miércoles, 24 de agosto de 2016

Rock en tu Idioma Sinfónico: Tiempo, detente muchos años



24 y 25 de agosto, 2016 / Dos funciones / 2.10 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Hubo un momento de confusión producido por el atolondramiento que provoca rascarse el acné en los pómulos, una turbación natural originada por obedecer a regañadientes las órdenes de los padres. La barahúnda traía a los adolescentes de cabeza, provenía de la radio y el televisor y estaba acompañada por una pregunta vital para la época, una interrogante que muy pocos conseguían responder: ¿Laureano Brizuela, Timbiriche y Mecano hacen rock? Eran mediados de los años ochenta, y sólo los quinceañeros más duchos, unos cuantos espabilados, conocían la verdad.
Tenía que llegar una pandilla de músicos cobijados bajo el lema de Rock en tu Idioma para aclarar el asunto, para hacerle saber a los púberes —usando el reptiloide caló de la época— de qué lado mascaba la iguana. Así fue como el asunto se instituyó: los fresas podían quedarse con Tatiana, al fin que los rockers contaban con Alaska; que los dóciles bailaran con Mijares, pues los rebeldes tenían de su lado a Miguel Mateos. Esta noche, a treinta años de aquel rompimiento, resulta complicado descubrir cuántos de los presentes usaban su cabellera como un nido de golondrinas, igual que Soda Stereo; las melenas han sido domadas y lo mismo ha ocurrido con los pantalones otrora rasgados con el filo de una corcholata. Aparentemente, al final ganaron las corbatas y las responsabilidades. La aburrida formalidad.
Sin embargo, aunque desde el escenario se manifiesta que “No hay nada eterno”, “El último adiós” parece no estar cerca de la mira. “Tiempo, detente muchos años”, canta Sabo Romo mientras Jorge Amaro, Arturo Ibarra y Gasú Siqueiros le ayudan a conseguir que el “Viento” sople en reversa. “Hagan de cuenta que estamos en el Rockstock y que huele a perro mojado”, acota el bajista para luego cederle el micrófono a Bon Lara (Bon y Los Enemigos del Silencio) y más tarde a Kazz (Los Amantes de Lola). Así, el primero equipara su existencia con la de un monito de cómic antiguo mientras el segundo plantea una hipótesis fundamentada lejos del método científico: creo que mamá se está volviendo loca.
Desbordando camaradería, la estafeta es pasada a Sergio Santacruz y Humberto Calderón (Neón), Piro (Ritmo Peligroso), Marciano Cantero (Enanitos Verdes), Leonardo de Lozanne (Fobia) y Cala (Rostros Ocultos), quienes toman el micrófono, según explica el comandante de los anteojos, para hacer un “ejercicio de repaso, porque exactamente así tocábamos hace años”.
“Ahora viene el momento sinfónico”, anuncia el de la trenza cana cuando, tras el cuarteto que éste lidera, Felipe Pérez Santiago y La Camerata Metropolitana, además del Coro Euterpe, alistan partituras para teñir de drama las rimas de “Mátenme porque me muero”. Desde entonces, los invitados que antes cantaron recobran el mando, en el mismo orden; aunque con temas prestos para interrumpir el torrente sanguíneo a punta de navajazos. Desde su sitio, Felipe y su batuta subrayan estrofas y líneas de teclados, aunque por momentos le arrebatan la plumilla a la guitarra eléctrica y con metales y cuerdas acaparan toda la atención.
Desde las butacas, pocos extrañan las voces de Miguel Mateos, Rafa Sánchez (La Unión) y Roco (Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio) cuando sus canciones más afamadas toman su turno; el caso de Gustavo Cerati, habría que sostener, no corre la misma suerte.
Mañana, bien temprano, cansados y afónicos, los presentes tendrán que dejar a los hijos en la puerta de la escuela, luego verificar el coche, checar tarjeta en la oficina y finalmente correr al banco a pagar cuentas; todas las actividades que antaño lucían demasiado aburridas como para siquiera pensar en ellas. Pero hoy, antes de que los músicos se abracen en la orilla del escenario para así apagar la rockola, aún resta echarse esa que dice “llegando a la fiesta te veo besándote con ocho”; y después de todo, descubrir que el acné, las tareas, las infidelidades y los regaños paternos de hace tres décadas eran detalles tan insignificantes como el deseo de hacerse el más listo siempre que de hablar de rock en español se trataba.

Decires de Felipe Pérez Santiago
“Las canciones del Rock en tu Idioma son verdaderos himnos. Varias generaciones crecieron escuchándolas y ya son un referente de la cultura en México. Su influencia llega hasta nuestros días porque se trata de grandes temas que ya no pertenecen a la generación de los años ochenta, la que los vivió en carne propia; ya no son exclusivos de esas personas pues forman parte de la conciencia colectiva de todos y por lo tanto seguirán vivos por varios años más”. 
“Mi trabajo en este proyecto fue hacer las partituras, diseñar los arreglos orquestales, una labor que me tomó cerca de ocho meses. Para mí, esto fue como estar en Dinseylandia porque retoqué las canciones con las que crecí; es decir, treinta años después estoy haciéndole arreglos sinfónicos a los clásicos de mi adolescencia y, además, trabajando con músicos como Sabo Romo, con quien sostengo una relación de admiración y respeto que me ha ayudado a concretar toda esta labor de la manera más armoniosa posible. En ese sentido, la presencia de Humberto López (director de la Camerata Metropolitana y también primer violín de la misma) ha resultado determinante”. 
“A la fecha, los músicos que integramos Rock en tu Idioma Sinfónico hemos llevado a cabo más de treinta conciertos, y nos faltan aún muchos más. Me enorgullece contar que tras más de un año de trabajo consecutivo, todos nos hemos convertido en grandes amigos”. (A.G.C.)

Programa
Viento / Con Bon: Parecemos monitos / Con Kazz: Mamá / Con Sergio Santacruz y Humberto Calderón: No hay nada eterno / Con Piro: Déjala tranquila / Con Marciano Cantero: Te vi en un tren / Con Leonardo de Lozanne: El microbito / Con Cala: El último adiós / Mátenme porque me muero / Con Bon: Voy a buscar / Con Kazz: Beber de tu sangre / Con Sergio Santacruz y Humberto Calderón: Es tan fácil romper un corazón / Juegos de amor / Con Piro: Lobo hombre en París / Marielito / Con Marciano Cantero: La muralla verde / Con Leonardo de Lozanne: El diablo / Con Cala: Kumbala / El final / Todos: Cuando pase el temblor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.