jueves, 8 de diciembre de 2016

Yoshio & Iván Caraza: El sensei y un alumno aventajado

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional




Variety with the Big Band Jazz de México / 8 de diciembre, 2016 / Función única / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: Marcela Hernández Yáñez.


Fernando Figueroa
Iván Caraza hace reverencias ante Yoshio, a quien define con dos palabras: “¡Estás cañón!”. Algo parecido expresa el público con sus aplausos y vítores luego de una interpretación volcánica de “El triste”, a cargo del intérprete capitalino de raíz japonesa, arropado por la Big Band Jazz de México (BBJM).
Para Caraza, “compartir el escenario con Yoshio es como tomar una cátedra”. La idea de cantar juntos en el Lunario, comentan, surgió luego de que fueron invitados a participar en el álbum Big Band Jazz de México & Friends. Ernesto Ramos, director de esa agrupación, asiente con la cabeza y luego pide a los aquí reunidos que compren muchos de esos discos para que haya segunda parte.
Ramos comenta que este recinto “es nuestra casa desde hace trece años”. La BBJM no sólo tiene aquí una temporada anual, también se presenta cada vez que alguien tira la casa por la ventana y garantiza así una instrumentación de lujo.
El programa se integra con boleros, standards y canciones navideñas. Una de las razones de esta reunión es despedir el año como se debe; la gente fue citada dos horas antes para brindar en el vestíbulo y así llegar bien entonados al concierto.
Yoshio y Caraza se alternan en el escenario y en ocasiones hacen dueto; se percibe que han ensayado a fondo porque sus voces se escuchan nítidas, sin que ninguno opaque al otro. A Yoshio se le notan las tablas luego de cuarentaiséis años de carrera y frecuentes visitas al Lunario. Caraza parece niño con zapatos nuevos y no tiene empacho en decir que está nervioso “por alternar con tanto talento”.
El nacido en Minatitlán y educado en Monterrey (es administrador de empresas) también ha corrido la legua en el medio artístico como actor de telenovelas —Antes muerta que Lichita, Que te perdone Dios, Mujeres de negro—, y de un buen número de musicales: El diluvio que viene, ¡Qué tal Dolly!, José el Soñador, Bésame mucho, La novicia rebelde, entre otros. Además posee carisma, sangre ligera y facilidad de palabra.
Tiene una voz potente y educada, misma que aprovecha para transmitir emociones con gran intensidad. Es evidente que trae la música por dentro, pues por instantes “dirige” con todo el cuerpo a la BBJM —sobre todo cuando Ernesto Ramos se entretiene con el sax—, y lo hace con precisión y de manera espectacular.
Las fans de Caraza y Yoshio se encargan de chulearlos durante todo el show y ellos se dejan querer. Hacen una buena mancuerna como cantantes y entretenedores, misma que crece enormidades con la participación de la BBJM. En una entrevista previa evocaron a la dupla que hacían Frank Sinatra y Dean Martin en Las Vegas, un modelo a seguir con la debida tropicalización del caso.
 
Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional
En una de las mesas, Gualberto Castro, quien durante muchos años se presentó con sus hermanos en la ciudad del juego, aplaude a sus colegas y desde ahí rubrica una noche de paz, amor y canciones imperecederas.

Programa
Intro (BBJM) / Emociones (Yoshio e Iván Caraza) / Bonita - Perfidia (Yoshio) / Sorpresa - Mía - Come Fly With Me (Iván Caraza) / New York, New York (Yoshio) / Quién será (Yoshio e Iván Caraza) / Viajera – El triste (Yoshio) / Música suave (Iván Caraza) / Santa Claus llegó – Feliz Navidad – My Way (Yoshio e Iván Caraza) / Voy a apagar la luz (Iván Caraza) / Fly Me to the Moon (Yoshio) / Can’t Take Eyes Off You (Yoshio e Iván Caraza).




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.