miércoles, 12 de octubre de 2016

Menudomanía: Un virus contagioso

Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional


Tour Menudomanía Forever / 12 de octubre, 2016 / Función única / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V. 

Fernando Figueroa
En medio de la gritería ensordecedora, los integrantes del tour Menudomanía Forever agradecen la presencia de quienes llenan las butacas y, en especial, de Edgardo Díaz, el creador de la primera boy band latina de éxito internacional. El productor se levanta de su asiento y saluda con los brazos en alto.
Hace treinta y nueve años, Edgardo Díaz se dio cuenta de que había mucha música para adultos, poca dirigida a los niños y nada que pudiera interesar a los adolescentes. Entonces creó al grupo Menudo, inicialmente un suceso en Puerto Rico y luego en toda América y España, además de cierta resonancia en Filipinas y Japón.
A lo largo de su historia, la agrupación ha tenido alrededor de cuarenta integrantes (Menudo y MDO); hoy están en el escenario once de ellos, suficientes para que damas de todas las edades se solacen a sus anchas durante un par de horas. Y es que la menudomanía es un virus contagioso; aquí hay abuelas, hijas y nietas que se dicen enamoradas de Charlie, Miguel, Robert, Rawy, Abel, Didier, Jonathan, Ashley, Daniel, Pablo y Alexis.
Charlie Massó, la cara más conocida de los ex Menudo, se acerca al medio siglo de vida, pero está en plena forma y se mueve con la misma agilidad que sus compañeros de treinta y cuarenta años, y en algunos casos los supera. Él ha sido el encargado de montar las coreografías, varias de las cuales se replican en los pasillos del recinto.
Desde lo alto, un poderoso grupo acompaña a los cantantes: guitarra, requinto, bajo, teclado, batería, percusiones y una sección de metales que sirve de aditivo a una moto que recorre el tiempo a toda velocidad y en sentido contrario. Aquí hay señoras que, siendo adolescentes, en 1983 asistieron a un pletórico Estadio Azteca para ver a los ídolos del momento.
Massó pone pausa a su dinamismo y ofrece la balada “Acércate”, acompañado por el teclado y la nostalgia de cientos de mujeres a quienes les viene a la mente un video de los ochenta, en el que un niño llamado Ricky Martin contesta el teléfono y luego le dice a sus compañeros que tienen la tarde libre para ir al cine. Charlie adolescente advierte que no cuenten con él porque ya tiene otros planes: pasear con su novia por el campo y la playa.
Esta noche, Charlie Massó dice ante casi diez mil personas: “El secreto de todos los que estamos aquí es que tenemos quince años, como cuando ustedes se enamoraron de nosotros y nosotros de ustedes”.
Miguel Cancel también pertenece a la vieja guardia y es de los que mayor euforia provoca. A él le corresponde interpretar dos temas de índole reflexiva, “Es por amor” y “Cuándo pasará”, que él mismo grabó en 1982. Aprovecha el momento para agradecer a Dios que miles de almas estén reunidas en un acto lleno de amor y paz.
Pablo Portillo es el cantante y actor mexicano que formó parte de MDO entre 2000 y 2004. Hoy se muestra orgulloso de su lugar de origen, de formar parte de Menudomanía Forever y de estar en un espacio tan importante. A su madre, presente, le dedica “Te quise olvidar”.
Abel nació en Estados Unidos pero tiene raíces familiares en México. A él le tocó la transición de Menudo a MDO y también fue parte de Kumbia Kings. Con todo ese bagaje en sus alforjas, canta “Sabes a chocolate” acompañado por Joseph Alicea Jo-Joe, a quien presenta como “mi hermanito”. 
El viaje de la Menudomanía tiene una escala forzosa en “Claridad”, que levanta de sus asientos a los pocos que aún no están de pie, y los pone a bailar una rutina que parece inscrita en su ADN. 
 
Foto: Edgar Rubio / Colección Auditorio Nacional
“Quiero rock” intenta ser la despedida, pero todo mundo sabe que falta “Súbete a mi moto”, tema que llega con una lluvia de papel picado. De algún lado aparecen banderas de Puerto Rico y México: el país donde nació Menudo y la nación que le sirvió de plataforma para llegar al mundo, respectivamente.

El germen de la locura
La fama de esta banda inició gracias a la radio local de Puerto Rico y se avivó con un programa de televisión llamado La gente joven de Menudo. Al paso de los años, Venezuela, Perú, Argentina y México fueron los primeros países donde se extendió el furor adolescente.
Una regla básica dentro del grupo era que, a los quince años, los muchachos debían dejar su lugar a un nuevo integrante. Edgardo Díaz ha contado que le hizo casting a miles de aspirantes, pero sólo había sitio para cinco.
En la parte más alta de su éxito, Menudo reunió a ciento cinco mil fans en el Estadio Azteca, ciento diez mil en Belo Horizonte, ciento treinta mil en Río de Janeiro, y doscientos mil en Sao Paulo con un estadio Morumbí sobrevendido. Algunos incidentes durante esos conciertos hicieron pensar a Díaz que no era conveniente organizar conciertos masivos de tales proporciones.
Además del éxito financiero, Menudo fue una escuela de artistas que seguirían brillando al salir de ahí. Tal es el caso no sólo de Ricky Martin sino también de Robi Draco Rosa, Charlie Massó, Miguel Cancel, René Farrait y Johnny Lozada, entre otros. (F.F.)

Programa
Fuego / Susana / Voulez vous / Ella / Lo que fuimos / Quiero ser / Me sigue pareciendo frío / Mi banda toca rock / Acércate / No puedo olvidar / Sin ti / Otra vez / Volverá a mí / No puedo olvidarme de ti / Es por amor / Cuándo pasará / Serenata rock and roll / Y yo no bailo / Cámbiate las pilas / Sabes a chocolate (con Joseph Alicea Jo-Joe) / Si tú no estás / Me huele a soledad / Búscame / Te quise olvidar / Claridad / Quiero rock / Súbete a mi moto.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.