jueves, 15 de septiembre de 2016

Fernando de la Mora: ¡Vivan Juan Gabriel, Manzanero y Chava Flores!



Nuestra fiesta mexicana con Fernando de la Mora. Orquesta Sinfónica Mexicana (Rodrigo Macías, director), Quinteto del Maestro Gonzalo Romeu, Mariachi Gama 1000, Los Panchos, Tlen Huicani (Alberto de la Rosa, director), ensamble coral Cantarte (Manuel Flores Palacios, director)
15 de septiembre, 2016 / Función única / 2:40 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Impulsada por el viento, en el Campo Marte ondea una gigantesca bandera tricolor que puede verse desde el pasillo del primer piso del Auditorio Nacional. También se observa la verbena popular que hay en el vestíbulo del recinto, donde cada 15 de septiembre se celebra el inicio de la Independencia de México.
La gente se siente como en casa o en la fiesta de un ser querido. Personas de todas las edades cenan a sus anchas los antojitos mexicanos recién adquiridos; muchos brindan con refrescos y aguas frescas, pero también está la opción de un buen tequila que afloje la garganta para gritar “¡Viva México!”.
Las puertas se abren a las seis de la tarde y hay tres horas para el convivio previo, con música de marimba en vivo y la venta de bellísimas artesanías por parte del Museo de Arte Popular: ollas de barro, catrinas, vestidos regionales, juguetes, alhajeros, canastas, floreros, etcétera. Entre las mesas deambulan dos artesanos que cargan sobre sus hombros enormes alebrijes iluminados; ellos mismos dicen en un folleto que sus creaciones son “animales con garras para aferrarse a la tierra en donde nacen, y alas para construir sus sueños y volar tras ellos”.
Luego de las tres llamadas de rigor, el público toma su lugar en el interior y se apresta al gran acontecimiento anual: música mexicana, elenco de primer nivel y la ceremonia del Grito que se transmite desde el Palacio Nacional.
A las nueve de la noche, Fernando de la Mora inicia el espectáculo a tambor batiente, con “El triste”, de Roberto Cantoral, acompañado de la Orquesta Sinfónica Mexicana (OSM), bajo la batuta de Rodrigo Macías. El tenor se pone a sí mismo la vara muy alta, pues sabe que tendrá que mantener un nivel similar durante casi tres horas, y por supuesto que lo consigue.
Sus aliados son un ejército de músicos virtuosos en diversos géneros. Aparte de la OSM, lo acompañan de manera alternada el Quinteto de Gonzalo Romeu, grupo Tlen Huicani, trío Los Panchos, Mariachi Gama 1000, el ensamble coral Cantarte (Manuel Flores Palacios, director) e integrantes de la Compañía Nacional de Danza Folklórica de Nieves Paniagua.
Sin estar presentes de carne y hueso, los compositores que sustentan el programa aparecen en foto fija en las pantallas gigantes: Agustín Lara, María Grever, Pepe Guízar, Alberto Domínguez, Luis Alcaraz, Emma Elena Valdelamar, Luis Demetrio, Pablo Beltrán Ruiz, Consuelo Velázquez, Silvestre Vargas, Rubén Fuentes, entre otros. De la Mora los menciona a cada uno de ellos y les agradece su talento, donde quiera que se encuentren.
En la séptima ocasión que se presenta aquí para conmemorar el Grito de Dolores, el intérprete ofrece algunas novedades. Canta por vez primera en público “Saca los nardos”, de Agustín Lara, y “Corazón mexicano”, de Jerónimo Salas. También rinde homenaje a “un inteligente cronista de la Ciudad de México, quien era capaz de hacernos reír con situaciones trágicas”; se refiere a Chava Flores, cuyas letras generan risas y carcajadas entre el público.
De la Mora evoca a Juan Gabriel, “quien nos abandonó hace un par de semanas”, e interpreta de él “Amor eterno” y “Hasta que te conocí”. De Armando Manzanero entrega un popurrí, además de definirlo como “el compositor vivo más importante de México”.
La versatilidad de Fernando de la Mora luce a lo grande con los arreglos de Gonzalo Romeu, quien desde el piano también aporta su feeling y filin cubano, sobre todo cuando se abre un paréntesis en el temario vernáculo para dar cabida a dos éxitos de Benny Moré: “Cómo fue” y “Qué bonito y sabroso”.
Con Tlen Huicani la sesión vira al huapango veracruzano y la maestría instrumental del arpista Alberto de la Rosa; Los Panchos reproducen el sonido del trío que llegó para quedarse desde los cincuenta, y el Mariachi Gama 1000 remata un concierto que cada doce meses aviva el fervor patrio.
Lo que Fernando de la Mora ha dado en llamar “Popurrí de los estados”, condensa las maravillas de un país que es muchas cosas: chinampa en un valle escondido, olor a rosa temprana, rinconcito donde hacen sus nidos las olas del mar, fiesta bonita, fuerte de ocasos y de alboradas, su feria con su jugada, tierra linda que siempre sueño, india vestida de sol…

