Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 1 de abril de 2017

Andrés Cepeda: Música para pedir matrimonio

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional



Mil ciudades tour / 1 de abril, 2017 / Dos funciones / 2:15 hrs. de duración /
 Promotor: Sony Music Entertainment México S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Él está enamorado y ella dispuesta a decirle que sí. Para demostrarle cuánto la quiere, él piensa proponerle matrimonio de manera especial. Planea una sorpresa en una atmósfera romántica, con música que les gusta a ambos y un par de copas para brindar. Sucede. Todo tal como él lo deseaba y ella lo soñó. La respuesta es un sí (esperado pero no por ello menos romántico y emotivo), seguido de un beso (esperado pero no por ello corto: pasa un minuto antes de que sus labios se digan hasta pronto). 
Esta historia sucedió en París pero también en el Lunario del Auditorio Nacional. Tiene nombres distintos pero la intensidad amorosa es la misma. En diciembre de 2016, el cantautor colombiano Andrés Cepeda invitó a su novia a París. Cenaron un el balcón de un restaurante frente a la Torre Eiffel y brindaron con champaña. A mitad de la velada le pidió matrimonio. Fue tan feliz esa noche que lo compartió con sus seguidores en la red.
Tres meses después, un hombre invita a su novia al primer concierto de Cepeda en México. Consigue una mesa en las primeras filas del foro y pide vino para brindar. A las diez de la noche interrumpen el show para llevar a cabo su ritual: el hombre se hinca, busca la cajita del anillo en las bolsas de los pantalones, no la encuentra, se pone nervioso, recuerda que la puso en la camisa, la encuentra, la abre y le pide matrimonio. Ella llora, le exige que se levante para besarlo. Cepeda, cómplice, los ha estado mirando desde la oscuridad del fondo del escenario. Se acerca y los abraza. Es evidente que son compañeros de la misma felicidad.
La similitud de las anécdotas explica la conexión que el artista establece con sus seguidores. Sin los aspavientos usuales del famoso, Cepeda actúa y canta con una honestidad que perciben los que lo escuchan. Su petición de matrimonio fue en París y la de sus fans en México pero en ambos casos el fondo ideal es la letra y música de “Yo que tanto te esperé”. Porque mientras ellos ofrecen su corazón y ellas lo aceptan, la voz de Cepeda se escucha: Por fin te vuelvo a ver, / burlando el tiempo y la distancia; / tú, distinta a las demás, / perfecta como estás, / llegaste a despedir mi soledad.
La diferencia de países en estas historias de amor también adquiere sentido cuando Andrés saluda y dice con entusiasmo: “Quiero agradecer que por fin me hayan traído a México; es la primera vez que venimos y eso es gracias a ustedes y a la disquera”.
En sentido estricto es la segunda vez que toca en nuestro país, pero la del año pasado fue una visita de promoción que terminó con un breve show case aquí mismo. Su meta, dijo entonces, era regresar para un concierto formal porque no dejaba de ser extraño que su gira se llame Mil ciudades y entre ellas no estuviera la capital de México. Y lo consiguió al doble: se agotaron los boletos para la función de las nueve de la noche y entonces abrió otra en el mismo día a las cinco de la tarde. Por eso, después de haber recordado su pasado rockero con cinco temas de su vieja banda de los noventa, Poligamia, se detiene un poco sofocado pero animoso: “¡Vamos por la segunda tanda y estamos como si nada!”.
En veintisiete años de carrera ha pasado por el rock, el pop, la balada, el bolero y hasta coqueteos con el vallenato, y todo eso se oye en el concierto. “Vamos a hacer una cosa muy dinámica”, había advertido antes de empezar. Así lo escucharon (y a veces hasta lo intentaron bailar) quienes fueron testigos de su primera vez en México, incluyendo a la actriz Sandra Echeverría, que no se cansaba de decir a sus compañeros de mesa: “¡No lo puedo creer, siete años de conocer su música y por fin hoy lo veo en vivo!”.
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
La emoción de esta fan se entiende mejor si se toma en cuenta que, en efecto, el cantautor ha dado funciones en España, Francia, Argentina, Ecuador, República Dominicana y Estados Unidos. De ahí la alegoría de las Mil ciudades, que es título del álbum que ahora promueve en México y que, tras los dos shows agotados, podría llamarse “Mil y un ciudades”.

Programa
Canta conmigo / Mil ciudades / Enfermedad de ti / No es casual / Mejor que a ti me va / Yo que tanto te esperé / El mensaje / El carpintero del amor / Sé morir / Se te nota / Voy a extrañarte / Tengo ganas / Corre tiempo / Lo mejor que hay en mi vida / Desvanecer / Mientras más pasaba el tiempo / Amor gitano / Piel canela / Un ratito / Embrujo / Desesperado.

No hay comentarios: