jueves, 17 de noviembre de 2016

Los Hermanos Castro y sus hijas: La estafeta del amor

Foto: Sergio Bautista  / Colección Auditorio Nacional



17 de noviembre, 2016 / Función única / 2:40 hrs. de duración / 
Promotor: Francisco Ítalo Pérez Castro.


Alejandro González Castillo
Quien comienza cantando es Gualberto: “Ya el escenario se abrió. Música, luz y color, y yo aquí para cantarle nuevamente al placer y al amor”. Lo sigue Benito: “Soy un hombre muy soñador que vive de buen humor, verlos reír me hace feliz”. Después, es Jorge quien entona su declaratoria: “Yo nací con sangre bohemia, crecí con sus aplausos, dando de mí lo mejor”. Finalmente, todos coinciden en que siempre que salen a cantar dejan en escena “pedazos del corazón”.
Se trata de Los Hermanos Castro, un grupo vocal cuya primera grabación tuvo lugar en 1956, cuando los intérpretes hicieron suyo “Llorando estoy”, un tema escrito por Armando Manzanero con el que se harían de buena reputación como dueños de una capacidad excepcional para armonizar sus voces. La suya era una precisión equiparable a la de The Four Seasons, y ésta los llevaría a obtener fama mundial. Esta noche, pareciera que “El reloj” que Roberto Cantoral anheló detener, al fin se hubiera quedado sin cuerda, pues las voces del trío —a pesar de que bromean con que necesitan oxígeno extra— cuentan con la misma claridad de años atrás. Y el público, por supuesto, complacido se encuentra con el hallazgo.
“La primera voz es la que lleva la línea melódica de la canción”, cuenta el del bigotazo, esforzándose por explicar cómo un grupo coral hace para decidir quién lleva la delantera mientras el resto lo apoya. Dicha información funciona de maravilla para que Clayton sea convocado a homenajear a Joe Cocker y su “You’re so Beautiful”, pero lo que el discurso en realidad pretende es darle la bienvenida a Estefanía, Giordana y Debbie, quienes, una a una, toman el micrófono al lado de sus padres. Todas debutan haciendo duetos con sus maestros de vida, y de ahí proviene la emotividad del acto. Así, la primera elige “Unforgetable”, la siguiente “Amiga”, y la última se decide por “Amores prohibidos”. Herederas del don familiar, cada cual presume sus aptitudes vocales mientras sus presentadores brindan con mezcal para así aligerar los nervios que, confiesan, los devoran. 
Entre canciones, el anecdotario y reflexiones de los hermanos abarcan sus infructuosas incursiones cinematográficas, la necesidad de estar listos para cuando la vejez toca el hombro, el fanatismo futbolero y la importancia de amar a las mujeres sin pretender, bajo ninguna circunstancia, entenderlas. Sin embargo, ponerse los zapatos del entrañable Jesús Martínez Palillo es el acto que se lleva palmas de pie. Benito se encarga de revivir al cómico, quien se dirige a todos los políticos “esdrújulos y archipiélagos” a quienes el saco esta noche les quede.
 
Foto: Sergio Bautista  / Colección Auditorio Nacional
El retorno de las féminas sucede con temas popularizados por James Brown, Creedence Clearwater Revival y Sin Bandera; el de sus padres, con la bendición de un tequila y las copas de los presentes en el aire. Muertos de amor, con la sombras sobre los hombros eternamente, así visualizan los Castro su futuro lejos de la música. Por eso visitan compases diseñados en Brasil con efusividad, luego de anticipar un pronto regreso y prodigar bendiciones a los que les solicitan, sin conseguirlo, que el show se prolongue “una más y ya”.


Programa
Alma de trovador / Jamaiquino / Llorando estoy / A las mujeres que amé / El reloj / La barca / Clayton: You’re so Beautiful / Gualberto y Estefanía: Unforgetable / Jorge y Giordana: Amiga / Benito y Debbie: Amores prohibidos / Sólo pienso en ti / Llorando por dentro / Gualberto: Como yo te amé / Benito: Cuando estemos viejos / Así son ellas / Jorge: Dormir contigo / Estefanía: A puro dolor / Giordana: Tu tiempo ya se fue / Debbie: It’s a Man’s Man’s Man’s World / Proud Mary / Clayton: Sabor a mí / Yo sin ti / Después del amor / Todos: Popurrí de Brasil.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.