De Pedro Infante a Pavarotti
La carrera artística de Fernando de la Mora corre por dos rieles paralelos: la ópera y el canto popular. Él sabe lo que es pisar el escenario del Met de Nueva York o del Covent Garden de Londres, lo mismo que un espacio en la Feria de San Marcos. Calcula que ha ofrecido mil conciertos operísticos y otros tantos con baladas, boleros y rancheras.
Desde muy joven trabajó en un restaurante de Garibaldi y recorrió gran parte de México para presentarse en palenques de pueblos y ciudades; alternó con figuras como Lola Beltrán, Lucha Villa y Amalia Mendoza La Tariácuri. Estudió en el Conservatorio Nacional y luego en Nueva York gracias a una beca. En 1985 debutó en el Palacio de Bellas Artes con un pequeño papel en Rigoletto (Giuseppe Verdi), y un año después, ahí mismo, interpretó el papel estelar de Cavaradossi en Tosca (Giacomo Puccini).
En el terreno popular admira las cualidades naturales de Jorge Negrete, pero su ídolo es Pedro Infante. En 1988 suplió a Luciano Pavarotti en San Francisco, y en 1992 en Barcelona; considera que la voz del italiano es la más bella que ha escuchado en vivo: “clara, cristalina”. Ha sido dirigido por batutas tan importantes como las de Zubin Mehta y Riccardo Muti.
En la actualidad ya no se presenta en palenques, pero aún ofrece conciertos de música popular y óperas muy accesibles en plazas públicas; en 2015 participó en Pagliacci (Ruggero Leoncavallo) en varios estados de la República y en el Zócalo de la Ciudad de México. (F.F.)

Programa
Con Orquesta Sinfónica Mexicana y Quinteto de Gonzalo Romeu: El triste - Te quiero, dijiste - Saca los nardos - Golondrinas yucatecas - Peregrina / Los Panchos: Sin ti / Con Los Panchos: Humanidad – Popurrí de Armando Manzanero – Rayito de luna – Perfidia / Con Los Panchos y Orquesta Sinfónica Mexicana: Historia de un amor / Los Panchos: Me voy pa’l pueblo / Con Orquesta Sinfónica Mexicana y Quinteto de Gonzalo Romeu: Cómo fue – Bonito y sabroso – Tú me acostumbraste – Prisionero del mar – Qué pronto pasó – Quinto patio / Tlen Huicani: El balajú / Con Tlen Huicani: Palmeras – El querreque – La cumbancha – La morena / Orquesta Sinfónica Mexicana y Quinteto de Gonzalo Romeu: Juárez / Con Orquesta Sinfónica Mexicana y Quinteto de Gonzalo Romeu: Mucho corazón – Quién será – Hay que saber perder – Bajo un palmar – Enamorada – Granada - Amor eterno – Hasta que te conocí / Con Mariachi Gama 1000: El son de la negra – Corazón mexicano – El gato viudo – Peso sobre peso – Cerró sus ojitos Cleto – Dos horas de balazos – A qué le tiras cuando sueñas mexicano – Sábado Distrito Federal – El rey – Popurrí de los estados – México lindo y querido – Viva México.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.