sábado, 1 de octubre de 2016

Sussie 4: Un paseo sideral


1 de octubre, 2016 / Función única / 1:30 hrs. de duración / 
Promotor: Kaiman Entretenimiento S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
La curvatura terrestre se define para dejar al descubierto la capa azulada que cubre el globo de polos achatados; mientras, los continentes se perfilan entre estrellas. Frente a esta imagen —proyectada en una pantalla que cuida las espaldas de los músicos que sobre el escenario disparan beats, señalando hacia el cielo con el ritmo de “Fly” entre los dedos— el público levanta los brazos, como si el techo del Lunario no existiera y flotar entre galaxias fuese la única aspiración esta noche.
El viaje sideral que Sussie 4 propone carece de descanso. La nave que los artífices del sonido comandan no requiere de pausas para cargar combustible. Y lo mismo sucede con los asistentes, quienes desde los primeros acordes y botones pulsados, activan sus extremidades para desatar un baile cuya mesura se extravía conforme el temario avanza. Se trata de movimientos que no desentonan con los ritmos que desde el escenario se proponen, pues lo mismo se encuentran bailes sensuales junto a la pareja, propios del trópico, que evoluciones distantes del acompañante en turno, ideales para lucirse en paisajes citadinos. 
Con más de quince años de viaje galáctico, el combo liderado por César Gudiño demuestra que su reputación en la pista de baile no es gratuita; los sintetizadores —a ratos emulando los teclados de Human League, en otros recurriendo a un tumbao que ningún cubano reprobaría— dominan el temario a nivel melódico, aunque son las percusiones las responsables de que ningún par de piernas se entumezca. “¿Cómo estamos Lunario? Vamos a bailar toda la noche, ¿verdad?”, piensa en voz alta Gudiño mientras los danzantes asienten en la oscuridad, sin parar de moverse.
Y es que la música de Sussie 4 carece de pegotes; el de acid cabaret —acuñado en los noventa—, por ejemplo, fue una etiqueta rebasada desde la edición de su álbum debut (Música moderna, 2002); para los firmantes de “Waiting for the Ride” homenajear a Madonna (“Music”) o a Los Invasores de Nuevo León (“Eslabón por eslabón”) es tan válido como sostener un discurso sónico con la distorsión del vocoder como guía, o hacer lo propio con la fuerza de las baquetas contra los parches de las percusiones; claro, siempre y cuando los matices se den cita y los talones de la audiencia ansíen despegar del suelo. 
Con el coro de “On Time”, a la fecha su canción más sonada, los de Jalisco encaran la despedida mientras el perfil del hogar terrícola se agiganta, como si la nave desde donde se observa la postal estuviese a punto de tocar el piso. Es hasta entonces que los cosmonautas, extasiados y sudorosos, se deshacen de sus cascos, listos para explorar la atmósfera terrestre, después de una hora y media de viaje, en las afueras del foro.

Programa
Back Again / Fly / Conciencia latina / Suite tropical / Hard Times / Unfold / Mucho corazón / Milton G.O. / Waiting for the Ride / Stars / Can You Feel Me / Ensamble percusivo / El rey del biutiful / Escapar / On Time.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.