martes, 9 de mayo de 2017

Marc Anthony: Prohibido sentarse

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Tour Marc Anthony Live! / 9, 10 y 11 de mayo, 2017 / Tres funciones / 
2:05 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
De pronto, la imagen que proyecta Marc Anthony en el escenario es como un poster de la película El cantante (León Ichaso, 2006), en la que hizo el papel de Héctor Lavoe. Mientras canta “Mi gente”, un reflector lo alumbra a medias en la penumbra y él se queda quieto con un brazo levantado. El público le festeja ese gesto y todo lo que hace durante un par de horas.
Lavoe nació en Puerto Rico y los padres de Marc Anthony también, así que la raigambre boricua es la misma. Quien ahora está en el escenario llegó al mundo en Nueva York; su padre era un trovador que tenía tres trabajos para sacar adelante a la familia. Marc creció oyendo boleros, pero en la juventud lo suyo era la música disco y el hip hop en inglés; de pronto llegó a lo que se conoce como salsa, género en el que domina a nivel mundial en cuanto a popularidad. Es el rey.
Durante el concierto él define su música de otro modo: “Mis canciones comienzan como baladas y luego viene la rumba”. Aunque también afirma que “en un show de salsa nadie debe quedarse sentado”. La mayoría del público jamás usa sus butacas, excepto en un popurrí de canciones “calmaditas”: “Abrázame muy fuerte”, “Ahora quién”, “Y cómo es él”.
En ese medley inicia con un fragmento breve del tema de Juan Gabriel, después ofrece algo más largo de la composición de Julio Reyes Copello y Stefano, y finalmente se regodea de lo lindo con la creación de José Luis Perales, en la que saca a relucir su gran capacidad interpretativa, basada, según ha declarado, en experiencias personales.
En un respiro, el intérprete dice que su conexión con México es muy fuerte: “Nací un 16 de septiembre y mi padre me puso este nombre en honor a Marco Antonio Muñiz. Además, todo comenzó con esta canción…”. Se trata de “Hasta que te conocí” en versión tropical, primer sencillo de su álbum Otra nota (1993).
En entrevistas ha dicho que, cierto día, dentro de un auto, una amiga le pidió que oyera “Hasta que te conocí”. Se cimbró de tal manera que bajó del coche y le habló a su productor para decirle: “Tengo que grabar una canción de Juan Gabriel”. La respuesta de Sergio George fue medio en broma: “Sólo que la grabes a ritmo de salsa, para que aportes algo nuevo”. Y así sucedió.
Casi un cuarto de siglo después, tiene tres sold out consecutivos en el Auditorio Nacional, algo que no cualquiera consigue. Marc Anthony lo logró en 2013 y 2015; en 2014 fueron cuatro funciones en meses distintos (dos en marzo y dos en junio). En 2017 repite la hazaña del 9 al 11 de mayo, fechas ideales para celebrar el Día de la Madre y… “Vivir la vida”.
La gritería se escucha hasta en la calle. Adentro, la gente piensa que “Valió la pena” enfrentar el tránsito de la CDMX para sacar aquí el estrés. Marc Anthony se siente dichoso por vivir de la música y de que le paguen “por algo que realmente hace la gente”. Tiene razón, pues si arriba del escenario hay un gran show con un excelente grupo (cinco metales, dos teclados, tres coristas, bajo, guitarra, batería, percusiones), en las butacas y pasillos se da un espectáculo igual de intenso.
El baile florece en espacios reducidos y decenas de mujeres se acercan al proscenio para tomarse una selfie con su ídolo. Las más audaces le piden que sea él quien tome la foto y las complace, incluso canta con uno de los celulares en la boca cuando le dicen que están grabando en video.
Cristian Castro está entre el público y recibe un elogio mayúsculo: “Él es mi cantante favorito y por eso le puse Cristian a mi hijo, que ahora tiene dieciséis años”. Minutos después, el hijo de Verónica Castro y el Loco Valdés se acerca y saluda efusivamente al originario de Manhattan. Otro cantante, Nicky Jam, observa todo el show a un costado del escenario y sólo se acerca al centro del mismo para saludar durante unos cuantos segundos.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Además de cantar, Marc Anthony baila con buen ritmo y sensualidad, y por momentos dirige no sólo a su grupo sino también al coro multitudinario. Hace un intento por despedirse, pero él y todos los presentes saben que falta “Vivir la vida”, el adiós que incluye por parte de él un beso en el piso.

Los tres Muñiz
Aunque sea difícil de creer, Marco Antonio Muñiz Rivera fue un niño tartamudo que utilizó el canto como la mejor terapia. A los tres años ya participaba en las presentaciones de su padre, interpretando una o dos canciones. A los cinco se quiso “retirar” porque al ofrecer “El zorzal” la gente lloraba y eso le dolía.
En septiembre de 2016 padre e hijo grabaron el bolero “Dejé de amar”, de Medardo Rovayo, y fue lanzado en video en plataformas digitales. Paralelamente hicieron un documental de diez minutos en el que narran pasajes de la infancia de Marc Anthony y hablan de la mutua admiración que se tienen. “Es un hombre que sacrificó sus sueños para proveer a su familia. Me dejó libre para que yo hiciera lo que tenía que hacer”, dice el cantante consagrado.
Don Felipe Muñiz tiene ochenta y un años y es la primera vez que realiza una grabación profesional. Además, Sergio George le producirá su primer disco, que podría salir a la venta al final de 2017 o inicio de 2018. En los planes de Marc Anthony también está grabar un dueto con Marco Antonio Muñiz y de esa forma cerrar un círculo de vida. (F.F.)

Programa
Valió la pena / Y hubo alguien / Hasta ayer / Flor pálida / Contra la corriente / Popurrí: Abrázame muy fuerte – Ahora quién – Y cómo es él / Vivir lo nuestro / Popurrí: Te amaré – Palabras del alma – Si te vas / Hasta que te conocí / Te conozco bien / Mi gente / Tu amor me hace bien / Vivir mi vida.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.