Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de abril de 2017

Mi abuela flamenca: Heredarás el baile

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional



Lunario Niños presenta / 29 de abril, 2017 / Función única / 
1:10 hrs. de duración / Promotor: María de Lourdes Lecona Álvarez.

Fernando Figueroa
Si el 29 de abril es el Día Internacional de la Danza y el 30 se celebra en México el Día del Niño, ¿por qué no juntar los dos festejos? Eso mismo se preguntó Lourdes Lecona, fundadora de la compañía Caña y Candela Pura, y decidió estrenar hoy Mi abuela flamenca, espectáculo de danza y música que pone a bailar a varios pequeñines entre las mesas y, al final, arriba del escenario.


La propuesta coreográfica de Lecona va de la mano con los arreglos para guitarra del sevillano Manuel Lolo Jiménez, quien utiliza piezas tradicionales del folclor español como pasodobles, una jota aragonesa y diversos palos del flamenco.

El espectáculo es una oda a los aún rescatables valores de la familia, en particular la comunicación entre distintas generaciones y la transmisión de enriquecedoras costumbres. Se narra la historia de Marianela (Fernanda Madrid), una adolescente que ignora a sus parientes y sólo quiere chatear con los amigos.
Cierto día, su abuela (Ana María Liceaga) literalmente abre el baúl de los recuerdos y la jovencita se enamora del vestuario y las castañuelas. La anciana le enseña a bailar en la sala de la casa donde todos cantan y bailan con sabor andaluz.
Al paso de los años, Marianela se convierte en una bailaora profesional (Aline Lecona) que se presenta en teatros de renombre al lado de otras figuras como Omar Castillo y Susana Aguirre, magnífica con las castañuelas. En uno de esos espectáculos llega la abuela como espectadora y se percata de que la nieta es digna heredera de su arte dancístico.
El presente y el pasado se entretejen en escena. La joven Marianela y la consagrada muestran sus habilidades por separado, una en el entorno familiar y la otra ante el público. En ambos universos son acompañadas por la guitarra y el cante de Lolo Jiménez, quien también actúa como abuelo, más otra de Raúl Mandujano y las percusiones de Olmo Ayala.
El recorrido musical va de los pasodobles —“El gato montés” (de Manuel Penella Moreno) y “España cañí” (Pascual Marquina Narro)— a la jota “Luchando, tercos y rudos” de la zarzuela Gigantes y cabezudos (Manuel Fernández Caballero), y un fragmento de la zarzuela La boda de Luis Alonso (Gerónimo Jiménez). Además de la canción popular “El vito” (“Las solteras son de oro, las casadas son de plata…”) y cantes por colombianas, caracoles y garrotín.
A la hora de los pasodobles se evoca una fiesta brava incruenta con la aparición de un toro de peluche (con actor adentro) que, además de embestir, también sabe usar el capote al intercambiar roles con el torero bailarín (Omar Castillo). Dos figuras gigantes remiten a los reyes de Aragón de carnaval mientras se interpreta “Luchando, tercos y rudos”.
El cierre de Mi abuela flamenca llega con una “rumba reguetonera hip-hopera”, según palabras de su autor, Lolo Jiménez, quien en la letra le pide a los niños que siempre defiendan su sonrisa.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Para la despedida se invita a los pequeños a que suban al escenario y bailen con todo el elenco. Entre los valientes destaca una encantadora niña de cuatro años, Lucía Rodríguez Payá —de padre español y madre mexicana con ascendencia ibérica—, quien mueve los brazos y las manos como una diva del baile flamenco. ¡Olé!


No hay comentarios: