Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 22 de abril de 2017

Eugene Onegin: El fracaso del amor


Transmisión de ópera en vivo desde el Met de Nueva York. HD. Temporada 2016-2017 / 22 de abril, 2017 / Función única / 
3:50 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Minutos antes de iniciar la transmisión vía satélite, desde el Met de Nueva York, en el sonido local del Auditorio Nacional se anuncia que Dmitri Hvorostovsky no actuará en el papel protagónico de Eugene Onegin, tal como aparece en el programa de mano, y que será sustituido por Peter Mattei. Entonces, se escucha un gracioso “¡aaahhhh!” de desaliento femenino que habla de la combinación de talento y galanura por parte del barítono siberiano.
Hvorostovsky tiene serios problemas de salud y ha cancelado todas sus presentaciones de 2017, hasta nuevo aviso. En 2009 hizo el papel de Onegin en el Met, al lado de Renée Fleming, en la producción de Robert Carsen. En 2013 se montó otra vez en el Lincoln Center esta ópera de Piotr Ilich Tchaikovski, con producción de Deborah Warner y actuación estelar de la soprano Anna Netrebko.
Había mucha expectación por ver a Netrebko con Hvorostovsky porque ambos son grandes estrellas de la ópera y su primera lengua es el ruso, idioma en el que está escrito el libreto de Tchaikovski y Konstantin Shilovski, a partir de la novela en verso de Aleksander Pushkin.
Resulta difícil imaginar el reto que implica suplir a Hvorostovsky, pero Mattei lo hace con éxito gracias a su potente voz y buena presencia escénica, además de dotes histriónicas suficientes para que el público crea que él es la encarnación del hombre que primero desdeña a Tatiana y al paso de los años se hinca ante ella suplicando amor. Baste decir que, en las entrevistas durante el intermedio, el joven director de orquesta Robin Ticciati dice que Mattei “es el actor más auténtico y mi corazón late a su ritmo”.
Se puede decir que Mattei está a la altura de Netrebko, quien vive su plenitud artística, tal como lo demuestra durante toda la representación, pero en especial en la larga escena del segundo acto cuando escribe una conmovedora carta de amor que no recibirá la respuesta anhelada.
El tercer papel en importancia dramática y lírica es el de Lenski (Alexei Dolgov, tenor), un poeta enamorado de Olga (Elena Maximova, mezzosoprano), hermana de Tatiana. Dolgov alcanza con facilidad las notas altas que emite Lenski en sus reclamos; él pierde la cordura cuando su amigo Onegin baila y flirtea con Olga, y por eso lo reta a duelo. En el intercambio de disparos muere Lenski; Onegin carga con esa pena moral durante el resto de sus días.
Durante la tradicional charla previa, en el Lunario, el maestro Sergio Vela comentó que Eugene Onegin es una de las mejores óperas rusas, y de las más socorridas, a pesar de tener muy poca “acción aparente”. La trascendencia proviene de la creación de atmósferas y de un genial traslado de la métrica de Pushkin al lenguaje musical.
La producción de Deborah Warner retrata el ambiente bucólico de una finca de terratenientes, en el siglo XIX, donde se celebra el final de la cosecha. Es la casa de Tatiana y Olga, cuya madre ha enviudado. Los campesinos son bienvenidos a la fiesta y se divierten con música y bailes de la estepa rusa. Una gran mampara de vidrio funciona como pared que separa el hogar del campo; con las cortinas abiertas sucede el jolgorio popular, y al cerrarse se desarrollan los sucesos íntimos.
Olga es extrovertida y alegre, Tatiana lee novelas románticas y espera con paciencia a su príncipe azul. Cuando Onegin las conoce, le pregunta a Lenski por qué es novio de Olga si Tatiana resulta más interesante. Esta última se enamora perdidamente de Onegin y se atreve a decírselo por escrito, algo inadmisible para la época.
Onegin no cree en el amor, mucho menos en el matrimonio, y así se lo hace saber a Tatiana. Varios años después, Onegin llega como invitado a una elegante fiesta en San Petersburgo que ofrece el príncipe Gremin (Štefan Kocan, bajo). Resulta que la esposa del anfitrión es Tatiana, quien sigue enamorada de Onegin pero no se atreve a irse con él. En la última escena ella lo besa y se aleja, dejándolo solo y abatido.
Al maestro Sergio Vela le parece que, desde el punto de vista dramático, se trata de uno de los finales más débiles en la historia de la ópera; sin embargo, añade, el prodigio musical va más allá de la anécdota y hace posible que el cierre sea estremecedor.

Netrebko, Pushkin y Gelb
• Al ser entrevistada por Renée Fleming, Anna Netrebko le dice a la cantante estadounidense: “Tú eres Tatiana”, y la felicita por su perfecta pronunciación del idioma ruso. “Cuando la cantaste (en 2009), yo entendí cada una de tus palabras”.
• Netrebko también comenta que desde niña leyó gran parte de la obra de Pushkin y sugiere: “Si ustedes (el público) son amantes de Eugene Onegin, deben leer el poema para entender mejor la ópera”.
• Peter Mattei señala que los ensayos sirven para pulir a un personaje, pero lo principal es dejarse llevar por la música y el texto. Robin Ticciati dice que en Eugene Onegin se plasman, de manera compleja, emociones aparentemente simples.
• Esta ópera se estrenó el 29 de marzo de 1879 en el Conservatorio de Moscú. 
• Peter Gelb, gerente general del Met, anuncia cinco nuevas producciones para la próxima temporada: Un par de Sir David McVicar: Norma, de Vincenzo Bellini, con Sondra Radvanovsky; y Tosca, de Giacomo Puccini, con Kristine Opolais. Thomas Adès dirigirá el estreno en Estados Unidos de su ópera El ángel exterminador, una historia de horror con tintes surrealistas. Por primera vez en el Met se montará Cendrillon, de Jules Massenet, con Joyce DiDonato en el papel principal. Por último, Cosi fan tutte, de Wolfang Amadeus Mozart, producida por Phelim McDermott, ambientada en Coney Island de los años cincuenta, con Kelli O’Hara como Despina. (F.F.)

No hay comentarios: