viernes, 25 de noviembre de 2016

Ricky Martin: La entrega de cuerpo y alma

Foto: Sergio Bautista  / Colección Auditorio Nacional



One World Tour 2016 / 25 y 26 de noviembre, 2016 / Dos funciones / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Compañía Promotora de Eventos Internacionales S.A.P.I. de C.V.


Fernando Figueroa
En 1996 Aurora tenía doce años y vio en persona a Ricky Martin por primera vez en su vida. Estaba en el mismo balcón donde esta noche se suelta el pelo para cantar y bailar los éxitos que su admirado artista ha acumulado en más de dos décadas.
Ella nació en 1984, el mismo año en que Ricky ingresó a Menudo, así que ni cuenta se dio del lustro que él estuvo en ese grupo. Al boricua lo conoció a través de las pantallas chicas, cuando trabajó en la telenovela mexicana Alcanzar una estrella II (1991), donde hacía el papel de Pablo Loredo, integrante de una banda llamada Muñecos de Papel. Ese mismo año lanzó su álbum debut como solista y encendió la pradera desde el primer sencillo: “Fuego contra fuego”.
Luego de conquistar recintos de menor capacidad en la Ciudad de México, en mayo de 1996 presentó en el Auditorio Nacional A medio vivir, su tercer disco. En aquella ocasión, Aurora tuvo acceso al camerino y se tomó una foto al lado de su amor imposible; la amabilidad que él mostró entonces, aún perdura en la memoria de su fan.
A los cuarenta y cuatro años, Ricky Martin aún es el tipo bonachón que quiere complacer a todos sus admiradores y para lograrlo está “dispuesto a dejar el cuerpo y el alma en el escenario”. Si en 1996 había tres cuartas partes de butacas ocupadas, ahora el lleno es total en dos fechas consecutivas y ya existe una nueva cita para este recinto: 07/07/2017, tal como puede leerse en las pantallas. Además, hay que considerar que la gira One World Tour ya había estado aquí el 19 y 20 de junio de 2015.
La popularidad del intérprete y compositor tiene como base una sólida carrera discográfica (diez álbumes de estudio) y espectáculos en vivo con gran producción. En este caso se desplaza en torno a una estructura que semeja un edificio de cuatro departamentos, cada uno de los cuales tiene dos vistas hacia el público. Son figuras cúbicas que reproducen ocho veces las imágenes de lo que aquí sucede: el show de la estrella internacional con su potente banda (batería, percusiones, guitarra, metales, bajo), las ejecuciones de un grupo de baile muy profesional y las reacciones de la gente. En otros momentos, la escenografía se transforma en una marquesina múltiple que proyecta figuras geométricas multicolores.
A lo anterior hay que agregar las íntimas historias personales de quienes disfrutan el banquete auditivo y visual, pues cada uno de ellos tiene a Ricky Martin en un nicho, según puede verse en los miles de coristas que también ejecutan las coreografías con destreza. Y no hay que engañarse: aunque abundan las damas cuyas edades van de los veinte a los cuarenta años, también hay muchos hombres, mujeres y niños que están fuera de ese rango.
En el segundo piso, por ejemplo, hay un matrimonio joven que trae a un bebé en brazos. Cuando el pequeño llora porque quiere alimentarse del pecho de su madre, ella prefiere salir al pasillo y darle de comer en un ambiente más tranquilo. El papá se queda en su butaca y, por lo visto, conoce muy bien las letras de todas las canciones. Otras parejas ondean con orgullo banderas de arcoíris. También hay decenas de niñas y adolescentes que traen cartulinas rojas con forma de víscera cardiaca y las muestran cuando toca el turno a “Disparo al corazón”, el segundo sencillo del más reciente disco de Ricky Martin: A quien quiera escuchar (2015).
El concierto se divide en tres segmentos: un primer bloque bailable con canciones en inglés; en el segundo predominan las baladas de desamor en español, y un final frenético en el que los presentes brincan de sus asientos y siguen las instrucciones del líder, quien se pinta solo para cantar, danzar y seducir sensualmente al mismo tiempo.
“¿Qué importa el qué dirán?” es una frase recurrente del vocalista para convencer a los pocos que no se deciden a bailar. Se trata de una fiesta de pop fusionado con funk, dance, merengue y reggaetón, aunque también hay mensajes contra la explotación infantil y buenos deseos para los vecinos del norte de México.
 
Foto: Sergio Bautista  / Colección Auditorio Nacional
“Mi misión es que te vayas de aquí sin voz de tanto cantar y sudado de tanto bailar”, había dicho Ricky al principio de la sesión con voz de profeta. En efecto, aunque la gente quisiera que esto durara por siempre, el cantante ha condensado su carrera en cien minutos inolvidables para quienes salen del Auditorio Nacional afónicos y con esa peculiar fatiga física que rejuvenece el espíritu.


De Madonna a Maluma
En A quien quiera escuchar, álbum que motivó el One World Tour, Ricky Martin hace dueto con Maluma en la canción “Vente pa’ ca”. El respectivo video tiene casi ciento ochenta y cinco millones de visitas en internet.
A lo largo de su carrera, el puertorriqueño ha unido su voz con muchos otros cantantes de prestigio, aunque sin duda la más famosa es Madonna, con quien grabó “Be Careful (Cuidado con mi corazón)”, tema en el que ambos alternan frases en inglés y español; pertenece al álbum Ricky Martin (1999), el más vendido de su carrera (veintidós millones de copias) porque también contiene dos grandes hits: “Livin’ la vida loca” y “The Cup of Life”.
En Sound Loaded (2000) cantó a solas “Sólo quiero amarte”; un año después grabó la misma canción en inglés con Christina Aguilera (“Nobody Wants To Be Lonely”) y alcanzó el primer lugar en el rubro Hot Latin Songs de Billboard; hasta el momento, el video lleva nueve millones de visitas en la red.
Otros duetos que Ricky Martin ha grabado: “Frío”, con Wisin y Yandel; “The Best Thing About Me Is You” con Joss Stone, y “Lo mejor de mi vida eres tú” con Natalia Jiménez, todos ellos para el álbum Música + Alma + Sexo (2011). Asimismo: “Drop It On Me” con Daddie Yankee, Taboo y Debi Nova; y “I Don’t Care” con Fat Joe y Amerie, ambos en Life, de 2005.
En 2014, invitado por Wisin, Ricky participó en el tema “Adrenalina”, en el que también canta Jennifer López. El video tiene casi seiscientas veinticinco millones de visitas. (F.F.)


Programa
Mr. Put It Down / This Is Good / Drop It on Me - Shake Your Bon-Bon / Adrenalina / Tal vez / Livin’ la vida loca / It’s Alright / Asignatura pendiente / Disparo al corazón / Tu recuerdo / A medio vivir / Y todo queda en nada - Fuego de noche, nieve de día / Te extraño, te olvido y te amo / Vuelve / Adiós / Vente pa’ ca / Lola, Lola – María / La bomba - Por arriba, por abajo / Pégate – The Cup of Life / La mordidita.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.