Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 9 de marzo de 2017

Carl Palmer’s ELP Legacy: En memoria de Emerson & Lake



9 de marzo, 2017 / Función única / 2:10 hrs. de duración / 
Promotor: Alejandro de la Cuesta.

David Cortés
2016 es considerado un año fatídico para la música de rock, doce meses en los que pilares del género fallecieron. Sin embargo, el golpe fue aún más devastador para el rock progresivo porque con apenas diez meses de diferencia murieron dos de sus bastiones, Keith Emerson y Greg Lake, tecladista y bajista-cantante, respectivamente, de Emerson, Lake and Palmer (ELP).
Carl Palmer, el elemento final de la tríada, les sobrevive y ahora se da a la tarea de rememorar la música de uno de los supergrupos de los setenta que, aunque rimbombante y pretencioso para muchos, sentó los fundamentos de la corriente dominante de la década.
El baterista, con Paul Bielatowicz (guitarra y durante mucho tiempo integrante de Neal Morse) y Simon Fitzpatrick (bajo y que, además de un par de discos en solitario, ha tocado con Jennifer Batten y Joe Lynn Turner), constituye ahora ELP Legacy con el propósito de homenajear a sus ex compañeros y rememorar la cauda sonora creada por los tres. 
Cuenta Palmer: “Desde el 2001 he tocado con mi propio trío de poder y reemplacé los teclados con la guitarra eléctrica, creo que es la forma más honesta de acercarse a la música de ELP, no quería un cantante que tratara de sonar como Greg Lake, la idea fue reinventar la música”.
Movimiento justo, ¿quién podría ya no imitar sino tocar los teclados como Keith Emerson?, ¿quién erizaría la piel como lo conseguía Lake al interpretar sus canciones? Así que ELP Legacy rememora los temas más exitosos de ELP, pero en nuevas versiones. La guitarra sustituye al arsenal de teclados, la voz se elimina y quedan versiones instrumentales, algunas de ellas “recortadas”, pero con el espíritu original casi intacto. Algo se pierde pero es mayor la ganancia. 
Los acompañantes de Palmer se multiplican, los instantes de virtuosismo afloran ⎯“Pictures at an Exhibition” es uno de ellos⎯. Al principio se extraña la voz, pero ésta aparece cuando los asistentes, en un susurro lejano, tararean las partes más reconocibles y le ponen a “Lucky Man” o “Jerusalem” mayor emotividad.
El recuerdo está a flor de piel ⎯Palmer dedica “America” a Emerson y “Lucky Man” a Lake⎯, pero no hay lamento y en su lugar se da una gozosa celebración. El baterista abandona su sillín, jadea, resiente los efectos de la altura de la Ciudad de México, pero no le importa, ataca furiosamente su instrumento como si tocara a un lado del Támesis y al llegar su solo, aunque con algo de pirotecnia, deja claro que no obstante el paso de los años es uno de los mejores de la historia.
Bromea, presenta cada una de las melodías como si éstas fueran de reciente cuño (“¡Ah!, la conocen”). Al pedido de algún tema en particular responde “calma, esperen” y luego da la entrada a “21st Century Schizoid Man”, “la primera canción que ensayamos cuando aún no teníamos nada”. Hace un repaso por las partituras de Copland, Bartók, Janáček, Mussorgsky, Mancini, compositores en su mayoría del mundo de la música de concierto y a los que ELP invitó a conocer en su momento.
Cuando la magia termina, queda la sensación de que más allá de la nostalgia, aquí se dio uno de los mejores conciertos de rock progresivo de los años recientes, un repaso histórico por una época dorada que ha perdido poco a poco a sus principales figuras, pero cuyo legado es imborrable.

Programa
Intro / Hoedown / Peter Gunn / Karn evil No. 9 / The Barbarian / Trilogy / America / Knife Edge / 21st Century Schizoid Man / Jerusalem / Solo de bajo / Lucky Man / Solo de guitarra / Carmina Burana / Pictures at an Exhibition / Fanfare for the Common Man / Nutrocker.

No hay comentarios: