viernes, 8 de septiembre de 2017

Azucena la de Jalisco: Guardiana de la tradición

Foto: Marie Pain / Colección Auditorio Nacional

Cántandole a su México / 8 de septiembre, 2017 / Función única /
 2:40 hrs. de duración / Promotor: Grupo Fales Arrendamiento y Servicios S.A. de C.V.

David Cortés
Llega septiembre y con él la conmemoración de la Independencia, momento propicio para recordar las virtudes y valores de ser mexicano y qué mejor manera de hacerlo que con la música vernácula, la tradición ranchera que acompaña a este país y sus habitantes desde principios del siglo XX, aunque fue a mediados del mismo que alcanzó su punto más alto de popularidad.


Algo de eso cuenta Azucena, cantante oriunda de Guadalajara que, respaldada por el Mariachi 2000, más el grupo Xtabay —encargado de abrir la noche— celebra por adelantado las fiestas patrias, aunque, como señala, “también le vamos a cantar al amor y a los adoloridos, porque la música mexicana se presta para eso. Se vale cantar y llorar”.

Apadrinada por Vicente Fernández —“uno de mis sueños fue conocerlo”, dice, para luego recordar que “él me llevó de la mano a abrir sus conciertos en la República Mexicana”— y con cinco producciones en su carrera, ella sabe de la importancia de preservar la tradición, pero también de la necesidad de expandir el repertorio de la música ranchera; a los clásicos compositores como José Alfredo Jiménez y Cuco Sánchez, añade temas de Juan Gabriel, Armando Manzanero, Marco Antonio Solís y Roberto Cantoral. No sólo eso, uno de los dos invitados de la sesión es el trío vocal Marconi que la acompaña en una interpretación de “Ella” a medio camino entre la balada y lo ranchero.
Uno de los instantes más emotivos del concierto de quien, además, es conductora del programa Noche a noche contigo, transmitido desde su ciudad natal por canales de paga, es cuando cumple uno de sus sueños, “pues hoy conocí a la reina de la canción mexicana: Aída Cuevas”. Azucena, además de presentar a la intérprete, le pide suba a cantar con ella y en improvisado dueto nos recuerdan por qué estas canciones están tan arraigadas en el DNA de los mexicanos. La voz de Cuevas resuena profunda, con un cuerpo inmenso, abraza el lugar; Azucena no se queda atrás, su timbre es más agudo, ideal para el falsete. Intensidad despliegan las dos en un par de temas.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Dolor, alegría, pasión, traición, llanto… una amplia gama de sentimientos se dan cita en las melodías que la cantante ha elegido y aunque, como ella lo anuncia, “bien podríamos amanecernos”, lo cierto es que cuando llega el final la sensación es la de que se ha cubierto un viaje por más de cincuenta años de una música mexicana que, gracias a la labor —tanto de intérprete como de difusora— de Azucena la de Jalisco, está lejos de desaparecer.

Programa
Los laureles / La cigarra / No volveré / Las ciudades / Rezaré / Como tu mujer / Te parto el alma / Si quieres / Ella - Adiós amor (con Marconi) / Se me olvidó otra vez-La diferencia - Te sigo amando / Costumbres / No / Ya lo sé que tú te vas / Demasiado herida / El pastor - A la luz de los cocuyos (con Aída Cuevas) / Que se me acabe la vida / Ojalá que te vaya bonito / La media vuelta / Sufriendo a solas / Paloma negra / Leña de pirul / El triste / Aires del Mayab / Vámonos.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.