Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 5 de mayo de 2017

Diego Amador: Un guitarra de ochenta y ocho teclas


Soy de Las 3000 / 5 de mayo, 2017 / Función única / 
1:35 hrs. de duración / Promotor: Julián Hiram Cerillo Escobedo.

Fernando Figueroa
Aunque Diego Amador ha dicho muchas veces “soy un guitarrista que toca el piano”, hay que verlo para creerlo. Manipula ese pesado instrumento con tal virtuosismo e imaginación que deja helados a los fans y también a los que hoy se suman a su legión de admiradores sin oponer resistencia.
La genialidad es una revelación que derriba cualquier clase de prejuicios, algo irresistible. Amador presenta su álbum Soy de Las 3000 (nombre del barrio sevillano donde nació), en el que fusiona flamenco con ritmos afrocaribeños, pero hoy además ofrece una degustación de incursiones en otros ritmos y hasta un homenaje a Juan Gabriel que cala hondo y jondo: su versión de “Abrázame muy fuerte” es sencilla y profunda a la vez, una combinación difícil de conseguir.
Desde niño le dicen de cariño El Churri, creció en una familia amante del flamenco de donde surgieron sus hermanos mayores Raimundo y Rafael Acosta, excelentes guitarristas que formaron Pata Negra, un grupo que fusionaba el flamenco con jazz y rock. Diego también aprendió a tocar la guitarra, pero sabía muy bien que no estaba al mismo nivel de sus parientes y optó por la batería; en el Lunario ofrece una pequeña prueba de su dominio en ambos instrumentos.
Antes de tocar un piano por vez primera, se enamoró de su sonido al oír discos de Charlie Parker, Thelonious Monk y Herbie Hancock que pertenecían a Raimundo y Rafael. Cierto día su padre llevó a la casa un órgano Hammond y Diego se volvió loco de contento. Encerrado en un cuarto aprendió a sacarle toda clase de sonidos y nunca pisó una escuela de música.
En vivo se muestra como un líder nato desde las teclas y el cante. Lo acompaña un grupo sin fisuras donde destaca el baterista Israel Varela, tijuanense radicado en Roma; ellos dos son los cracks, pero el español Jesús Garrido en el bajo y el colombiano Camilo Varela en la guitarra se portan a la altura de las circunstancias, igual que los mexicanos Alejandro Díaz (trombón) y Jerzain Vargas (trompeta), quienes además bailan bien lo guapachoso. En las percusiones está Diego Amador hijo, quien se luce toda la noche en equipo y en un solo de cajón a mitad del show.
A Diego Amador padre se le nota que ha tocado con figuras como Chick Corea, Pat Metheny y Charlie Haden. A este último lo evoca en “A Tiíto Haden”, un arreglo por soleá de “First song”, original del contrabajista estadounidense fallecido en 2014.
Minutos después de terminado el concierto, en un after show, Diego Amador le dice a Bitácora del Auditorio que en México se siente como en casa porque el público de aquí es tan cálido como el de Sevilla. Añade que, en el escenario, su principal objetivo es divertirse en compañía de sus colegas, y que por fuerza eso se refleja en quienes escuchan.
Tiene absoluta razón. Oír a siete músicos de grandes ligas es un disfrute pleno que alcanza el clímax en “El gozo”, un tema que sirve de base para largas y emotivas improvisaciones. Es entonces que el piano de Amador se transforma no sólo en imaginaria guitarra sino en toda una sección de percusiones. Inicia pulsando las teclas de manera normal, luego rasga las cuerdas y más tarde las golpea con baquetas como si se tratara de una marimba.
Podría decirse que es un acto efectista, de hecho lo es, pero antes de llegar a tal divertimento ya mostró que él es eso y mucho más: un hombre que domina el flamenco puro y que lo abre a fusiones refrescantes con jazz, rock y ahora salsa (grabó “La sandunguita” con Óscar de León).
Antes de que sus asistentes se lleven a Diego a descansar, le hacemos una pregunta que a medianoche y de despedida no suena tan obvia: ¿qué es el duende? Lo piensa unos segundos y dice: “Te voy a contestar con una simpática frase que decía un viejo flamenco: ‘Duende es algo que te deja helado de frío’”.

Programa
Seguirilla / Maestro de Algeciras / A tiíto Haden / Vivir bien / Naranjo en flor / Miel y sal / Abrázame muy fuerte / Para Troilo y Salgan / Solo de cajón (Diego Amador hijo) / La mujer que más te duele / Ahora quien / La sandunguita / Soy de las 3000 / Casa Ángel / El gozo (improvisaciones).

No hay comentarios: