sábado, 15 de octubre de 2016

Los Secretos: La elegancia convertida en canciones

Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional


Gira Algo prestado / 15 de octubre, 2016 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional, S.C.

David Cortés
El veterano grupo español Los Secretos —Álvaro Urquijo, voz, guitarra; Ramón Arroyo, guitarras; Juanjo Ramos, bajo; Jesús Redondo, teclados, coros; y Santi Fernández, batería—, en su tercera visita a esta ciudad, no corren riesgos. El comienzo es cauto, arrancan con un tema de José Ángel Espinoza Ferrusquilla, gesto tal vez necesario para que el quinteto mida la receptividad de los asistentes, porque una cosa es tocar en Las Ventas de Madrid y tener al público en un puño y otra hacer pie después de varios años del otro lado del Atlántico, con Algo prestado, su más reciente álbum

Por fortuna, las reservas se diluyen pronto y para la siguiente entrega ya están sueltos, vueltos ellos mismos; despliegan ese sonido perlado por el country, atravesado por la americana y en donde la guitarra slide se erige como una voz fundamental. Cuando llega “Y no amanece”, la calidez de la banda ha obrado el milagro; acostumbrados a tomar la plaza, ésta no es la excepción. 
No deja de ser paradójico que una banda llamada Los Secretos, no se parapete detrás de ninguno: son directos, sin afeites, hacen canciones bellas, de elegante construcción, prístinas. Se guían por el librito, sí, lo ejecutan sin tacha, pero le añaden calor, pasión, honestidad.
Cuando Urquijo habla de un tiempo en el que sólo se nutrían de canciones llegadas de México, señala que una de esas influencias fue “Ya me olvidé de ti”, tema que grabaron en 1991, marcado por esa vena ranchera que permea su música y sobre la que también transitan con fluidez.
La vena romántica es un ingrediente esencial en esta cauda de canciones melódicas, afables y que se adentran con delicadeza en los oídos. Ramón Arroyo teje hermosos solos con la guitarra acústica y cada vez que la pulsa se sublima, aunque una de sus mejores interpretaciones se da al atacar “Ojos de gata”. 
La tragedia ha estado presente en la vida del grupo ⎯perdieron en el camino a dos de sus integrantes, Pedro Antonio Díaz y Enrique Urquijo⎯ y esta noche el recorrido por una amplia discografía prosigue con “Pero a tu lado”, su tema más exitoso, que dedican a Enrique.
Cómplices y amigos de Joaquín Sabina, no faltan un par de anécdotas en las que el andaluz se ve inmiscuido; Álvaro se solaza en imitar la voz del Flaco y preludia una versión de “Por el boulevard de los sueños rotos” que iguala en emotividad a la original. 
 
Foto: Sergio Bautista / Colección Auditorio Nacional
La síntesis de esta velada, si pudiéramos hacer una, se centra en esa palabra: emotividad. Ella marca la presentación de la banda por primera vez en el Lunario y se extiende al cierre de la misma con “Gracias por elegirme”, composición que inician con una paráfrasis de “Lady Madonna”, con la cual sus fans alcanzan el clímax.

Programa
Échame a mí la culpa / No me imagino / Colgado / Y no amanece / Margarita / Ya me olvidé de ti / La calle del olvido / Entre tú y yo / Cambio de planes / Ojos de gata / Pero a tu lado / Ponte en la fila / Por el boulevard de los sueños rotos / Te he echado de menos hoy / Nada más / Buena chica / Ojos de perdida / Agárrate a mí, María / Otra tarde / Déjame / Quiero beber hasta perder el control / Sobre un vidrio mojado / Gracias por elegirme.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.