Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 30 de abril de 2017

Daniel Wong & Friends IV: El crucero del amor al jazz



30 de abril, 2017 / Función única / 2:10 hrs. de duración /
Promotor: Daniel Hidalgo Wong.

Alejandro González Castillo
Una pila de discos compactos descansa sobre el piano y otro montón yace sobre el suelo, en ellos se encuentran las más hondas ilusiones de su dueño y autor: Daniel Wong. “Este desorden no es para sentirme en casa —dice el pianista apenas toma el micrófono, mientras señala sus partituras y los mencionados platos—, lo que pasa es que les quiero presumir todo lo que he hecho”. Y entonces toma asiento para interpretar a solas “Lunes”, una pieza incluida en su álbum debut. 

“Una de mis metas era grabar hasta que alguien me dijera ‘ya basta’. Y eso he hecho; a la fecha he terminado trece discos”, comenta Wong orgulloso. Su proeza, naturalmente, merece aplausos; no cualquiera muestra la fortaleza apropiada para esquivar las mañas de los caimanes —pillos del ambiente musical a quienes el de las gafas define como aquellos “que te roban dinero”— así como el tesón justo para mantenerse vigente en el mundo del jazz. “Gracias a mi trabajo he conocido muchos países, tocando en varios cruceros”, remata el compositor, admitiendo también, socarrón, que de seguir dedicándose a la música sincopada esos cruceros marítimos podrían transformarse en automotrices.

A lo largo de su carrera, el creador de “El blues de Puercolandia” ha contado con la compañía de grandes colegas, como él mismo admite. Hoy, por ejemplo, quienes completan a su lado el Mad Trío se encuentran tan listos para darle vida a un “Bass swing” de ritmo ágil como para interpretar el tema “ASAP" (siglas que significan “as slow as posible”, se aclara). Sus nombres: Mario García (batería) y Arturo Báez (contrabajo), quienes toman sus instrumentos al llamado de su comandante sonoro para luego dejar que Isaac Thompson (guitarra) y Manuel Clavijo (trompeta) se les unan.
Sin embargo, es la llegada de Pablo Wong y su flauta la que significa el arribo de los más entrañables recuerdos. Y es que entre hermanos las anécdotas fluyen para que los escuchas se enteren de cómo fueron los últimos días de la madre de la pareja (gracias a “Mamá manzana”) y el modo en que ambos intercalaban durante su niñez los dados de los juegos de mesa con sus lecciones musicales. La concreción de un sexteto en escena también significa la ejecución de una de las composiciones más arriesgadas de la cita, la intrincada “Rycha”. 
Más tarde, Ismael Sánchez trae consigo un clarinete y los temas “guapachosos” del repertorio —aunque sin llegar al extremo del reggaetón, como su autor comenta— para anticipar el final de la tardeada. Y es así como, tras los músicos, los ventanales del Lunario anuncian que el sol está cerca de ocultarse, que el domingo que la mayoría dedicó a celebrar el Día del Niño se extingue y que los de espíritu explorador ya pueden volver a casa, contentos de haber agasajado a su espíritu recordando a Bud Powell y a John Coltrane, en el Día Internacional del Jazz.

Programa
Lunes / Bud Powell / El blues de Puercolandia / No así / Bass swing / ASAP / Martinique / Noche imaginaria / Mr. JC / Mamá manzana / Me va, te va / Rycha / 10 / Wapango / Sin fantasía / 9 / Qué polka.

No hay comentarios: