo fervor y sentimiento que un himno. 

En voz de sus fans
Ángela y Jimena esperan a sus hermanas sentadas en las escaleras de acceso al coso de Reforma. Para ellas “Timbiriche es muy importante. Nos gusta desde que éramos pequeñas, nos disfrazábamos como ellos, hacíamos las coreografías nosotras cuatro”.
A su lado, Jazmín asiente. Apenas llega a los veinte años, pero se confiesa fan de la banda por influencia de su mamá quien, junto a ella, sólo sonríe. Más allá, Ramiro consulta su celular con impaciencia: “Mi mujer no llega, venimos a ver el concierto juntos y estamos muy emocionados. Imagínate, bailamos en nuestra boda ‘Tu y yo somos uno mismo’”. 
Juan Carlos, por su parte, tampoco oculta su emoción. Los sigue desde hace años, tantos que ya perdió la cuenta, “pero ésta será la primera vez que los veré en vivo y claro que quiero cantar y divertirme, sobre todo ‘Princesa tibetana’, que es mi favorita”. 
Rocío no quiere decir nada, pero su novio la convence: “Yo iba en la secundaria, acababa de entrar, cuando los escuché por primera vez. Entonces se me hicieron curiositos, pero luego me gustaron cada vez más. No sé cuál sea su importancia, pero para mí lo fueron y por eso los vengo a ver cuando tengo oportunidad”.
Rebeca, tomada de la mano de su esposo, no duda: “Claro que son muy importantes. A varias generaciones nos acompañaron en nuestro crecimiento, pasamos de la infancia a la adolescencia y a la edad adulta juntos y ahora no hay nadie como ellos. Ninguna banda puede decir eso en estos días” (D.C.).

Programa
Está despierto / Timbiriche / Y la fiesta comenzó / Somos amigos / Rock del amor / Fin de semana / Rococococanrol / La Banda Timbiriche / Disco ruido / Por tu amor / Rock del manicomio / Payasos / Noches de verano / Amor primero / Freddy mi amor / Rayo rebelde / Iremos juntos / No crezcas más - Adiós a la escuela / Solo en mi cuarto / Amor para ti / Sólo tú, sólo yo / Ojos de miel / Me pongo mal / Ámame hasta con los dientes / Acelerar / Mi globo azul / El baile del sapo / Teléfono / Soy un desastre / Me plantó / Mágico amor / Micky / No seas tan cruel / No sé si es amor / Tú me vuelves loco / Me estoy volviendo loca / Rompecabezas / Ya está escrito / Muriendo lento / Si no es ahora / Mamá / Mírame / Princesa tibetana / Besos de ceniza / Tú y yo somos uno mismo / La vida es mejor cantando / Corro, vuelo, me acelero / Con todos menos conmigo / Juntos / Junto a ti / Hoy tengo que decirte papá / México.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.