miércoles, 16 de agosto de 2017

Iraida Noriega y Joe D’Etienne Big Band: La alianza perfecta


Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional


Lunario Big Band Fest / 16 de agosto, 2017 / Función única / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

David Cortés
En su tercera sesión el Big Band Fest ⎯cuya importancia, afirma Iraida Noriega, es “darle un lugar al concepto de big band y a las muchas orquestas que han surgido en los últimos años”⎯ prosigue con esa tónica de elegancia que lo caracteriza. Ese toque de distinción advertible en la vestimenta de público y músicos, se hace más patente en las sonoridades desplegadas. Hoy la Joe D’Etienne Big Band está en casa y estremece el sitio con un bloque granítico que forman trompetas, trombones y saxofones cuando se escuchan en conjunto. Si fueran constructores presenciaríamos la edificación de una majestuosa catedral.
Alemán de nacimiento, ciudadano estadounidense y avecindado en México hace ya veintiséis años, el trompetista D’Etienne formó su agrupación en 2004 y si bien ha tocado al lado de los jazzistas más prominentes de la escena nacional, discográficamente apenas cuenta con una producción de significativo título: What’s the rush? (¿Cuál es la prisa?).
Si la urgencia por editar álbumes no lo apremia, ésta aparece en la primera interpretación de la orquesta. Su entrega de “Caravan” se escucha un tanto apresurada, como si todos quisieran arribar al término de la misma pronto, pero en realidad la rapidez emana de la energía que ponen desde el primer instante y no habrán de abandonar. Brillan los arreglos a temas de Duke Ellington y Juan Tizol, Billy Strayhorn y éstos alcanzan un momento climático con una interpretación al “Huapango” de Moncayo, que Joe califica como “una pieza difícil”.
La noche tiene un condimento especial con la presencia de Iraida Noriega, vocalista dúctil que lo mismo se codea con jazzistas, rockeros o exponentes del hip hop. Ella y el director del colectivo han cruzado caminos en diversas ocasiones y formado alianza continua. Incluso grabaron Así era entonces, ahora... (Conaculta-Fonca, 2006) en donde, como hoy, ella nos mece con su voz apoyada por los arreglos del trompetista.
Al talento de la cantante, quien se inició profesionalmente hace treinta años al lado de su padre Freddy Noriega, se añade su simpatía, la habilidad para improvisar ⎯esta noche rapea al presentar a cada uno de los integrantes de la banda⎯ y su amplitud de rango. En su voz los temas de Osvaldo Farrés, María Grever y Agustín Lara, así como los propios ⎯algunos de ellos estrenos⎯ se escuchan revitalizados y dan al set un toque conmovedor. 
Se puede elogiar una interpretación más que otra, pero la combinación Noriega-D’Etienne funciona de manera impecable. Esa perfección está perlada de pasión, nervio y emoción, componentes suficientes para dar a la cita un toque de magia y ensueño.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
Si el propósito de esta Big Band y su vocalista era transportarnos a otra dimensión, lo han conseguido; el regreso a la realidad es tortuoso, pero queda el recuerdo de una experiencia inolvidable.

Programa
Caravan / Take the “A” train / Huapango / La puerta / Delirio / Quizás, quizás, quizás / Ven a mí / Ven conmigo / Summertime / Vereda tropical / Quién eres tú / Bésame mucho / Tungututu / Mariposa / Pobre de mí / Too close for comfort / Pequeños detalles.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.