jueves, 1 de diciembre de 2016

Colin Stetson & Sarah Neufeld + Anna von Hausswolff: Personalidades esotéricas y sonidos incendiarios

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional


Festival Aural / 1 de diciembre, 2016 / Función única / 3:00 hrs. de duración / 
Promotor: Daniel Gerardo Lara.


Alejandro González Castillo
Podría creerse que se están retando con la mirada, que el hecho de que sus rostros se encuentren tan cerca el uno del otro no tiene otro fin que preparar los colmillos para arrancarle a mordidas los párpados al supuesto oponente. Colin Stetson & Sarah Neufeld, sin embargo, están lejos de mostrarse hostiles entre sí, aunque la música que crean, aparentemente, indique lo contrario.
Ella con el violín prendido del cuello, él con el saxofón como extensión de su tráquea; ambos frente a frente, conciliándose, haciéndose uno sin palabras de por medio. La del vestido ejecutando un vaivén melódico, hipnótico y agreste, con ocasionales falsetes al micrófono; el del aliento incendiario, soplando lumbre con la ayuda de múltiples filtros y bases rítmicas de carácter sintético. La dupla tiene como aliado al vértigo, produce música minimalista que genera tensión y que resulta portátil si los escuchas se atreven a llevarse a casa Never Were the Way She Was, el álbum firmado por la pareja que a la entrada del Lunario se vende.
Oriundos de Estados Unidos y Canadá respectivamente, Stetson y Neufeld terminan su participación tomados de la mano, tras pasar de la alarmante “Won’t Be a Thing to Become” al alivio producido por el tema que le da título a su disco. El escenario queda listo entonces para que Anna von Hausswolff tome su turno dentro de esta sesión del Festival Aural. Con una armónica entre los labios, la tecladista sostiene una sola nota hasta llevarla a sus últimas consecuencias, justo al punto donde el cuarteto que la acompaña se interna en las cavernas del feedback; se trata del preámbulo justo para que el combo ataque sin clemencia su temario, caracterizado por subidas lentas y amables, y también por bajadas toscas e infames, cual viaje en montaña rusa.
Y ya que se usan analogías relativas al parque de diversiones, Anna va de emular la voz de una niña risueña, con un algodón de azúcar en mano, dando vueltas en el carrusel, a gritar despavorida, como si descubriera que el reflejo amorfo que encontró en los vidrios de la casa de la risa la acompañara hasta el espejo del sanitario. Esos, los polos emocionales que la rubia provoca, son los que la audiencia goza descubrir, hundida en el silencio hasta que desata los aplausos al comprender que en las manos de la sueca el término épico adquiere una nueva dimensión.
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
La calma al fin llega con la cantante rondando los asientos de los escuchas con el micrófono pegado a las comisuras y la cabellera como velo, cubriéndole el semblante. La compositora incluso sube a una de las mesas y desde ahí, acompañada de una guitarra acústica y la reverberación propia de una catedral, lanza odas al viento que azota un lugar imaginario llamado The Miraculous (título de su más reciente álbum, al que preceden Singing from the Grave y Ceremony). Tras volver al suelo, la cantante arremeterá de nueva cuenta con ese death metal de espíritu folk y personalidad esotérica, y no habrá escapatoria entonces; todos abandonarán el foro con la seguridad de que tendrán que convivir con un inquilino temporal en su oído, un insecto que zumbará persistente hasta que el sol se alce en el horizonte. 


Programa
Colin Stetson & Sarah Neufeld: The Sun Roars Into View / Dark / In the Vespers / Won’t Be a Thing to Become / The Rest of Us / Never Were the Way She Was.
Anna Von Hausswolff: Drone / Discovery / The Hope Only of Empty Men / Pomperipossa / Deathbed / Evocation / Stranger / Come Wander with Me / Warszawa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.