domingo, 25 de septiembre de 2016

Orquesta Sinfónica de Minería: A la salud del Auditorio Nacional



25 años de encuentros. Víctor Urbán, Orquesta Sinfónica de Minería (Carlos Miguel Prieto, director), Anabel de la Mora (soprano), Hugh Russell (barítono), Víctor Hernández (tenor), EnHarmonía Vocalis (Fernando Menéndez, director) /
 25 de septiembre, 2016 / Función única / 2:05 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
El Auditorio Nacional celebra 25 años de encuentros con un concierto de la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), cuyo programa refleja pluralidad e inclusión, dos premisas básicas en la programación de este recinto. Johann Sebastian Bach, José Pablo Moncayo, Piotr Ilich Tchaikovsky y Carl Orff, compositores del gusto de los enterados y del ciudadano común: una fiesta para todos.
Minutos antes de la hora pactada, en las pantallas se proyectan fotografías que dan cuenta de la remodelación del recinto hace un cuarto de siglo. Se observan cuadrillas de albañiles que con su esfuerzo le dieron nueva forma al espacio de Reforma y Campo Marte; también aparece el arquitecto Teodoro González de León (1926-2016), líder intelectual del majestuoso proyecto, asociado con Abraham Zabludovsky (1924-2003).
Carlos Miguel Prieto, director de la OSM, le dedica a González de León el Huapango de Moncayo y recuerda que su fallecimiento se produjo hace apenas unos días. Prieto felicita “al Auditorio Nacional y a quienes han sido y son responsables de traernos tantas emociones”; asimismo, en nombre de la orquesta agradece la invitación para estar aquí en una noche tan especial.
En los palcos se percibe la ausencia de Teodoro González de León, amante de la música de concierto, habitual asistente a este tipo de espectáculos y de las transmisiones de ópera en vivo desde el Met de Nueva York. Sin embargo, también se siente su presencia en cada rincón de la sala y del exterior, incluso en un relieve suyo ubicado en una de las rampas de acceso y, la cereza del pastel, Tres figuras áureas, exquisita escultura de acero pintado, de 1.618 metros de altura, que juega con la divina proporción.
Proporción divina también existe en la Toccata y fuga en Re menor de Johann Sebastian Bach, a cargo del maestro Víctor Urbán en solitario, ante el teclado del Órgano Monumental del Auditorio Nacional, del cual es instrumentista titular. A los costados del escenario pueden verse los tubos o flautas que despiden una melodía que todo mundo conoce y que no deja de conmover.
Obertura solemne 1812 fue escrita por Tchaikovsky en 1880 para conmemorar la derrota napoleónica en Rusia; es una composición celebratoria en la que literalmente se lanzan las campanas a vuelo. El ambiente festivo que se genera en ciertos pasajes le viene bien al motivo de la actual sesión: cinco lustros de un recinto que aún luce como nuevo.
Luego de un breve intermedio, el coro EnHarmonía Vocalis se une a la OSM para ofrecer Carmina Burana, cantata escénica de Carl Orff que en 1991 sonó en la reinauguración del Auditorio Nacional. En esta ocasión participan la soprano Anabel de la Mora, el tenor Víctor Hernández y el barítono canadiense Hugh Russell.
Russell es un especialista en óperas de Mozart y Rossini, pero también un cantante al que se disputan las orquestas de todo el mundo para incluirlo en los elencos de Carmina Burana. Tiene una voz poderosa y es un gran actor que vira con naturalidad del drama a la comicidad; es el típico monje medieval, disoluto, que primero busca placeres y luego lamenta la fugacidad de los mismos.
Los textos goliardos, originalmente escritos en latín y alemán antiguo, son presentados con subtítulos en español. El público sigue con atención los versos que Carl Orff desempolvó, al mismo tiempo que escucha la música vigorizante, ejecutada con enjundia y espíritu lúdico por un centenar de artistas.
La ovación final inicia estruendosa y luego se mantiene a medio gas durante varios minutos. Carlos Miguel Prieto pregunta si eso significa que la gente quiere más. Ante la respuesta afirmativa, comenta: “Luego de Carmina Burana sólo puede haber más Carmina Burana, así que los invito a que se unan al coro, no importa si pronuncian mal, lo importante es que lo hagan con mucho entusiasmo”.
Entonces se repite un fragmento de “Fortuna Imperatrix Mundi”, con miles de voces que susurran: “O fortuna / velut luna / statu variabilis, / semper crescis / aut decrescis; / vita detestabilis / nunc obdurat / et tunc curat / ludo mentis aciem, / egestamen, / potestamen / dissolvit ut glaciem”.
El público abandona la sala con grandes sonrisas, sin importar que en la calle caiga un chipi chipi. En la escalinata, Tres figuras áureas parecen decir “hasta pronto” a hombres y mujeres felices.

Lluvia de estrellas
En los últimos 25 años, el Auditorio Nacional se ha convertido en uno de los centros de espectáculos con más prestigio a nivel mundial. Baste señalar que en 2003 obtuvo el Pollstar Award como mejor recinto internacional, en 2007 el Billboard Touring Award al mejor recinto internacional en su categoría, y se conserva de manera permanente entre los cinco espacios más destacados del orbe.
En este escenario se han presentado conciertos de todos los géneros musicales y galas de ballet, danza y ópera, entre otras actividades de carácter social y recreativo.
Por aquí han pasado luminarias nacionales y extranjeras como Luis Miguel, Juan Gabriel, B.B. King, Mikhail Baryshnikov, Robert Plant, Elton John, Marcel Marceau, Ramón Vargas, Celia Cruz, Peter Gabriel, Rod Stewart, Ibrahim Ferrer, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Caetano Veloso, Bob Dylan, Ennio Morricone, Vicente y Alejandro Fernández, Plácido Domingo, Javier Camarena, entre otros.
También agrupaciones de prestigio internacional como el American Ballet Theatre, Ballet Kirov, Royal Philarmonic Orchestra, Lincoln Center Jazz Orchestra con Wynton Marsalis, Ballet Bolshoi y Orquesta Mariinski.
Han sido 25 años de encuentros inolvidables que auguran un futuro aún más promisorio. (F.F.)

Programa
Víctor Urbán: Toccata y fuga en re menor (Johann Sebastian Bach) / OSM: Obertura solemne 1812 (Piotr Ilich Tchaikovsky) / Huapango (José Pablo Moncayo) / Intermedio / Carmina Burana (Carl Off).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.