martes, 14 de febrero de 2017

Ilse, Ivonne & Mimí: Retrovisor al paraíso


Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional

30 años / 14 de febrero, 2017 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Promoción, Entretenimiento y Cultura S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Es Mimí quien define como los años “chochenta” a la era en la cual Flans hilvanó una cantidad de éxitos que muy pocos consiguieron eludir a la hora de tararear en el camión o bailar en la disco; porque sí, antes del metrobús hubo autobuses a secas y los antros solían llamarse discotecas. El lugar común diría que desde entonces ya llovió; sin embargo, a juzgar por la reacción del público ante el temario del trío que completan Ivonne e Ilse, pareciera que ni un diluvio sería capaz de ahogar los recuerdos de esos días de cuadernos, tareas y flirteo adolescente.


Tres décadas han pasado desde que esas tres chicas tomaron por asalto el televisor para enumerar los objetos que atestiguaron un encuentro amoroso en cierto bazar. Así, entre camisetas, discos y jeans, lápices labiales de rojo encendido, viejos cuadros y blusas coquetas, el recuento de memorias de hoy tiene como aliadas a las coreografías que antaño eran obligatorias en las tardeadas. Sin traspiés, las de “Hoy por ti, mañana por mí” reproducen sus movimientos clásicos con eficiencia mientras los presentes los replican sin dejar de cantar, como si las responsabilidades de la edad madura jamás hubieran aparecido y la vida se concentrara en bailar frente al espejo durante horas. 

Sin embargo, a pesar de que los aplausos se esfuerzan por ignorarlo, vaya que el tiempo ha hecho lo suyo. En las pantallas del foro, por ejemplo, se descubre cómo el verdugo de las manecillas logró que las repisas que solían lucir repletas de casetes se vaciaran para que la música virtual llenara los bolsillos de los escuchas. Es Ivonne quien apunta la gravedad de los cambios que han tenido lugar desde que las jóvenes portaban copetes similares a “códigos de barras”, y lo hace considerando a las amistades que se fueron para no volver, con la triste tonada de “Desde la trinchera”. Aunque es la intérprete de “Finge que no” quien mejor sintetiza el paso de los años al ignorar a los novios infieles, a quienes solía dedicar dicho tema, para hablar con las niñas que se convirtieron en madres “chambeadoras y fuertes que saben sacar adelante a su familia; mujeres empoderadas y hermosas”.
El trío se anuncia satisfecho de gozar de la compañía de sus fans; “maravillosas y buenas noches. Auditorio Nacional lleno por séptima ocasión en un año y medio. Se dice fácil, pero gracias por ser parte de este viaje de tres décadas”. Las cantantes se refieren a quienes las acompañaron a la hora de lidiar con el rufián de “Rufino”, con el casanova de Giovanni, con ese pasado de moda que jamás será un Rocky o con el admirador desorientado que esquivaba miradas sin enterarse de que derretía corazones. En fin, que el trío que en escena transforma sus manos en pañuelos, mientras exige que no se controle su forma de vestir, pensar, bailar ni cantar, confrontó mosquitos asesinos a la hora de estudiar para algún examen y se las arregló para tirar tragos por la ventana sin que el pelafustán que pagaba las copas se enterara. Todo con tal de encontrar a su “Alma gemela”. 
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
Tras homenajear a Mecano (“Barco a Venus”), Cristian Castro (“No podrás”) y Jenny and The Mexicats (“Verde más allá”), además de contar con el apoyo del coro dirigido por Beto Castillo, al final las intérpretes desempolvan sus atuendos de la era del walkman para correr libres de esquina a esquina, como si el escenario fuese un bulevar vacío, listo para ser cruzado a más de cien por hora. “Miré el retrovisor, la avenida era toda mía”, cantan todos mientras un viento imaginario deshace su peinado y ese espejo para mirar hacia atrás, complaciente y espléndido, se dedica a reflejar puros paisajes paradisiacos. 

Las tres mosqueteras, treinta años después
Mimí: “Siempre que empiezas un proyecto con ilusión esperas que la gente responda bonito. Pero lo que nos ha pasado recientemente ha superado todas nuestras expectativas. Originalmente pensamos que haríamos un show más íntimo, cercano, con gente perteneciente a nuestra generación, pero hemos notado cómo se han sumado generaciones más jóvenes; francamente, las tres estamos con el ojo cuadrado por estar de nuevo en el Auditorio Nacional”. 
Ivonne: “En todos los conciertos hay chamaquitos que no habían nacido cuando nació este grupo. Y es una sorpresa muy grata verlos, a tantos chavillos bailando y cantando frente a un escenario como el del Auditorio Nacional, así de enorme, donde para llegar al micrófono casi tengo que agarrar patines, hacer mucho ejercicio. Lo que me encanta de ese escenario es que sobre él una baja como cuatro kilos”. 
Ilse: “Es que se trata de un escenario demandante, que impone muchísimo y donde el después lo pagas caro. Yo necesito como una semana para reponerme tras estar ahí. Es una verdadera paliza. Y es que ha habido un cambio, de hace treinta años a ahora. Actualmente poseemos muchísima más energía que antes. En mis épocas mozas yo no terminaba con tantos dolores como hoy, que al acabar un show siempre me duele el cuerpo. Por eso siento que las tres estamos dando muchísimo más de lo que ofrecíamos cuando éramos jóvenes”. (A.G.C.

Programa
Yo no sería yo / Me gusta ser sonrisa / Uhm, ah oh / Mosquito bilingüe / Rufino / Giovanni amore / 20 millas / Tiraré / Verde más allá / Alma gemela / Quédate a mi lado / Hadas / Finge que no / Desde la trinchera / Ay amor / No podrás / Hoy por ti, mañana por mí / Tímido / Barco a Venus / Él no es un Rocky / Me he enamorado de un fan / Corre, corre / Bazar / Las mil y una noches / No controles. 


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.