Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de abril de 2017

Soy Luna: El éxito viaja en patines

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional

En concierto / 29 y 30 de abril, 1 de mayo / Seis funciones / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Cuando despertaron, Luna Valiente estaba ahí. Traía sus patines rosas y Mateo la estaba besando. Y cuando Luna Valiente despertó, ellos también estaban ahí. Traían playeras con el estampado de Luna usando patines rosas y besando a Mateo.
Porque aquí todos sueñan. Lo hace Luna, una adolescente que aspira a convertirse en patinadora que canta, baila y es aplaudida por diez mil personas. Y lo hacen sus fans (y papás de los fans) que han hecho de México uno de los ciento cincuenta países en donde su historia se ha convertido en fenómeno de televisión, redes sociales y ahora también en vivo. De modo que el Auditorio Nacional se transforma en un sucursal de Disneylandia, “el lugar donde todos los sueños se hacen realidad”.
Soy Luna surgió como una telenovela de Disney Channel producida en Argentina. El día de su estreno, el 14 de marzo de 2016, generó doscientos sesenta millones de impactos en Twitter, es decir, una comunidad dispuesta a despertar. 
En vivo, bastan los primeros diez minutos para saber que Luna tiene razón cuando dice: “Quiero recordar que la vida es un sueño y se hace realidad”. “Sobre ruedas”, “Siempre juntos” y “Prófugos” sirven para presentar los tres trending topics (porque esta es una historia para nativos digitales) que guiarán la conversación de estos idealistas.
#SaltoGiroYEncuentroMiLibertad. Es Luna la que enarbola esta ilusión que viaja en patines. Recién llegada a una ciudad en donde su papá tiene un trabajo nuevo y mejor, la adolescente lleva en la maleta su juguete de ruedas y la visión de que un día será famosa y saludará a sus fans y le aplaudirán y encontrará a un hombre que le diga…
#SomosCómplicesLosDos. Es Mateo quien, con guitarra y chaqueta de cuero, tiene la misión de despertar el amor de Luna. Esto a pesar de que es un “niño presumido” y que muchas veces prefiere ignorar sus sentimientos para quedar bien con su banda de rock y que la mayor parte del tiempo cede a la mala influencia de una amiga que presume…
#LoTengoTodoMilVeces. Ámbar efectivamente tiene todo para ser una villana: egoísta, ambiciosa, tramposa y, por si fuera poco, rubia. 
Para no perder el hilo de estas tendencias de las redes sociales, ocho pantallas muestran no sólo la letra de las canciones sino lo que sienten los personajes a través de emoticones, ese lenguaje que funciona como desahogo emocional. 
Así que cuando aparece Luna platicando con Mateo sobre su idea de ir a patinar en Roller Jam (la pista de moda), para participar en un concurso, entonces en las pantallas aparece una carita sonriente. Sale Ámbar con un par de amigas para criticar el atuendo de su enemiga (que está totalmente out) y su actitud provoca en las pantallas unas caritas enojadas que, como reflejo, se reproducen también en las niñas y adolescentes que, desde su lugar, proyectan su desacuerdo con gritos.
Pero los emoticones más importantes son los de las caritas que en lugar de ojos tienen corazones. Está Mateo con Luna. Le pide perdón por haberse burlado de ella. Le explica que en el fondo él también es un idealista que quiere convertirse en rockero. Se miran a los ojos. Se acercan lo suficiente para provocar un alarido generalizado que sirve de ambiente para lo inevitable: un beso que es celebrado por miles de caritas pero no las de las pantallas, sino de las niñas en quienes, igual que en los emoticones, brillan corazones de amor. 
Entonces se hace más evidente que en este peculiar juego de espejos todo sucede en una pantalla. La vida de los personajes es registrada siempre por dos adolescentes, que con su tableta electrónica suben videos y fotos que el público mira a través de las pantallas. A su vez, en las butacas brotan los teléfonos celulares que registran el momento en que sus personajes son grabados en videos y fotos. 
“La vida es un sueño”, grita Luna cuando está a punto de ganar el concurso de canto y patinaje que la llevará a hacer realidad su aparición ante miles de fans. Pero ella aún no lo cree posible. Sólo se convence cuando Mateo se acerca para mostrarle su teléfono, en donde aparecen miles de mensajes a su favor. “¡Soy tendencia en las redes!”, grita. O como le dice Mateo: “Soñaste con tanta fuerza que ahora es realidad”. Realidad en una pantalla. O como escribió Pedro Calderón de la Barca: “Estamos en un mundo tan singular / que el vivir sólo es soñar”.
 
Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional
Porque entonces Luna despierta y ellos, diez mil fans, están ahí bailando y aplaudiendo. Y cuando ellos despiertan, Luna está ahí para prometer: “Jamás nos vamos a olvidar de este hermoso sueño”.

Soy Karol Valiente
Tuvo que cambiar de país para cumplir su sueño. Antes del éxito enfrentó a mucha gente que le dijo “no”. “Eres muy bajita”, le recriminaban unos. “No tienes la edad”, le explicaban otros. Pero ella nunca se dio por vencida y hoy está donde quería desde niña: frente a una audiencia que aplaude su talento. No, no es la historia de Luna sino la biografía de Karol Sevilla, la joven mexicana que lleva dos años viviendo en Argentina para interpretar al personaje de esta telenovela de Disney Channel que ha sido doblada al checo, danés, francés, hebreo, holandés, noruego, turco…
El paralelismo no es sólo biográfico, también comparten ideales, como el de no rendirse. Así fue que en las pruebas para el personaje, cuando le preguntaron si sabía patinar, respondió: “¿Patinar? Sí, también sé”. Al contarle esta historia al diario argentino La Nación, Karol explica: “Me había puesto en la cabeza que lo sabía hacer todo aunque en realidad patinar era algo que nunca había intentado”.
Los espectáculos en México le resultan emotivos por el obvio sentimiento de volver al lugar donde nació, pero también porque se ha reencontrado con su padre (sólo su mamá se fue con ella a Argentina). E igual que Luna, las redes sociales son testigo de su sueño hecho realidad: más de cuatro millones de seguidores en Instagram. (J.A.Q.)

Programa
Sobre ruedas / Siempre juntos / Prófugos / La vida es un sueño / Invisibles / Siento / Mírame a mí / Eres / Como un diamante azul / Valiente / Linda / Un destino / I’d be crazy / A rodar mi vida / Fush, ¡te vas! / Tengo un corazón / Mitad y mitad / Qué más da / Aquí estoy / Valiente / Vuelo.


No hay comentarios: