jueves, 20 de octubre de 2016

Javier Camarena


Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional



25 años de encuentros. Javier Camarena: Pasión por la ópera. Acompañado por la Orquesta Sinfónica de Minería (Paolo Bressan, director huésped), Désirée Rancatore (soprano), Tara Erraught (mezzo-soprano) y Armando Piña (barítono) / 20 de octubre, 2016 / 
Función única / 2:50 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.


Fernando Figueroa
Durante la anterior presentación de Javier Camarena en el Auditorio Nacional, en mayo de 2015, se proyectó un video en el que Francisco Araiza dijo que el tenor de Xalapa “pertenece a un selecto grupo de cantantes tipo Stradivarius”. Al enterarse de tal elogio, Camarena comentó que a él sólo le quedaba “demostrar con hechos que las palabras del gran maestro son ciertas”.
Entre aquel concierto y el de esta noche, Javier Camarena ha justificado con creces lo dicho por Araiza. Si en aquel momento compartía con Luciano Pavarotti y Juan Diego Flórez el privilegio de ser los únicos cantantes que han ejecutado un bis en el Met de Nueva York durante los últimos setenta años, ahora es el único que lo ha hecho en dos producciones consecutivas: La Cenerentola en 2014 y Don Pasquale en 2016. Además, el público de la Gran Manzana lo ovacionó antes de empezar a cantar, suceso poco frecuente en ese recinto.
Al ascenso de Camarena no se le ve aún el techo. Hace apenas cinco semanas debutó con éxito en la Royal Opera House de Londres, en el papel del Conde de Almaviva de El barbero de Sevilla.
En enero pasado, la revista Opera News —editada por el Lincoln Center de Nueva York— le dedicó la portada de su ochenta aniversario y un amplio perfil en el que se afirma que “su voz es de una descomunal belleza”.
El público de México sabe que esa frase entrecomillada se ajusta a la verdad y por eso hoy llena la parte baja del recinto y ocupa un buen número de butacas del primero y segundo pisos. La oferta musical incluye al artista veracruzano acompañado de la Orquesta Sinfónica de Minería, bajo la batuta del director huésped Paolo Bressan; Désirée Rancatore (soprano), Tara Erraught (mezzo-soprano) y Armando Piña (barítono).
La función inicia con la obertura de La urraca ladrona, de Gioachino Rossini, en la que se aprecia de inmediato la soltura del italiano Bressan y la solidez de la orquesta. Continúa con el aria “Que les destins prospères”, de El conde Ory, a cargo de Javier Camarena, quien ha dicho que se siente a sus anchas en el repertorio rossiniano, tal como se percibe también en el juguetón trío “Ah qual colpo inaspettato… zitti, zitti, piano, piano”, de El barbero de Sevilla, en el que interviene el anfitrión junto a Tara Erraught y Armando Piña.
Quienes no conocían a Armando Piña se llevan una gran sorpresa, pues no sólo tiene una voz potente de amplio rango sino que además actúa con mucha gracia en las arias de óperas bufas (El barbero…), y una convincente seriedad en las dramáticas (Don Carlo).
Piña acompaña a Camarena en uno de los momentos más sublimes de la noche, cuando ofrecen el famoso dúo “Au fond du temple saint…”, de Los pescadores de perlas (Georges Bizet), un conmovedor himno a la amistad.
Tarra Erraught luce chispeante en “Una voce poco fa”, de El barbero…, y su coloratura de mezzosoprano provoca entusiasmo entre conocedores y aficionados. La irlandesa justifica con creces el premio Estrella Emergente del National Concert Hall de Dublín y su contratación permanente en la Ópera Estatal Bávara.
La soprano italiana Désirée Rancatore impacta con “È strano… Ah! Fors’ è lui che le anima… Sempre libera…”, de La Traviata (Verdi), y su coloratura penetra hasta el alma de quienes la escuchan atónitos. Se le notan las tablas adquiridas en el Teatro alla Scala de Milán, la Royal Opera House y la Ópera Estatal de Viena, entre otros recintos de altura.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Con este elenco de lujo, la gala fluye como río de aguas cristalinas. Los cantantes lucen a solas, en duetos, tríos y cuartetos. El final llega festivo con “Libiamo, ne’lieti calici”, el célebre dúo de La Traviata que en esta ocasión es interpretada por las cuatro figuras que invitan a beber y convertir la vida en un paraíso. El encore consiste en una repetición de esa inolvidable aria de Verdi.


