jueves, 20 de abril de 2017

Vanesa Martín: Alas para cruzar el Atlántico

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Munay / 20 y 21 de abril, 2017 / Dos funciones / 
2:05 hrs. de duración / Promotor: Get In México S.A. de C.V. 

Julio Alejandro Quijano
Por aquí, en una mesa, cuatro mujeres brindan. Por allá, igual número de amigas hacen lo mismo. No es coincidencia. Vanesa Martín se ha convertido en el pretexto perfecto para que todas ellas se reúnan y le canten al mundo —o a quien alcance a escuchar su coro desde el Lunario— que no hay nada que las frene. “Queda tanto por hacer / nadie nos va a parar”, dicen los versos de “Hablarán de ti y de mí”.
No es una metáfora. Es la historia de esta cantante española a quien no la ha detenido ni el Océano Atlántico. “Hace tiempo que quería venir a México”, dice. “Pero ya que estaba aquí, en el camerino, hace unos momentos, me entró la duda: ¿habrá venido gente?”. 
Porque una cosa son los likes y otra los fans. Martín comenzó a publicar sus canciones sobre mujeres que todo lo pueden hace diez años, cuando el concepto “empoderamiento femenino” todavía no se usaba como moneda de cambio. La honestidad de su mensaje a través de las baladas románticas se cruzó con la proliferación de las redes sociales, y de pronto comenzó a recibir miles de corazoncitos virtuales desde México. 
Ahora que los tiene enfrente, coreando “no quiero unas alas que vengan ya rotas”, les cuenta que incluso llegó a pensar que esa devoción cibernética era “un error informático”. 
“Pero tomé a mi equipo y le dije: ‘tenemos que ir a México para presentar Munay, y a ver qué pasa’”. Munay es su disco más reciente y lo que sucede es que las mesas están llenas de mujeres que agotaron los boletos de las dos fechas. Y en el último verso de “Polvo de mariposas” se ponen de pie y gritan para manifestar su empatía; todas alguna vez han vivido un “maldito cuento” en donde “él me pide su trozo de arena y después lo pervierte”. 
Pero no sólo de melancolía viven los fans de la compositora, también de “un espíritu más energético” que empieza con “Que se entere Madrid”, en la que demuestra su lado rockero: ni los tacones que usa le impiden moverse con una intensidad contagiosa. Por segunda vez, todas están de pie pero ahora no para despotricar contra el mal hombre sino para gritar que están a punto de despegar: “Y vuela, y vuela, y vuela”, corean. 
Entre tanto entusiasmo se asoma la minoría masculina que practica el viejo arte de la guerra de Sun Tzu: se une al coro con solo cambiar la última letra del título “Durmiendo sola”. Después de todo, ellos también pueden presumir que alguna vez dejaron a alguien con las ganas de dormir juntos. 
La elección para terminar es acertada: “Complicidad”. Con la sensación de que acaban de pasar la prueba del empoderamiento, la malagueña y sus fans se sienten tan identificadas que, después de despedirse, ella regresa del camerino para sellar su pacto: estrecha las manos de cientos de mujeres que le agradecen cantar en su nombre. En ese momento no lo sabe pero, en agradecimiento, algunas de ellas le preparan una serenata con mariachi que sucede al día siguiente, horas antes de su segundo show. 
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Es ahí donde Martín hace el anuncio de que su gira la lleva de vuelta a España pero que en noviembre regresará a México. En otras palabras, que el impulso de esta primera vez ha sido suficiente para que cruzar el Atlántico se vuelva una costumbre.

Programa
Frenar enero / La piel / Arráncame / Polvo de mariposas / Que se entere Madrid / No te pude retener / Ropa desordenada / Hablas / Trampas / Es tan necesario / Tiempo de espera / Durmiendo sola / Hablarán de ti y de mí / Rienda suelta / Aún no te has ido / Déjame a mí / Casi te rozo / 9 días / Te has perdido quien soy / Complicidad.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.