sábado, 17 de junio de 2017

KARD: La emoción de la primera cita


Wild KARD 2017 The 1st tour in Mexico / 17 de junio, 2017 / Función única / 
1:40 hrs. de duración / Promotor: Ninshi S. de R.L de C.V.

Alejandro González Castillo
Que digan “me gustas” y “te amo” en español, pero que se sienta el cariño; que confiesen lo mucho que les fascinan los tacos, las quesadillas y el guacamole; que contesten con franqueza, aunque duela, si les gustaría hacerse de una pareja de origen mexicano. Las solicitudes y preguntas llegan a los oídos de dos chicos, BM y J. Seph; y un par de chicas, Jiwoo y Somin. Y aunque ninguno habla español se las arreglan para contestar y atenderlo todo con la ayuda de Jay Kim, el maestro de ceremonias encargado de que el exaltado público y KARD se comprendan hoy, a lo largo de su primera cita.
El grupo coreográfico vocal forma parte del K-pop (pop coreano) que ha conquistado a millones de adolescentes del mundo occidental desde comienzos de los noventa. Con una mezcla compuesta por trap, rhythm and blues, hip hop, pop y balada, al combo le han bastado tres temas —“Oh nana”, Don’t recall” y “Rumor”— para cruzar mares, y el hecho de que horas antes del tiempo estipulado en el boleto de acceso decenas de adolescentes y niños se formaran en las puertas del Lunario es prueba de ello. 
Desde temprano, los fans interpretaban las canciones que sus ídolos entonan, reproducían las coreografías correspondientes y agitaban banderines entre palmas; muestras moderadas de entusiasmo si se les compara con lo que la llegada de la noche trajo consigo: rabietas y lágrimas por parte de quienes sufren afuera del foro al no contar con entradas, pero también euforia y un llanto igualmente dramático protagonizado por los suertudos que se encuentran dentro. Vaya, que la mesura, así como una buena cantidad de padres de familia, esta vez se ausentaron del foro de Reforma y al parecer así va a continuar la situación hasta que los responsables de “I can’t stop” se vayan.
Pero, ¿qué tiene el combo de Corea del Sur que consigue que los cabales de sus seguidores se esfumen? El propio Jay se lo pregunta, buscando la solución en las caras fastidiadas de quienes no pueden comprender que los adultos posean tal grado de ignorancia. “Bueno, ellos son muy guapos y guapas, ¿verdad?”, ahonda Kim mientras los aludidos alzan cejas y hombros incrédulos; “pero, díganme, ¿por qué tienen tantos fans en todo el mundo si ni siquiera cuentan con un álbum?”, insiste el conductor ante el público. Una interrogante fundamentada si se considera que el cuarteto planea debutar discográficamente en julio con un plato compuesto por “canciones muy padres”, según los propios cantantes aseguran. En realidad, la kardmanía se explica fácil y pronto: el trío de sencillos antes mencionado y, por supuesto, la facha y carisma de sus intérpretes.
Con la audiencia como jurado, un concurso de baile donde cuatro jóvenes exponen sus mejores pasos antecede la llegada del premio más ansiado de la noche: tomarse una foto con los coreanos. Al flashazo le sigue, al fin, la actuación de los reyes de la velada, quienes además de poner a prueba sus oídos con la ensordecedora gritería de la fanaticada, presentan algunos de los temas que incluirá el disco que se avecina, con todo y los nuevos pasos de baile que los testigos van memorizando.
Cuando el último acorde de “Don’t recall” suena, J. Seph agradece la pasión de sus escuchas al tiempo que Somin y Jiwoo se muestran sorprendidas ante la cantidad de gente que las aclama. Finalmente, es BM —el que más alharaca genera sin que importe si se anuda las agujetas o sopla un beso— quien apunta el motivo de la expedición que han hecho él y sus compañeros, dándose tiempo para con sus brazos formar un corazón mientras se despide: “es el amor de ustedes, nuestro público, el que nos hizo llegar hasta acá”. 

Programa
Versace on the floor / Right now / I can’t stop / Side to side / The monster / Oh nana / Don’t recall.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.