miércoles, 1 de febrero de 2017

Rock en tu Idioma Sinfónico: El corazoncito de rockers y macizos

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional


1 de febrero, 2017 / Función única / 2:05 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Ahí están Arturo Ybarra y Gasú Siqueiros rasgueando sus guitarras mientras Jorge Amaro ataca la batería y Sabo Romo pulsa su bajo. Se ven felices y relajados, tocando éxito tras éxito al tiempo que aprovechan las pausas entre temas para arrojar buscapiés y ver quiénes entre el público saltan con la respuesta correcta.
¿Cómo se bailaba en los años ochenta?, ¿dónde estaba ubicado Rockotitlán?, ¿quiénes fueron los primeros punks del viejo DF?, ¿cuál era el grupo “más caliente del mercado nacional” en 1987 y cuál contaba con los músicos más “guapotes”? Interrogantes todas aclaradas puntualmente por Sabo, quien dice dudar si quienes tiene enfrente, aplaudiéndole de pie, son demasiado jóvenes para saber las respuestas o lo que ocurre es que los que están sobre el escenario hace tiempo dejaron atrás los veinte.
Sin embargo, aunque algunos de los músicos presumen una larga mata de pelo invadida por las canas, y otros han preferido recurrir al rastrillo con tal de borrar la debilidad del cuero cabelludo, ningún ejecutante escatima energía. Y cuando Bon, Cala, Kazz, Sergio Santacruz, Humberto Calderón, Piro, Rafa Sánchez, Luis Bolín, Marciano Cantero y Leonardo de Lozanne toman su turno frente al micrófono, lo hacen para igualmente derrochar sudor. Sí, todos representan al equipo de la “momiza”, tal como el bajista cuenta resignado; aunque “la chaviza” que en los asientos canta esa tira de temas titulada Rock en tu Idioma parece celebrar dicha condición. “Ni piensen en poner sus posaderas en los asientos”, les advierte a sus escuchas el líder de “los del asilo” —como él mismo califica a sus colegas— antes de lanzarle una orden a cualquier aguafiestas que pretenda correr a la felicidad que el momento atrae: “Déjala tranquila”.
Definir lo que sobre el escenario sucede no es simple. Podría decirse que esta vez los Caifanes están integrados por Bon y Los Enemigos del Silencio, una pandilla de Enanitos Verdes que, por cierto, son Amantes de Lola y poseen Rostros Ocultos por luces de Neón. Para finalizar, se acotaría que todos ellos crean un Ritmo Peligroso que le provoca Fobia a quienes no creen en el enunciado que dicta que La Unión hace la fuerza. Y una vez que Felipe Pérez Santiago arriba acompañado de la Camerata Metropolitana y el coro Euterpe, el asunto se complica aún más. Porque entonces ese cancionero que durante los años de escuela funcionó a la perfección para ganarse despreocupados besos en las fiestas, de pronto luce ideal para reflexionar respecto al cruel paso del tiempo. 
“Éramos muy rockers y macizos, pero también teníamos nuestro corazoncito”, acepta el de Caifanes para así arrancar con un temario que incita a los más dramáticos a rebanarse las venas con las llaves del coche; claro, con los versos de “Beber de tu sangre” como principales agitadores. Y es así, con la sorpresiva aparición de Lobito, percusionista de Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, como Francisco Familiar, el único de los que pisan el escenario que no nació en los años sesenta, presume su voz. Luego, no resta más que recordar a dos argentinos célebres, ambos ausentes por causas distintas: Miguel Mateos y Gustavo Cerati. Todos cantan entonces la historia de un corazón agrietado y frágil, aunque no sin antes anunciar que el espectáculo que está cerca de terminar será repetido en junio, justo en el mismo foro de Reforma.
 
Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional
“Ustedes son quienes han puesto estas canciones tan alto, por eso este proyecto es tan suyo como nuestro”, avisa el de Fobia; “estar aquí es la muestra clara de nuestra supervivencia”, continúa el de la “Muralla verde”. Sin embargo, es el cantante español quien suelta las palabras más elocuentes del día, dedicadas a quienes en la oscuridad agitan su teléfono celular en el aire, sustituyendo así a los encendedores que antaño acaloraban los momentos reflexivos durante los conciertos: “La diosa de la fortuna está siempre con los valientes, así que vayan con ella; anden con cuidado y nunca dejen de ser audaces. No tengan miedo ante la vida, que el miedo, dicen los viejos, es un mal compañero de viaje”. 

El origen de la explosión 
Varios fueron los factores que ayudaron a que el lema Rock en tu Idioma se posara en los oídos de millones de escuchas. La urgencia de encontrar una identidad nueva, el afán de generar un cambio de estafeta en el rock mexicano fueron determinantes, y de ello estaban al tanto los del sello discográfico BMG, quienes crearon el afamado eslogan con tal de provocar ventas estratosféricas.
Sin embargo, aquella explosión sonora tuvo sus antecedentes en el ambiente subterráneo. Tras el temblor de 1985, un puñado de creadores jóvenes certificó la importancia de diversos canales de difusión alejados de los que el televisor tachaba como hegemónicos. Foros como El Nueve, Rockotitlán y Tutti Frutti; estaciones radiales como Rock 101 y Espacio 59, además de esfuerzos discográficos como el compilado Comrock (1985), llevaron a la superficie a músicos que con el tiempo alcanzarían la fama, justo al lado de los grupos argentinos y españoles que les arrancaban suspiros a los adolescentes de la época. (A.G.C.

Programa
Viento / Con Bon (y José Areán): Parecemos monitos / Con Kazz: Mamá / Con Neón: No hay nada eterno / Con Piro: Déjala tranquila / Con La Unión: Sildavia / Con Marciano Cantero: Yo te vi en un tren / Con Leonardo de Lozanne: El microbito / Con Cala: El último adiós - Mátenme porque me muero / Con Bon (y José Areán): Voy a buscar / Con Kazz: Beber de tu sangre / Con Neón: Juegos de amor / Con Francisco Familiar: Kumbala / Con Piro: Marielito / Con La Unión: Lobo hombre en París / Con Marciano Cantero: La muralla verde / Con Leonardo de Lozanne: El diablo / Con Cala: El final / Todos: Es tan fácil romper un corazón - Cuando pase el temblor. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.