Las fibras del alma
Antes del concierto Pasión por la ópera, Javier Camarena le dijo a La Crónica de Hoy: “El programa lo hice yo, tomando en cuenta las preferencias de los artistas que me acompañan. Es un compendio de mi carrera y de lo que viene en los próximos años, como es el caso de Rigoletto y La Traviata, de Giuseppe Verdi, e incluso Los pescadores de perlas, de Georges Bizet, que estarán presentes en mi carrera”.
Respecto a la Orquesta Sinfónica de Minería, le comentó esto a la agencia AP: “Es maravillosa. Estoy muy contento porque cada colaboración que he tenido con ellos ha sido realmente excepcional”. También señaló que hacer bises en recintos importantes sí es muy satisfactorio, pero lo es más “poder tocar las fibras del corazón, del alma de las personas”.
Para Excélsior recordó que con Désirée Rancatore compartió el escenario en la Ópera de Salzburgo, donde interpretaron El rapto en el serrallo, de Mozart. Con Tara Erraught ha cantado varias veces en la Ópera de Múnich.
Respecto al Auditorio Nacional, mencionó para La Crónica de Hoy: “Es un espacio versátil y multicultural, en el que se pueden conjugar todos los géneros musicales. Es un honor poder presentarme ahí, y aún más que sea una gala por los veinticinco años de su remodelación”. (F.F.)


Programa
Gioachino Rossini: La gazza ladra, “Obertura” (OSM) / Il barbiere di Siviglia: “Largo al factótum” (Armando Piña) – “Una voce poco fa” (Tara Erraught) – “Dunque io son” (Tara Erraught y Armando Piña) – “Ah qual colpo inaspettato… zitti, zitti, piano, piano” (Tara Erraught, Javier Camarena, Armando Piña) / Giuseppe Verdi: Nabuco, obertura (OSM) / La Traviata, “È strano… Ah! Fors’ è lui che le anima… Sempre libera…” (Désirée Rancatore) / Rigoletto, “Ella mi fu rapita… Parmi veder le lagrime” (Javier Camarena) – “Un di, se ben rammentomi… Bella figlia dell’ amore” (Désirée Rancatore, Tara Erraught, Javier Camarena, Armando Piña / Intermedio / Camile Saint Saëns: Samson et Dalila, “Bacanal” (OSM) / Léo Delibes: Lakmé, “Viens Malikà… Dôme épais” (Désirée Rancatore y Tara Erraught) / Georges Bizet: Les pêcheurs de perles, “Au fond du temple saint…” (Javier Camarena y Armando Piña) / Charles Gounod: Romeo et Juliette, “Je veux vivre” (Désirée Rancatore) / Hector Berlioz: La damnation de Faust, “D’amour l’ardente flamme” (Tara Erraught) / Giuseppe Verdi: La forza del destino, “Obertura” (OSM) / Vincenzo Bellini: I puritani di Scozia, “Fini, mi lassa… Nel mirarti un solo istante… Vieni fra queste braccia” (Désirée Rancatore y Javier Camarena) / Giuseppe Verdi: Don Carlo, “Per me giunto… O Carlo escolta” (Armando Piña) / Gaetano Donizetti: Maria Stuarda, “Era d’amor l’mmagine” (Tara Erraught y Javier Camarena) / Giuseppe Verdi: La Traviatta, “Libiamo, ne’ lieti calici” (Désirée Roncatore, Tara Erraught, Javier Camarena, Armando Piña).



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.