sábado, 27 de agosto de 2016

Aída Cuevas: Cuatro décadas rancheras



Cabaret Lunario / 27 de agosto y 24 de septiembre, 2016 / Dos funciones / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: Sergio Gabriel Producciones S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Aída Cuevas festeja cuarenta años de carrera artística, lapso que a ella le parece corto porque todo lo ha hecho “con pasión y orgullo”. En su historial hay treinta y siete discos y miles de presentaciones como la de esta noche, en la que su entrega es total.
La pasión con la que ejerce su oficio salta a la vista, mientras que el orgullo del que habla se refiere a su defensa a ultranza de la música ranchera; sin embargo, ése no es el único género musical que domina. El Mariachi Juvenil Tecalitlán la acompaña durante toda la sesión, y en el segmento de boleros participa un requinto eléctrico que produce sonidos similares a los de un trío.
Con este concierto se inicia el ciclo Cabaret Lunario, concepto que busca recuperar las noches bohemias en la Ciudad de México. A eso se debe que la función inicie a las 22:30 horas, con manteles rojos cubriendo las mesas y un ambiente relajado en el que la llegada del día siguiente se vive con naturalidad.
En conferencia de prensa previa, Aída Cuevas dijo que inició su carrera en el centro nocturno Marrakech y se presentó con Juan Gabriel en El Patio durante dos meses continuos. Cosas del destino: mientras ella ofrece su concierto en el Lunario, el Divo de Juárez vive las últimas horas de su vida en Estados Unidos. Su amiga y comadre habla de él con mucho cariño y agradece que le haya regalado “Quizás mañana”.
Durante el show, Aída hace un rápido recuento de una trayectoria en la que surgen nombres de productores como Bebu Silvetti, Armando Manzanero, Juan Gabriel y Rodrigo Cuevas; este último es hijo de la cantante y la convenció de grabar De corazón a corazón. Mariachi tango, que en 2010 obtuvo un Grammy Latino en el rubro de Mejor álbum de tango. De ese material, ella ofrece “Por una cabeza”.
También hay reconocimientos de Cuevas para Lucha Villa y Lola Beltrán. Entrega un popurrí de éxitos de La Grandota de Camargo, y con Lola La Grande hace un dueto (“Cucurrucucu paloma”) valiéndose de un video que se proyecta en las pantallas.
En la primera parte del espectáculo, la hermana de Carlos Cuevas porta un moderno vestido con generoso escote del diseñador Mitzi, quien recibe y agradece aplausos desde su mesa. Aída abandona el escenario para enfundarse un atuendo charro y mientras tanto el mariachi se luce con una versión larga y virtuosa de “El cascabel”.
Ya de regreso, la intérprete comenta que “Te vas para tu casa” fue la primera canción ranchera que compuso Armando Manzanero. La letra habla de una pareja que sacia su sed de amor y luego una de las partes abandona a toda prisa la habitación. Después de cantarla, Cuevas dice con picardía: “Está buenísima, ¿verdad? Quién sabe qué experiencia tuvo el maestro Manzanero”.
A cuatro décadas de distancia, la voz de la artista sigue poderosa y ataca con valor los falsetes de “El pastor”; el público responde primero con el silencio del pasmo y luego con aplausos y vítores. A ratos, Aída cede el micrófono al coro de cientos de personas que se olvidan del mundo en el Cabaret Lunario.
La rúbrica llega con “México lindo y querido”, y la invitación para otra cita con Aída Cuevas el próximo 24 de septiembre. Sus hijos Rodrigo y Diego abrieron la presentación con dos temas pop.

Programa
Rodrigo y Diego: Eras tú quien / Sé que te irás.
Aída Cuevas: La noche y tú / Ojos poblanos / La Bikina / Te vas para tu casa / Yo te propongo / Qué buena suerte / Háblame de amor / Te sigo amando / Desdén / La barca / Contigo / Piel canela / Por una cabeza / Popurrí de Lucha Villa / El pastor / Paloma querida / Quizás mañana / Si quieres / Pa’ que sientas lo que siento / No me amenaces / México en la piel / Mi ciudad / Huapango torero / Cucurrucucú paloma / México lindo y querido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.