viernes, 28 de abril de 2017

Susana Zabaleta: El empoderamiento femenino


Foto: Chino Lemus /  Colección Auditorio Nacional

Lo que viene… / 28 de abril, 2017 / Función única / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: Consecuencias Publicitarias S.A de C.V.


David Cortés
La música es suave, delicada, la introducción perfecta para recibir a una mujer que si bien no se considera ni se define como sex symbol, sí posee los atributos necesarios para serlo. Sin embargo, Susana Zabaleta no sólo es hermosa, también se sabe inteligente y su discurso, a veces agresivo, otras íntimo, sensual, va dirigido de manera sutil a ellas, a su público femenino.
Se requiere imaginación histórica para recordar que este país ha evolucionado, pero que la condición de las mujeres en la sociedad no siempre ha sido igual. Ha habido batallas y la coahuilense ha brindado varias desde la trinchera de la actuación, ya sea en cine, telenovelas o musicales. Ella lo reconoce y se ufana; su más reciente producción todavía por ver la luz, Como la sal, “va dirigida a todas las mujeres que podemos ser muy tramposas para conseguir lo que queremos y los hombres son felices con eso porque ellos ni se enteran de nuestras trampas”.
Hoy la cantante hace énfasis en lo especial de la ocasión (“hay veces que vienes, cantas y te vas, pero esta noche es de magia”) y en la necesidad de vivir para tener recuerdos y no en atesorar imágenes en un celular. Su parado sobre el escenario es una invitación a la voluptuosidad, al deseo; bajo el manto del embeleso, uno se deja seducir, se olvida de todo y asimila esas ganas, esa preocupación por ser feliz.
Zabaleta es chispeante, maneja el doble sentido —“a cierta edad uno no se lleva cualquier cosa a la boca”—, es crítica ⎯alguien le entrega un regalo, lo abre y, desilusionada, dice “no hay nada, como en el gobierno”⎯ e incluso juguetona: “Ahora te cambian el páncreas y te sientes nuevito, así que chínguenle al alcohol”. Pero si los entretiempos son de risa o de poesía ⎯esta noche hay un par de guiños a Jaime Sabines⎯, su voz es un continuo llamado al erotismo y uno de los puntos climáticos de esa entrega se da en “Timidez”, tema en donde se hace acompañar únicamente por una guitarra acústica mientras ella, con su garganta, se encarga de llenar todo el espacio. Ocasionalmente, las armonías de Armando Moreno en los coros aportan más color a un set pletórico en luz.
 
Foto: Chino Lemus /  Colección Auditorio Nacional
También en algunas de sus interpretaciones aparece un tono festivo ⎯preludiado por Moreno que interpreta “Obsesión”⎯ de son. Un quinteto, más una sección de alientos, le sirven de soporte, una alfombra perfecta para una vocalista madura que aún no da muestras de agotamiento y en cambio se muestra en su esplendor. Es el suyo un canto que goza de movilidad, de no ceñirse a un género en específico y disfruta transitar por el bolero, la balada, pero especialmente se deleita al compartir con los otros esas canciones que ella ha hecho suyas y hoy entrega sin reticencias.

Programa
Dos días en la vida (con Armando Moreno) / La tirana / Escándalo / Hay que saber perder / Conozco a los dos / Envidia / Timidez / Todavía - Hablando con la noche (con Armando Moreno) / Obsesión (Armando Moreno) / Esas lágrimas son pocas / Amor, no fumes en la cama / Agua que no has de beber / Se te dijo / Puede / Yo no soy así / Veneno / Como una ola / Se nos rompió el amor / Bésame mucho.




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.