Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Sting: Regreso a Reforma y al pop

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


57th & 9th Tour / 17 y 18 de mayo, 2017 / Dos funciones /
 2:40 hrs. de duración / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

David Cortés
El tiempo pasa, pero las huellas son profundas e indelebles. Hace muchos años que Gordon Matthew Thomas Sumner, alias Sting, no hollaba con sus pies el escenario del Auditorio Nacional; su última aparición data de 2001. Esta ocasión, además de ese detalle, es todavía más celebratoria porque el bajista, luego de una década, deja sus affaires con la música de cine y lo que él entiende como experimentación para regresar a los terrenos del pop en los cuales se mueve con soltura.
Como un zorro, es taimado; sabe que a sus nuevas canciones aún les hace falta mayor rotación, exposición, y que iniciar con una de ellas sería un suicidio, así que la opción es echar mano de materiales probados, resistentes y de fácil combustión, esos a los que sólo les hace falta una pequeña chispa para incendiar cualquier sitio.

Las baquetas marcan el tiempo, funcionan como un pedernal y al chocar detonan la entrada de “Synchronicity II”; el inglés va a lo seguro y aun así, hay cierta incertidumbre, algo falta porque los músicos (Dominic y Rufus Miller, guitarras; Josh Freese, batería, más los coros de su hijo Joe Sumner y The Last Bandoleros, que se encargaron de abrir la jornada) no logran la conjunción idónea o será que todos recordamos la versión del álbum policiaco de 1983.

Ésta llega con “An englishman in New York”, con un arreglo inusual que suprime el sax y lo sustituye en su parte media por una salva de aplausos y percusiones que le restan sensualidad, aunque añaden poderío. “Estoy muy feliz y honrado de estar de nuevo en la Ciudad de México” dice en español y la atmósfera cambia. Ahora, esa ausencia de confianza inicial se ha evaporado y da paso a una comunión entre la agrupación y los presentes. Físicamente está muy bien y esa condición le permite acometer las canciones de excelente manera; sin embargo, los nuevos temas han eludido la dosis de rock, para reconcentrarse en un pop prístino, muy formal, pero sin alcanzar la solemnidad y en donde nada se encuentra fuera de lugar.
Entonces, la noche se encapsula, porque si bien afloran las composiciones de 57th & 9th, su más reciente placa ⎯“La idea fue hacer un álbum rápido y en un solo lugar; reintroduciendo artificialmente esa presión dio al disco una urgencia que no se hubiera conseguido de otra manera”⎯ cuyo nombre viene de la confluencia de avenidas que Sting atravesaba diariamente cuando se dirigía al estudio de grabación, la tentación de echar mano de los temas clásicos no lo abandona. De hecho, el set es ideal para que un locutor imaginario pregunte constantemente: “¿Dónde estaba usted cuando escuchó por primera vez ‘Message in a bottle’”, por ejemplo?, porque el bajista recala en los años de gloria de la agrupación que lo lanzara a la fama.
En su momento, sin anuncio, hace un homenaje a la música de David Bowie con “Ashes to ashes” que, inexplicablemente, es interpretada por su vástago y la liga con “50,000”, su reflexión acerca de la muerte (“no estoy preparado para morir, todavía tengo trabajo que hacer, pero aceptarlo es útil, porque esa es la realidad”, dijo acerca de la composición) que recientemente ha asolado al rock.
Un nuevo giro y entramos en los terrenos de The Police. A pesar de usar dos guitarras, los arreglos no son muy trabajados; a veces, ahí en donde la original sonaba punketa y sucia, se ha colocado un instrumento de seis cuerdas más duro, pero sin dejar de lado el sonido cristalino: nada de equivocaciones, perder notas o encimarse. Lo importante es no abandonar la flema y hacer de este concierto una noche sedosa, suprimir el filo de originales como “Walking on the moon” o “Roxanne”, la última inspirada en una prostituta que rondaba cerca del hotel donde se hospedó el grupo en París, en 1977, y cuyo nombre se tomó de un personaje de la obra Cyrano de Bergerac. El oficio sale a relucir y aflora en su visión de la música del mundo en “Desert rose” o la balada “Shape of my heart”.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Como colofón a su regreso al Auditorio Nacional, Sting encadena dos exitosos temas de The Police: “Next to you” y “Every breath you take”, pero cuando comienza con “Fragile”, no hay dique que contenga la emoción de los asistentes. Es un tema emblemático de su trayectoria y él lo interpreta entregado, con verdadera pasión, sin escatimar, y portando una camiseta que recuerda a los cuarenta y tres normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Difícilmente se puede pedir un extra y él lo sabe. Todos los presentes también, así que luego de la andanada de aplausos, comienza el éxodo. 

Una vida de premios
La vida artística del compositor está llena de nominaciones y premios. Cuatro veces ha sido nominado al Oscar por componer el temas musicales de películas como The emperor’s new groove, Kate and Leopold, Cold mountain y Jim: The James Foley story. En 2003 ganó el Century Award otorgado por los Billboard Music Awards. Ha obtenido diecisiete Grammys por su trayectoria con The Police y en solitario. Entre los más destacados tenemos Canción del año por “Every breath you take” (1984); Mejor canción de rock por “The soul cages” (1992); mejor álbum vocal por Brand new day (2000), y Mejor colaboración pop con voces (junto a Mary J. Blige) por el tema “Whenever I say your name” (2004). En 2014 le entregaron el Kennedy Center Honor por la contribución de toda una vida. Ha sido nominado en varias ocasiones a los MTV Awards, pero en sólo una ocasión, en 1988, obtuvo el premio por la cinematografía en video de la canción “We’ll be together”. En 2002 ganó un Emmy por A & E in concert: Sting in Tuscany… All this time. Una vida de premios con un total de setenta y seis menciones y treinta y seis galardones obtenidos. (D.C.)

Programa
Synchronicity II / Spirits in the material world / Englishman in New York / I can’t stop thinking about you / Every little thing she does is magic / One fine day / She’s too good for me / Seven days / Fields of gold / Petrol head / Down, down, down / Shape of my heart (con Joe Sumner) / Message in a bottle / Ashes to ashes (Joe Sumner) / 50,000 / Walking on the moon / So lonely / Desert rose / Roxanne - Ain’t no sunshine / Next to you / Every breath you take / Fragile.




No hay comentarios: