miércoles, 2 de noviembre de 2016

Los cuentos de La Catrina: Entre el miedo y la risa

Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional



Gayosso presenta / 21, 22, 23, 28, 29 y 30 de octubre; 2 de noviembre, 2016 / 17 funciones / 
1:40 hrs. de duración / Promotor: Nueva Mercadotecnia y Creatividad S.A. de C.V.


Fernando Figueroa
De un tiempo a la fecha, en México existe cierta pugna entre nuestras tradiciones del Día de Muertos y el Halloween que proviene de los Estados Unidos, aunque en la práctica conviven, se mezclan y nadie va morir porque eso suceda. Si no puedes con el enemigo, únete a él.
A partir de esa premisa, Allan Poumián escribió el libreto de Los cuentos de La Catrina, divertido espectáculo para todas las edades en el que participan excelentes actores, títeres y monstruos del más allá que se dan una vuelta por el más acá.
Miguel Conde —conocido conductor de televisión en programas que exaltan la comida mexicana— sorprende con gran presencia escénica como el narrador de la historia. Se cuenta lo que sucede la noche del 2 de noviembre en casa de la familia Martínez del Campo, integrada por mamá (Francesca Guillén), papá (Mario Alberto Monroy) y dos hijos que están en la frontera de la niñez y la adolescencia: Ana y Paco.
La mamá quiere tomar un “laaargo” baño de agua caliente e irse a la cama; el papá lleva horas hablando por el celular con su jefe; Ana quiere leer las calaveritas que ha escrito para la ocasión, pero nadie parece interesado en oírla; Paco se divierte con juegos en su moderna tableta electrónica.
De pronto, reciben la visita de La Catrina y de un gringo que se hace llamar Mr. Treat, muy aficionado a contar espeluznantes cuentos de terror. Entre ellos dos existe una clara relación de amor y odio, aderezada con cierta atracción física, aunque todo mundo sabe que la señora anda en los puros huesos. Se alían para despertar la imaginación de la familia Martínez del Campo y arman una velada apta para todo público, es decir, vivos y muertos.
Ana y Paco descubren que sus padres no siempre fueron tan “aguados” como ahora. Hace muchos años, la señora escribía calaveritas y soñaba con ser bailarina; el papá tenía un perro y le gustaba montar ofrendas en esta época del año.
Los jefazos de ultratumba le ponen un reto a los papás: secuestran a Paco y sólo lo soltarán si la pareja es capaz de crear una verdadera lluvia de estrellas. Los adultos se convierten en superhéroes y, con ayuda del público, logran rescatar al chamaco.
Hay que destacar las actuaciones de Daniela Arroio (La Catrina) y Samuel Kelly (Mr. Treat), quienes provocan el mayor número de risas con sus parlamentos y expresión corporal; además de que su vestuario y maquillaje son extraordinarios. Francesca Guillén y Mario Alberto Monroy cumplen bien con la tarea de mostrarse inicialmente como padres conservadores y aburridos, y luego muy audaces.
Ricardo Zárraga dirige con acierto esta puesta en escena que tiene un sitio web (www.loscuentosdelacatrina.com), con materiales digitales gratuitos relacionados con la tradición del Día de Muertos, además de gratas sorpresitas para chicos y grandes.
 
Foto: Carlos Alvar / Colección Auditorio Nacional
La gente abandona el Lunario con una sonrisa en la cara y con dos propósitos: recordar a los muertos como se merecen y vivir intensamente porque nadie es eterno.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.