sábado, 10 de septiembre de 2016

Rocío Banquells: La entrega total



Cabaret Lunario presenta / 10 de septiembre, 2016 / Función única / 
1:40 hrs. de duración / Promotor: Sergio Gabriel Producciones S.A. de C.V.


Fernando Figueroa
La voz metálica de Rocío Banquells penetra en los oídos y es tan aguda que se cuela en el pasado de quienes la escuchan. Funciona como una onda sonora que detona la memoria involuntaria, ese artefacto mental con el que se vuelven a vivir momentos que parecían olvidados.
La naturaleza dotó a la Banquells de un cañón en la garganta y —más asombroso aún— sin fecha de caducidad. Ella, como Gardel, cada día canta mejor. Sus fans lo saben y han acudido en buen número a verla y oírla, provocando así que se abra una nueva fecha en este mismo sitio: 11 de febrero de 2017.
Rocío se declara feliz por estar en las noches de Cabaret Lunario, concepto que revive el ambiente bohemio de los centros nocturnos de la capital, en los setenta y ochenta: El Patio, Premiere, Belvedere, etcétera. Las funciones inician tardecito, a las 22:30 horas, porque la cosa es calmada: unos tragos previos, cenita, show y luego a seguir la fiesta en donde cada quien desee. Eso sí, no hay consumo mínimo; quien quiera ver el espectáculo en seco, puede hacerlo con toda confianza, tal como se dijo en conferencia de medios previa.
La relación de la cantante con el púbico es muy estrecha. Ella cuenta pasajes de su vida y la gente le celebra todo con gritos destemplados, sobre todo su capacidad como intérprete, que es enorme.
El espectáculo inicia con los acordes instrumentales del tema “Dentro”. Segundos después, se escucha el vozarrón que proviene no del escenario sino del rumbo de la barra, donde la señora se parapeta y dispara sus primeras ráfagas. Lo que provoca es pasmo, estupor, un involucramiento instantáneo que perdura hasta el final.
Rocío Banquells afirma que sus grandes aliados son los compositores, a quienes siempre ha homenajeado. Su admiración por Juan Gabriel no es coyuntural “sino de siempre”. Ofrece “La diferencia” del Divo de Juárez, apoyada por un coro de cientos de incondicionales a quienes la letra les mueve el tapete.
Declara que su cantante favorito “de todos los tiempos” es Javier Solís, de quien elige “Entrega total” y “Sombras nada más”, esta última en una estupenda versión de tango, género original de la composición. “Coincidir”, del tapatío Alberto Escobar, le parece “una de las canciones más bellas que conozco”.
Su amplia experiencia en comedias musicales la resume con “No llores por mí Argentina”, de la obra Evita. Habla de la época en que tuvo problemas físicos, tan graves que la tenían postrada en una silla de ruedas. Le rogó a Dios que le permitiera regresar a los escenarios y su deseo se cumplió. También volvió a los sets de televisión, donde se ha especializado en crear tremendas villanas; habla un buen rato de su personaje Esther, quien le hacía la vida imposible a Mariana (Verónica Castro) en Los ricos también lloran (1979).
Cierra con “Luna mágica”, el tema más solicitado de la noche. También regala fragmentos a capella de canciones que le piden con alaridos, y promete que en la próxima cita estarán montadas a la perfección con la banda. La gente quisiera más, pero finalmente acepta la invitación de regresar en cinco meses, el sábado más cercano al próximo Día del amor y la amistad.

Programa
Dentro / Amantes / Coincidir / Estúpido / Si nos dejan / Sombras nada más / Entrega total / La diferencia / Con él / Va todo al ganador / Basta ya / Este hombre no se toca / No soy una muñeca / Abrázame / No llores por mí Argentina / Luna mágica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.