martes, 16 de agosto de 2016

La Unión: Madurez de los licántropos

Foto: José Jorge Carreón / Foto: Colección Auditorio Nacional

Hip.Gnosis. Tour 30 años / 16 de agosto / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: Fábrica de Eventos S. de R.L. de C.V.

Alejandro González Castillo
“¿Cómo te va la vida? A mí me ha ido bien”. El coro de “Vivir al este del Edén” jamás fue tan oportuno como hoy, cuando los escuchas que durante los años ochenta hicieron de La Unión uno de los grupos más exitosos de aquella pandilla de músicos cuya bandera ostentaba el lema Rock en tu idioma, se reencuentran con Rafa Sánchez y Luis Bolín.


“Desde el noventa y tantos no veníamos a México debido a que las compañías discográficas se quedaron sin pasta gracias a la piratería. Pero si Mahoma no va a la montaña…”, argumentan los dos músicos españoles para, tras despedir a Juan Solo del escenario, aceptar su condición resignadamente: “somos hijos de la mala vida”.

La historia discográfica del grupo comenzó con Mil siluetas (1984), una obra producida por Nacho Cano (Mecano) de la cual se extraería el sencillo “Lobo hombre en París”, una sombría composición que abriría brecha para que el combo ibérico edificara un largo camino sonoro. Esta noche, la canción de marras es interpretada en clave chill out con la compañía de Los Hijos de Frida, y pese a que en dicho acto se modifica de manera sustancial el lóbrego perfil del tema —una marimba y un acordeón saltan como responsables—, la audiencia corea el hit tal como si éste conservara las facciones que lo volvieron imbatible en la radio; luego, una suerte similar corre “Manos vacías”, originalmente popularizada a dueto con Miguel Bosé. 
El siguiente en la lista de invitados es Leonardo de Lozanne, quien protagoniza la tonada más áspera de la cita acompañado de una penitencia; “Fueron los celos”, acepta el de Fobia entre silbidos adulatorios por parte del sector femenino del público y los abrazos agradecidos de sus colegas músicos. A continuación, Aleks Syntek acepta que “Duele el amor”, uno de sus sencillos más sonados, le debe la vida a “Vuelve el amor”, firmado por los anfitriones y hoy cantado por el ex Kenny y Los Eléctricos, extrañamente, sin teclados de por medio. Y ya que las influencias son reconocidas públicamente, el arribo de Jorge Soto (Moenia) resulta ideal para admitir que los discos de Soft Cell e INXS forman parte fundamental del trabajo de los madrileños; “déjenme morir donde nací”, reclama el del copete cano al respecto para después describir cómo es la selva y el mar en “Maracaibo”.
Foto: José Jorge Carreón / Foto: Colección Auditorio Nacional

“La juventud está sobrevalorada. Los cincuenta son los nuevos cuarenta”. El discurso de Sánchez agasaja a quienes lo atienden una vez que Leonardo, Aleks, Jorge, Juan y Los Hijos de Frida retoman su puesto en el escenario para repetir la historia del hombre que eligió Francia para dejarse crecer los colmillos. “Cuando no hay un espejo cerca, sigo creyendo que aún no he cumplido los dieciocho”, sostiene Rafa al deshacerse de su saco para a continuación advertir que el satélite de nuestro planeta está creciendo. Y aunque el techo del recinto impide certificar si en el cielo una luna llena alumbra, todos elevan su vista para emitir un aullido largo y sentido que los lobos del zoológico de Chapultepec escuchan complacidos. 

Programa
Falso amor / La mala vida / Carnaval / Dónde estabais / Negrita / Tren de largo recorrido / Con Juan Solo: Vivir al este del Edén / Con Los Hijos de Frida: Lobo hombre en París / Manos vacías / Con Leonardo de Lozanne: Fueron los celos / Berlín / Mil siluetas / Más y más / Fluye / Ella es un volcán / Con Aleks Syntek: Vuelve el amor / Maracaibo / Con Jorge Soto: Sildavia / Todos: Lobo hombre en París.

 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.