miércoles, 7 de junio de 2017

China Disabled People’s Performing Art Troupe: El gozo de los sentidos



My dream / 7 de junio, 2017 / Función única / 2:00 hrs. de duración /
Promotor: RPFR Producciones, S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
“Cambiemos las lágrimas por sonrisas, cambiemos la guerra por paz, cambiemos el odio por amor. Porque los pueblos del mundo somos hermanos”. El mensaje que aparece en las pantallas del recinto a modo de bienvenida sirve como recordatorio de lo andado por la China Disabled People’s Performing Art Troupe desde hace treinta años, cuando la compañía se trazó proyectar un mensaje incluyente lo mismo en Yakarta, Egipto y Austria, que en Zimbabue, Barcelona y Cuba. 
Por eso hoy Yu Wang Qi abre el espectáculo My dream interpretando “Cuando nace un niño”, una composición que celebra el arribo de una era donde quienes cuentan con alguna discapacidad, así como los que los rodean, desconocen fronteras y prejuicios. “Todo el mundo está esperando al bebé. No importa si es negro, amarillo o blanco, va a nacer un bebé”, entona el esperanzado cantante.
Coros celestiales preludian la llegada de un puñado de bailarines que emerge de un arco compuesto por mosaicos de oro. Los danzantes portan prendas amarillas, uñas largas y afiladas así como ojos parpadeando en las palmas, y están aquí para darle vida al “Buda de los mil brazos”, un ser brillante y generoso que ha llegado “Para ver la primavera”, precisamente, con las manos; palpando la tierra y la hierba hasta que el sueño lo venza.
La escena descrita tiene lugar en “El jardín secreto”, el sitio donde a continuación un quinteto de músicos, liderado por Jiang Can y su violonchelo, se encarga de ponerle ritmo a los pasos de Wei Jingyang y Liang Yuangang, la pareja que diáfana se seduce entre cantos de aves. 
Finalmente, el bloque que celebra a la estación de las flores termina con el número de los “Amantes mariposa”, compuesto por una dupla que muestra al público el nacimiento de sus alas.
Cuando llega el turno de Zhu Li y Liu Tao, se hace a un lado la reflexión para entregarse a la verbena con la interpretación de “México lindo y querido”, la cual detona aplausos elogiosos una vez que la imagen de la montaña Yulong se funde con la del Popocatépetl en la mente de quienes planean hacerse los dormidos con tal de que los entierren cerca de sus paisanos.
Afortunadamente, el encuentro entre culturas no se detiene ahí, pues las notas del “Jarabe tapatío” suenan para que así la más exótica de sus versiones tenga lugar gracias al protagonismo del erhu, popularmente conocido como violín chino. El acercamiento a la tierra del tequila acaba con una riña que recuerda las trifulcas que los rancheros de las películas solían protagonizar, sólo que esta vez las pistolas son cambiadas por puntiagudos sables.  
Sin embargo, los músicos en escena no sólo tienen planeado apropiarse del folclore mexicano, y Liu Yunfei lo demuestra al tomar su guitarra para, acompañado de violín, acordeón, piano, clarinete y contrabajo, ejecutar un tango que hace creer que las aguas del Yangtsé se encuentran con las del Río de la Plata en algún punto del planeta. 
Más tarde, “We are the world”, el tema que con fines altruistas Michael Jackson y Lionel Richie editaron en 1985, acompañados por más de veinte estrellas del pop, avisa que la expedición de los artistas chinos ha llegado hasta Estados Unidos. “Mis manos se estrechan con las de los demás. Bailamos y vivimos una vida brillante”; ahí el mensaje que se riega mientras la bandera roja con estrellas y la del águila con la serpiente ocupan las manos de los bailarines y músicos que a la orilla del escenario sonríen agradecidos. 
Entre aplausos al final del espectáculo, una madre le pregunta a su hija, quien a su lado se prepara para salir del foro, si se dio cuenta de que todos los que actuaron bajo los reflectores contaban con discapacidades visuales y auditivas. La pequeña abre los ojos al máximo y contesta sorprendida que no para que ambas caminen hacia la salida. De vuelta a casa seguramente hablarán del poder de la danza, el canto y la música, por supuesto; pero más allá de eso, de cómo los límites se derrumban con la mente y los actos más valientes se llevan a cabo con el corazón. 

Ánimo y agradecimiento 
Fue en 1987 que treinta amantes del arte con diversas discapacidades se reunieron para participar en el 1st China Art Festival para así fundar la China Disabled People’s Performing Art Troupe, un combo de artistas cuya filosofía encontró en el respeto, confianza y mejora propios, así como en el cuidado y ayuda mutuos, los pilares que lo llevarían a recorrer el mundo.
Bajo la batuta de Tai Lihua, la compañía actualmente cuenta con más de cien elementos preparados no sólo para actuar en diversos escenarios con los espectáculos que ellos mismo diseñan, sino para producir material audiovisual y entrenar a nuevos talentos. “En la vida, algunas cosas nos son dadas y otras negadas, pero lo que uno sí puede elegir es una buena actitud ante los problemas; optar por el lado positivo y enfrentar las desilusiones con ánimo y agradecimiento”, comenta Lihua, quien perdió el oído cuando contaba con dos años de edad. (A.G.C.

Programa
Cuando nace un niño / Buda de los mil brazos / Para ver la primavera / El código de la vida / El jardín secreto / Amantes mariposa / México lindo y querido / Noche profunda / Jazmín / El sonido de la música / Jarabe tapatío / En el cruce de caminos / Haces el mundo diferente / Perfume de mujer / Tierra amarilla / Alma del pavo real / Bailando & escuchando / Hermoso amor / We are the world / Conquista del paraíso.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.