sábado, 27 de mayo de 2017

Mario Bautista: Tatuaje indeleble en la memoria


Tour Aquí estoy 2017 / 27 de mayo, 2017 / Función única /
 2:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Cuando Mario Bautista tenía cuatro años, vio desde backstage a diez mil fans que aquí le aplaudían a su prima Fey. Desde entonces tuvo el deseo de ser él quien provocara un entusiasmo parecido en el mismo lugar. Por eso dice a cada rato que “los sueños sí se hacen realidad”.
“¡Sí-se-pudo-sí-se-pudo-sí-se-pudo!”, gritan las “bautisters” que casi llenan el recinto en el cierre del tour Aquí estoy. Un buen porcentaje tienen a sus papás esperando en la explanada del Auditorio Nacional, de pronto convertido en una especie de convención de alumnas de secundaria.
Adentro, un joven de veintiún años hace las veces de educador sentimental de miles de adolescentes que gritan a la menor provocación. Incluso antes de que su ídolo aparezca, arman alboroto cuando entre las butacas descubren a uno de los “caballeros”, esa cofradía de influencers a la que pertenece Bautista y que se identifican por un tatuaje de armadura y son los líderes de opinión para millones de chicas atentas a las redes sociales.
Las muchachas pertenecen a otra legión más extraña: aquella que no sólo adora a su amor platónico sino también a la “suegra”. Cuando la señora Gloria —ex integrante de las Hermanas Gil— intenta llegar a su lugar en la zona preferente, es asediada por un enjambre de chiquillas que quieren tomarse una foto a su lado. Ante tal cerco se refugia durante unos minutos en los camerinos y regresa cuando ha iniciado el show.
Si las “bautisters” recibieron con euforia a los abridores (Lola Club), a Mario le regalan alaridos de los que desgarran gargantas y masacran tímpanos. Inicia a todo vapor con “Ven a bailar”; de inmediato demuestra que ha pasado cientos de horas practicando coreografías. Michael Jackson murió antes de la aparición de las redes sociales pero es un influencer desde el más allá.
Bautista repasa todas las canciones de su primer álbum, Aquí estoy (2016), un muestrario de baladas, “trap” y reggae, y ofrece “Mi necesidad”, adelanto de su próximo material. También tiene a varios invitados que, como él, surgieron en la red. Con los madrileños Dvicio interpreta un pop fino titulado “Casi humanos”, y con los canarios Broke Niños Make Pesos se pone rapero (“Fácil”); son dos agrupaciones españolas que se ubican en los extremos del arcoíris musical pero sirven para ilustrar la variedad de intereses del anfitrión.
Sus hermanos de verdad pisan el escenario cuando suena el género urbano. Daniel (Mr. Pig) manipula la tornamesa y Jan Carlo baila despreocupado, como si estuviera en la sala de su casa. Con ellos el líder conforma la “trifuerza”, motivo de su segundo tatuaje. El tercer dibujo en su piel es un astronauta capaz de recordarle que el universo no tiene límites, y que los planetas se alinean en beneficio de los persistentes.
Saak, participante de La Voz México, es su mejor amigo, cómplice y uno más de los “caballeros”. Ambos entregan “Un mundo nuevo” y las niñas se desgañitan. Con Los Claxons la colaboración es “Personajes”, original de los regios, que Bautista cantaba “varios años antes de pensar en grabar un álbum”.
A su equipo de trabajo lo llama “Mi club”. Son seis bailarines de México, Argentina y Brasil; además de un grupo compuesto por bajo, teclados, guitarra y batería; con esta última realiza un divertido duelo en el que luce sus habilidades como beatbox, y a los otros instrumentistas les concede solos para mostrar su virtuosismo.
Habilidoso en el manejo del video como soporte de sus espectáculos, el capitalino utiliza esa herramienta para simular que se comunica desde su camerino cada vez que abandona momentáneamente el escenario, aunque en realidad son materiales grabados y todo mundo lo sabe. También ilustra las canciones con cándidas imágenes en colores pastel.
Luego de dos horas de gritos, susurros y declaraciones de amor —sobre todo a una envidiada fan que sube al escenario—, las serpentinas y el papel picado anuncian que la cita en el mundo no virtual ha terminado. Las jovencitas buscan la salida, cruzan el vestíbulo y son recibidas por sus papás, que sólo necesitan ver el resplandor en la mirada de sus hijas para saber que la pasaron de maravilla.

Tres “bautisters”
1.- Junto a Gloria Gil, doña Vinda Vega disfrutó en el Auditorio Nacional del concierto de la gira de su nieto, Aquí estoy. El cantante ha dicho acerca de su abuela: “Sé que tiene un nombre raro, pero es la mujer más fuerte e increíble que existe sobre la tierra”.
2.- Mariana tiene doce años y vino al show desde el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México. La trajo su papá, don Jorge, quien fue uno de los muchos que esperaron a sus hijas en la escalinata. La jovencita salió casi totalmente afónica pero fue capaz de decir que “estuvo padrísimo”. En un auditorio de Neza ya había visto a su ídolo, pero ahora le gustó más. Recuerda que en aquella ocasión lloró porque no consiguió el autógrafo que les habían prometido a quienes compraran un boleto. Hoy todo fue felicidad.
3.- Tal vez la fan más entusiasta haya sido una niña con discapacidad motriz que vio todo desde la primera fila. Llegó en silla de ruedas y la pasaron a una butaca, donde se suponía que no tendría ningún obstáculo visual, pero otras muchachas la tapaban constantemente al pararse a tomar fotos o grabar. Entonces, la mamá decidió tomarla en sus brazos y de ese modo pudieron competir, en igualdad de fuerzas, para acercase y tocar al nieto de doña Vinda. (F.F.)

Programa
Ven a bailar / Sin tu amor / Yo por tu amor / Te dedico esta canción / Tú y yo / Casi humanos (con Dvicio) / Sálvame / Te amaré / Llorar / Siempre juntos / Fácil (con Mr. Pig, Broke Niños Make Pesos y Jan Carlo) / Si me das tu corazón / Un mundo nuevo (con Saak) / Personajes (con Los Claxons) / Aquí estoy / Mi necesidad / No digas nada.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.